Huelva

"Haremos un amplio recorte de personal"

  • Afirma que "ya no tiene sentido" que la Diputación mantenga servicios de educación, agricultura, ganadería o arqueología por solaparse con otras administraciones

Comentarios 15

Alcalde de Chucena durante 17 años, en su discurso de toma de posesión defendió la necesidad de establecer un nuevo método de gestión más cercano a los alcaldes y concejales, especialmente, los de los núcleos de población más pequeños.

-Su modelo marca un antes y un después respecto al anterior.

-Marca un antes y un después con todo lo que se ha venido haciendo hasta ahora en la Diputación, no sólo con la etapa inmediatamente anterior a la mía. Creo que es necesario abrir las puertas y que los alcaldes vean que la velocidad de crucero de la Diputación había que aumentarla. Queremos acercar a los diputados al territorio adjudicando uno a cada comarca y que los alcaldes se sientan protagonistas de lo que hacemos. La oficina 079 de asesoramiento y atención a los ayuntamientos fue un paso importante, pero hay que ir más allá.

-También ha nombrado a funcionarios como directores de área. ¿Quiere profesionalizar más la gestión?

-Ellos han dado su parecer en el diseño de esta nueva estructura. Quiero que se sientan responsables de este nuevo período y que entre todos formemos una gran familia. Me decía un alcalde que la Diputación ha sido hasta ahora un tren con un piloto automático a 30 km/h del que bajaban y subían diputados sin que pasase nada… Había que dar un zamarreón como éste.

-¿Eso va a conllevar una menor atención a los proyectos de la Diputación en la capital?

-Hemos estado muy condicionados por las políticas que se hacían en la capital, quizá contaminados por la cercanía física con el Ayuntamiento de Huelva. Si somos el ayuntamiento de los ayuntamientos, adelante, hagamos una carta de servicios con las necesidades que ellos nos demanden.

-Algunas de las demandas de la Diputación en la capital en el anterior mandato fueron el Gran Teatro, que controla el Ayuntamiento, y la sede de la Universidad en La Merced.

-Es cierto, pero hay que marcar unas prioridades que, en los momentos actuales, no pasan por ninguno de esos dos edificios. Lo importante es que no renunciamos a la titularidad de los edificios. Todo lo que vayamos a hacer será con el consenso del Ayuntamiento y la Universidad.

-¿Y esa reorganización llevará consigo un ahorro en la Diputación?

-Vamos a hacer una política de ajustes y, entre otras cosas, vamos a reducir el gasto corriente un 10% en 2012. Vamos a presentar un presupuesto en el que vamos a rentabilizar mejor los recursos personales y materiales. Tenemos que ajustarnos al S.XXI y quizá estemos dando servicios que los ayuntamientos no demandan, y viceversa. Hay áreas que ya no tienen sentido.

-¿Por ejemplo?

-Por ejemplo, Educación, donde nos solapamos con la Junta de Andalucía, o Arqueología, donde ocurre otro tanto. Yo me planteo una reflexión parecida en materias como protección social, agricultura, ganadería, formación… No tiene mucho sentido que tengamos a un personal dedicado a esas tareas. Hay dos niveles de servicios: los que demandan los ayuntamientos, como la recogida de residuos, el Servicio de Gestión Tributaria o el asesoramiento jurídico, y esos otros sobre los que debe haber un replanteamiento. Es hora de coger el toro por los cuernos.

-Otro tema peliagudo es el número de asesores y liberados en la Diputación. ¿Cuántos hay? ¿Se ha reducido su número?

-Hubo un acuerdo con PP e IU para rebajar esos puestos en torno a un 60% respecto al anterior mandato. Son muy pocos asesores los que tiene esta Diputación y no va a haber más recortes en esa materia, pero sí en personal. Estamos analizando la situación para que sea lo más amplio posible este mismo año.

-¿No teme que los sindicatos se le echen encima?

-Cuando tomemos una medida de personal vamos a contar con los sindicatos. Nos encontramos en un proceso de reorganización y de adaptación de las estructuras de la Diputación, y a partir de ahora vamos a retomar el contacto con ellos.

-Usted se ha comprometido a fijar por consenso las normas de asistencia de la Diputación a los pueblos. ¿Qué plazos maneja para ese acuerdo?

-Nosotros ya hemos mandado a los alcaldes el convenio marco en el que establecemos esa carta de servicios y después nos sentaremos a discutirlo y desarrollarlo. Eso es lo que siempre hemos reclamado los alcaldes, pero lo que yo les digo a todos ellos es que somos una administración como cualquiera otra. Debemos dar más autonomía a los ayuntamientos a través de transferencias no condicionadas.

-¿Ha habido hasta ahora discrecionalidad en el reparto de ayudas a los municipios?

-Aquí siempre se han sacado en el Boletín de la Provincia las convocatorias de cada ayuda, con publicidad y libre concurrencia. Creo que ha sido bastante ecuánime en el reparto.

-El principal problema de los ayuntamientos es la falta de recursos, con impagos de nóminas y deudas con proveedores. ¿Se puede hacer algo más desde la Diputación para ayudarles?

-Lo que hemos hecho hasta ahora, y quizá no hemos sabido vender, ha sido aligerar pagos adelantando el dinero. A 31 de diciembre teníamos adelantados 12,5 millones de euros en impuestos, pero no tenemos posibilidad de ayudas extras porque estamos limitados por nuestro propio presupuesto. No obstante, esta Diputación es de las pocas que pagan en tiempo y forma. Esa es una de las cosas que Petri (Petronila Guerrero) ha hecho bien, hay que reconocerlo.

-¿Entiende que muchos ayuntamientos hayan optado por privatizar sus servicios de agua y de recogida de residuos o estén tentados de hacerlo?

-La tentación existe, pero los ayuntamientos deben hacer una reflexión sobre su presente y futuro. Muchos sabían que iban a resolver una situación en el corto plazo, pero también que estaban hipotecando su futuro. Algunos están ahora en peor situación que al principio.

-¿La solución está en la concertación público-privada?

-Es posible, pero lo que no tiene sentido es que un ayuntamiento pierda sus empresas. Eso no es solución. Algunos ya están llamando a la puertas de Giahsa para reintegrarse en el servicio mancomunado. Creo que los ayuntamientos tienen un problema de estructura.

-¿De sobredimensionamiento?

-Bueno, lo primero es que el Estado y la Junta miren a los ayuntamientos y los doten de la financiación necesaria sin condicionamientos. Tenemos que aclarar las competencias de una vez por todas y adaptar el personal a las necesidades existentes. Se han sobredimensionado las plantillas pensando que la bonanza económica iba a ser permanente y luego ha habido quien ha querido dar cobertura a mucha gente con necesidades… Los ayuntamientos no son una agencia de colocación y ahora hay que tomar medidas drásticas y duras. Han puesto en marcha instalaciones faraónicas imposibles de mantener y han cubierto servicios que no les corresponden. Hace falta un análisis de lo hecho, pero rápido, porque por mucho que les ayudemos no vamos a ser capaces de reflotarlos si no cambian.

-En este contexto económico, hay proyectos de la Diputación que carecen de sentido, como el alquiler del Hotel París.

-Los grupos políticos cerramos un acuerdo para dejar el edificio en 2013, pero he encargado un nuevo informe jurídico y otro económico para saber si podemos irnos este año sin merma de los intereses de la Diputación y para la reubicación del personal en otro edificio. Quiero consenso con los grupos políticos.

-El coste del alquiler son 3.000 euros diarios, según la oposición.

-Nos basamos en un informe técnico y económico, no en el coste diario del alquiler. En cualquier caso, si ahora podemos ahorrarnos algo, lo vamos a hacer.

-¿Y dónde sería el traslado?

-No vamos a alquilar ningún edificio más. Tenemos espacio de sobra en el antiguo Psiquiátrico, donde podemos hacer obras para adaptarlo y ampliarlo con nuevas construciones de forma digna. No tenemos que buscar más espacios porque los tenemos en propiedad.

-En su toma de posesión no hizo mención alguna al proyecto de aeropuerto. ¿Tiene sentido que la Diputación participe hoy en día en un proyecto que, al final, va a ser desarrollado por la iniciativa privada?

-Bueno, no quiero entrar a cuestionar lo que se ha venido haciendo antes. Creo que las administraciones debemos abrir puertas a la iniciativa privada para que sea ésta la que ejecute. Lo que quiero dejar claro es que la Diputación ni construye ni gestiona aeropuertos.

-Vuelvo a la pregunta: ¿tiene sentido esa participación en la empresa promotora?

-Tiene sentido porque tampoco ha sido una gran inversión. Hemos impulsado los estudios previos porque creemos que Huelva necesita un aeropuerto, aunque ahora esté en cuestión la viabilidad de algunos. Tenemos una ubicación, un turismo con 25.000 plazas hoteleras y unas empresas que se pueden beneficiar de este proyecto.

-¿Y a partir de ahora? IU ha pedido que el Presupuesto de 2012 no recoja un euro a este fin.

-Lo sé y me voy a sentar con ellos. Lo único que nos falta es el proyecto de impacto, que requiere una inversión de 70.000 euros prevista ya en los presupuestos de 2011.

-¿Cuánto dinero ha puesto la Diputación en este proyecto?

-Desde 2004, 545.000 euros. Ya he tenido la visita de empresarios interesados y dispuestos a lograr inversores.

-Las infraestructuras siguen siendo la asignatura pendiente de Huelva. ¿No tiene la sensación de que se ha perdido mucho tiempo en proyectos irrealizables, como la estación de Calatrava o los puentes de Punta?

-La verdad es que no salen todos los proyectos que se plantean, pero es bueno tener aspiraciones en esa materia.

-¿Y si fuera usted presidente del Gobierno o de la Junta, qué proyectos primaría con los recursos existentes?

-Teniendo en cuenta que el aeropuerto no es un proyecto de capital público, son fundamentales el desdoble de la N-435 y el AVE. Uno y otro están comenzados y no deben parar.

-¿Y la Huelva-Cádiz?

-Yo no sé por dónde quiere hacerla el Partido Popular. Si va por el Parque de Doñana, que no cuenten conmigo.

-¿Qué va a hacer en La Rábida?

-Hay una actuación consensuada con el alcalde de Palos y un compromiso de multiplicar por diez los 56 pinos que se talaron, aunque no caben todos en ese espacio y los plantaremos allí donde nos indique el Ayuntamiento. Tenemos una apuesta de embellecimiento importante de ese espacio singular.

-¿Se respetará su esencia?

-Es el objetivo, dándole también más fuerza a la Columna, al Monasterio y al Muelle de las Carabelas.

-¿No faltó diálogo a la hora de elegir el diseño original y de llevar a cabo esas obras?

-No tengo constancia del recorrido seguido, aunque sé que hubo aportaciones por parte de algunas entidades.

-¿Y en cuanto a la candidatura de La Rábida como Patrimonio de la Humanidad?

-Quiero buscar el consenso con la Asociación de Estudios Iberoamericanos, que tiene un amplio conocimiento del lugar. Voy a poner todos los esfuerzos en ello.

-¿Rubalcaba o Chacón?

-¿Una tercera vía?

-Rubalcaba propuso en su programa la supresión de las diputaciones. Contando con eso, no creo que usted le vaya a votar.

-Tras el Congreso Federal y las elecciones de marzo vendrán el andaluz y el provincial. ¿Hace falta renovación en esos ámbitos del partido?

-¿Y usted, dónde se ve?

-¿Y un presidente de Diputación no debe tener mayor peso orgánico en el partido?

-¿Y sus aspiraciones personales pasan por…?

-¿Ha estallado la corrupción en las manos del PSOE con la trama de los ERE?

-¿Alguna lección de todo ello?

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios