constitución de la diputación provincial Los 27 diputados provinciales juran sus cargos

Guerrero abre un mandato sin mayoría reivindicando el papel de la Diputación

  • La presidenta promete impulsar dos centros de investigación sobre la agroindustria y el turismo · El PP se centra en el apoyo a los alcaldes e infraestructuras · IU reclama "otra manera" de gobernar

Comentarios 23

El nuevo mandato en la Diputación Provincial se inició ayer con "consenso y diálogo" en los discursos de los partidos; con 13 diputados socialistas, 13 populares y uno de IU, la pérdida de la mayoría absoluta socialista y la necesidad de negociar a partir de ahora estuvo presente desde el primer minuto en la sesión constituyente. También en el discurso de investidura de la presidenta, Petronila Guerrero, que inició su segundo mandato realzando el papel de la Diputación, en un momento en el que se duda más que nunca de su utilidad, en la búsqueda de recursos económicos para los ayuntamientos y prometiendo el desarrollo de dos centros de innovación para combatir la crisis.

Lejos quedaba la constitución de la Diputación en 2007, cuando Guerrero se lanzaba a por todas y anunciaba su intención de hacerse con la cogestión del Gran Teatro y recuperar el antiguo convento de La Merced, además de anunciar la creación del Parque Científico y Tecnológico o su intención de impulsar el aeropuerto. Cuatro años después, de los dos primeros nada se sabe, el tercero poco ha avanzado y el aeródromo sigue en el limbo de los proyectos. Esta realidad y la crisis económica obligaban a centrar las nuevas propuestas en materias que preocupan a los ayuntamientos (todos ellos con problemas económicos, la mayoría graves) y los ciudadanos (53.453 onubenses en las listas del paro).

Aunque las primeras palabras de la presidenta provincial fueron, como no podía ser de otra forma, para el ex presidente fallecido en la madrugada de ayer, José Cejudo. Con la voz rota y visiblemente afectada, antes de dar paso a los discursos de los partidos Guerrero tuvo un recuerdo para el fallecido, que "siempre ha ejercido sus responsabilidades con seriedad y brillantez, porque era un servidor público que lo daba todo, trabajador hasta el último minuto de su vida".

Con el semblante serio, Guerrero desgranó sus apuestas para el mandato que ahora comienza, partiendo de una defensa de las diputaciones en un momento en el que voces de distintos ámbitos (incluida la del ex presidente Felipe González) reivindican eliminar las administraciones superfluas para rebajar el coste de la administración para el ciudadano. Las Diputaciones son, aseveró Guerrero, "instituciones que siguen siendo necesarias". La de Huelva buscará un reforzamiento de su papel como representante de la provincia y en su función de cooperación con los municipios a través de la nueva Ley de Autonomía Local de Andalucía. Y en esa cooperación, la primera propuesta concreta de la presidenta es "implantar un modelo de relación basado en las economías de escala" con los ayuntamientos, con una mejor distribución de los recursos, anunció la presidenta sin concretar más.

Segunda propuesta: la puesta en marcha de dos centros de innovación; el primero, de investigación aplicada para el sector agroindustrial, en el que participarán éste y los municipios. Costará tres millones de euros y el 75% estará financiado con fondos europeos (para el trienio 2011-2013 se han aprobado 13 millones de ellos). Otro proyecto europeo será un centro de innovación tecnológica para el sector turístico de Huelva, "cuyo objetivo será el de ayudar al sector a modernizarse a través de herramientas 2.0 para mejorar en competitividad".

La socialista también aludió en su discurso a la declaración de La Rábida como Patrimonio de la Humanidad, sobre la que encargará al Consejo Económico y Social una ponencia y que "debería estar exenta de polémica"; el trabajo para la llegada del AVE y los puentes a Punta Umbría o la promesa de austeridad. Y frente a las reclamaciones de IU, el partido que tiene en su mano el voto de oro en la aprobación de las cuestiones que vayan a Pleno, defensa cerrada del aeropuerto, para el que "es fundamental seguir trabajando con la Cámara de Comercio". El Hotel París, otro punto polémico en las últimas semanas, ni nombrarlo.

Frente a las fricciones, "diálogo", reiteró la presidenta, empujando al tejado de la oposición la pelota de la gobernabilidad de la Diputación: "La falta de mayorías absolutas marca tareas a todos. Las marca al Gobierno, pero también las marca a la oposición. De todos exige dar lo mejor, actuar con sentido de la responsabilidad y madurez política", señaló. Eso sí, la Presidencia de la Diputación "la ostenta el PSOE, quien tenía que hacerlo", apostilló.

No el PP, a pesar de los animados días que siguieron a las elecciones del 22 de mayo en los que hubo incluso un ofrecimiento oficioso de la Presidencia de la Diputación a IU (después desautorizado por el partido a nivel regional). Los izquierdistas decidieron abstenerse en la votación (así lo hicieron ayer) y la Presidencia de la Diputación fue para el partido con más apoyo el 22-M tras dos votaciones a mano alzada en el salón de plenos.

A ello hizo alusión el nuevo portavoz popular, Guillermo García Longoria, que ayer fue también candidato a presidente de la institución. "Señora presidenta, donde usted está sentada podría estar cualquier miembro del PP", destacó Longoria, lamentando que IU "no haya respondido al llamamiento de cambio que han hecho los onubenses en las urnas". El PP hizo un repaso por la gestión de Guerrero en los últimos cuatro años al frente de la Diputación, en los que "ha faltado altura de miras" y ha sobrado "improvisación y despilfarro", además de acusar a la presidenta de no haber recorrido la provincia o de "haber dado la espalda a los ciudadanos y ayuntamientos en el momento en que más lo necesitaban".

Frente a ello, "hoy mi grupo y yo pedimos tres cosas: esfuerzo, liderazgo y humildad". Los populares hicieron también marcaron su línea de trabajo, insistiendo en la idea reiterada en días anteriores de la igualdad en el número de diputados entre PSOE y PP: "Si usted es gobierno, nosotros también". Empleo, apoyo a los alcaldes (con prioridad al económico), el impulso a las infraestructuras pendientes y la ayuda a las familias con todos sus miembros en paro, un nuevo plan estratégico de turismo y una administración "técnica y no politizada", fueron algunas de las propuestas enumeradas. "Las cosas tienen que cambiar y nos ofrecemos para conseguirlo juntos", tendió la mano el portavoz del PP.

Igual que hizo el de IU, Rafael Sánchez Rufo, quien instó a Petronila Guerrero a gobernar "desde la transparencia, el diálogo político y la búsqueda de espacios de encuentro", es decir, "de otra manera", aclaró el diputado. Consciente de que su papel "será mirado con lupa por unos y por otros", Sánchez Rufo reiteró las razones que le han llevado a no votar ni a unos ni a otros. Con el PSOE, "no se dan las condiciones", por diferencias en materia medioambiental, por haberse centrado en la capital, por la renuncia a reivindicar inversiones para Huelva y "las campañas de imagen por encima de la política". Tampoco con el PP "porque nuestros proyectos políticos son completamente antagónicos".

En el capítulo de las propuestas, infraestructuras, empleo, servicios y austeridad, aunque no referencias a los polémicos aeropuerto y Hotel París. Y un guiño al 15M (también lo hizo el PP), que en la puerta reivindicaba democracia real, aunque con sólo una veintena de personas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios