Huelva

Huelva espera al Plan de Movilidad Sostenible para regular el uso de los patinetes eléctricos

  • Ante la proliferación de este medio de transporte, Policía Local y Ayuntamiento han intensificado el control en la ciudad

Un usuario de patinete eléctrico conduce correctamente por la calzada Un usuario de patinete eléctrico conduce correctamente por la calzada

Un usuario de patinete eléctrico conduce correctamente por la calzada / Rafa del Barrio

El patinete eléctrico ha sido un año más uno de los regalos estrella de los Reyes Magos y así se está viendo en las calles de Huelva, dónde es cada vez más normal cruzarse con estos vehículos de movilidad personal (VMP).

Ante esta situación, y para regular la coexistencia de peatones, ciclistas y conductores en la ciudad, el Ayuntamiento ha anunciado la intención de desarrollar una Ordenanza Municipal específica para el uso de los patinetes eléctricos. Esta ordenanza estará enmarcada en el Plan de Movilidad Sostenible que actualmente está elaborando el consistorio onubense, del que, tal y como han explicado a este periódico, “en unas semanas se podrá presentar un borrador”.

Pero hasta que la normativa específica para Huelva esté disponible, los usuarios de estos vehículos tendrán que guiarse por la nueva regulación de la Dirección General de Tráfico, que entró en vigor el pasado dos enero.

Así, la nueva norma señala que los patinetes y Vehículos de Movilidad Personal (VMP) son definidos y considerados vehículos a todos los efectos, por lo que estarán obligados a cumplir las normas de circulación, como hacen los coches o las motos, con respecto al alcohol, drogas u otras reglas.

Además, desde la DGT indican que a partir de enero los patinetes deben circular entre 6 y 25 kilómetros por hora y nunca podrán hacerlo por las aceras. También, tendrán prohibida la circulación en vías interurbanas, travesías, autopistas, autovías o túneles urbanos.

Por otro lado, los VMP o vehículos de movilidad personal van a necesitar un certificado de circulación para acreditar que cumplen con los requisitos técnicos que se incluirán en el manual de características que próximamente recogerá una resolución de la Dirección General de Tráfico. Este certificado será obligatorio dos años después desde que se publique la citada resolución.

De esta norma quedan excluidos los vehículos para personas con movilidad reducida, así como los patinetes de juguete que circulen a menos de 6 kilómetros por hora, que sí podrán continuar circulando por las aceras y calles o espacios peatonales.

Además, hay que recordar que los VMP se definen como vehículos de una sola plaza, por lo que solo se autoriza para transportar a una persona. Además, desde la DGT recuerdan que, aunque no sea obligatorio, se recomienda el uso de timbres, iluminación y elementos de protección durante la circulación.

Con esta Ley ya en vigor y a la espera de la publicación de la norma municipal, la Policía Local ha intensificado el control de patinetes eléctricos en la ciudad. Este incremento en la vigilancia de estos vehículos, explica Luis Albillo, concejal de Movilidad y Seguridad Ciudadana, nace en respuesta a una demanda ciudadana, “por lo que es importante que todos colaboremos para la convivencia pacífica de estos elementos con el peatón, que sigue teniendo la prioridad”.

Con todas estas nuevas indicaciones, los usuarios de estos vehículos muestran su apoyo a la nueva norma, pero consideran que antes de redactar la nueva ordenanza habría que tener en cuenta las peculiaridades de la fisonomía de la ciudad, como son por el ejemplo las calles con adoquines que existen en la ciudad. “La mayoría de los patinetes no cuentan con suspensión y tampoco es que cuenten con una gran capacidad de frenada, por lo que circular por estas vías, además de incómodo por la falta de amortiguación, puede ser peligroso”, explica José Luis Alandi, conductor habitual de estos vehículos en sus desplazamientos por la ciudad.

En este sentido, Alandi continúa diciendo que como usuario ve bien que se restrinja la circulación de los patinetes exclusivamente a la calzada, “pero que se limite la velocidad de circulación a 25 kilómetros por hora no tiene mucho sentido cuando el resto de vehículos pueden alcanzar hasta los 40 kilómetros por hora, ya que si se nos considera vehículos, deberíamos poder circular a la misma velocidad que ellos”.

En la otra cara de la moneda se encuentran los peatones, que han valorado muy positivamente la nueva legislación “algunos iban por las aceras y por las calles peatonales como locos, a una velocidad que podía llegar a ser peligrosa en caso de colisión con algún transeúnte o con un niño”, traslada Lucía López, madre de dos niños pequeños que en alguna que otra ocasión ha tenido que agarrar a sus hijos para que no fueran atropellados en la Plaza de las Monjas por uno de estos vehículos.

Situaciones como la relatada por Lucía se producían con frecuencia en todas las ciudades españolas a causa de la proliferación de estos vehículos. Hasta ahora, la falta de legislación provocaba confusión, pero la nueva Ley redactada por la Dirección General de Tráfico ha regulado claramente la situación así que las discusiones en este sentido tendrían que llegar a su fin.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios