Huelva

El Hospital Quirónsalud pone en marcha la Unidad del Ojo Seco, pionera en la provincia

  • La enfermedad puede causar desde molestias severas hasta una pérdida visual grave

El doctor Rafael Gil estará al frente de la Unidad del Ojo Seco. El doctor Rafael Gil estará al frente de la Unidad del Ojo Seco.

El doctor Rafael Gil estará al frente de la Unidad del Ojo Seco. / M.G. (Huelva)

El Hospital Quirónsalud Huelva pone en marcha una Unidad del Ojo Seco, pionera en la sanidad onubense y dirigida por el doctor Rafael Gil Piña, miembro de la sociedad española de superficie ocular junto a los doctores Manuel Cobos, María del Mar Banda y Katherine Dorta.

El ojo seco es una enfermedad multifactorial de la superficie ocular que se caracteriza por una pérdida de calidad y de cantidad de la película lagrimal, que provoca muchos síntomas oculares debidos a la inestabilidad e hiperosmolaridad de la película lagrimal, la inflamación secundaria y el daño que se provoca en la superficie ocular. 

Tal y como explica el doctor Rafael Gil , Jefe de Servicio de oftalmología de Quirónsalud Huelva, existen dos causas principalmente para el ojo seco, una por disminución de la cantidad de lágrima o acuodeficiente y la segunda por evaporación rápida de la lagrima o evaporativo. Esta última supone más del 80% de los casos y es provocada por un déficit en unas glándulas localizadas en los parpados que se llaman de Meibomio.

El especialista, advierte que “no tratarse el ojo seco puede tener serias consecuencias, desde molestias severas hasta provocar queratitis que puede llegar a provocar perdida visual grave. En los operados con lentes multifocales, un ojo seco puede provocar que la visión no sea buena”.

La población diana para la patología del ojo seco son las mujeres en edades alrededor de la menopausia y posteriores. Los factores de riesgo del ojo seco pueden dividirse en modificables y no modificables. Los factores no modificables son: la edad, el sexo (femenino), la raza (asiática), la disfunción de las glándulas de Meibomio, las enfermedades reumáticas y el síndrome de Sjögren. Entre los factores modificables destacan: la deficiencia de andrógenos, el uso de ordenadores, el uso de lentes de contacto, tratamientos hormonales, factores ambientales (la contaminación o la sequedad ambiental) y algunos fármacos (antidepresivos o antihistamínicos).

En cuanto al tratamiento de esta molesta patología, según el experto, pasa por comenzar con lágrimas artificiales, que variaran dependiendo de cada tipo de ojo seco, sobre todo las que tienen ácido hialuronico y/o trehalosa. Se pueden asociar a antiinflamatorios en casos más severos.  El siguiente paso sería el suero autólogo (elaborado a través de la sangre del propio paciente) y la oclusión de los puntos lagrimales.

El Hospital Quironsalud Huelva, dispone como novedad disponemos de dos técnicas pioneras en todos los casos de ojo seco evaporativo, que son la IPL, -un láser de luz pulsada para mejorar esas glándulas de Meibomio-, y el Endoret que realiza una lágrima con un concentrado de plaquetas de la propia sangre del paciente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios