Huelva

Frater reanudará las obras de su residencia tras más de dos años de parón

  • El edificio de la avenida de Andalucía ha recibido una subvención de 500.000 euros del Gobierno central

Comentarios 2

La Fraternidad Cristiana de Personas con Discapacidad (Frater) está de enhorabuena tras la confirmación de que recibirá del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad, una subvención de 300.000 euros. Con esta cantidad, la organización puede reiniciar los trabajos de su proyecto más querido: la residencia para discapacitados gravemente afectados que se situará en la avenida de Andalucía.

El presidente de Frater-Huelva, José Ortega, explicó que ya se ha puesto en contacto con la constructora Rafael Morales para que las obras sigan su curso después de algo más de dos años de parón por falta de recursos. Con la aportación del MInisterio, procedente de la partida de 0,7% del IRPF, Frater confía en que la estructura del edificio quede concluida y "se seguirá hasta donde nos dé el dinero".

Además, los 300.000 euros que se harán efectivos en marzo, hacen posible que Frater haya cerrado el 50% del presupuesto total de la obra que asciende a 2.900.000 euros. Ese porcentaje era el requerimiento puesto por la Junta de Andalucía para que la Administración autonómica costee el resto de los trabajos, es decir, que ponga el otro 50%.

Dado el cumplimiento de la exigencia puesta por la Junta, Frater se muestra confiada en que ésta cumpla con su parte. Para ello, las conversaciones con la Consejería de Igualdad y Bienestar Social se reanudarán y "que se hará todo lo posible para que en este año 2011 en los presupuestos dirigidos a construcción, la residencia de Frater obtenga una subvención, palabras que Gonzalo Rivas, director general de Personas con Discapacidad nos comunicó al llamarnos para felicitarnos por la obtención de esta subvención del Ministerio", explicó Ortega.

Hasta el momento, la Junta de Andalucía ha puesto para la residencia, 400.000 euros distribuidos en dos partidas que se hicieron efectivas en los años 2006 y 2007. El que Frater no consiguiera cubrir el 50% del total del presupuesto para la construcción de la residencia, fue el argumento esgrimido por la Consejería para que cortara la aportación de más recursos.

Ortega señaló haber movido Roma con Santiago para llegar a cubrir ese 50% requerido. Tras conseguir algunas ayudas, "desde la Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (Cocemfe) se me aconsejó solicitar la subvención a través de lo recaudado por el 0,7% del IRPF". A través de este capítulo, la obra ha recibido 200.000 euros entre los años 2008 y 2009 que se han visto superados por el medio millón que se hará realidad el próximo mes de marzo.

Aunque aún no se puede saber el momento en que la residencia sea una realidad, desde Frater se confía en que la actitud mostrada por el Ministerio y las conversaciones que se reanudarán con la Consejería de Bienestar Social encaucen las obras de manera definitiva.

La residencia es un proyecto de Frater que se remonta ocho años atrás. El suelo donde se iniciaron los trabajos fue cedido en su momento por el Ayuntamiento y se puso su primera piedra el 24 de octubre de 2007. La cesión se realizó en 2004. Se trata de una parcela de 2.700 m2, cedida por 75 años. El proyecto de la residencia es obra del arquitecto Sergio Gómez.

Actualmente, el edificio se encuentra al 40% de su ejecución. Tendrá una capacidad para 25 residentes (15 plazas de la Junta de Andalucía y 10 privadas) y también acogerá una unidad de día. El edificio contará con rampas suaves para facilitar el acceso a todos los niveles, permitiendo al residente en silla de ruedas, una movilidad total e independencia en cualquier circunstancia.

Las instalaciones de la Fraternidad Cristiana que actualmente se encuentran en Miguel Redondo no cuentan con las adaptaciones adecuadas para estas personas -el baño por ejemplo no está adaptado- y tendrían como destino la planta superior del nuevo edificio.

Las nuevas perspectivas que se abren con el reinicio de los trabajos, hicieron expresar a Ortega su esperanza en que "entre todos podemos hacer que esta residencia abra un día sus puertas, a la vez de abrir un abanico inmenso de oportunidades para las personas con discapacidad que esperan con gran ilusión que esta obra se termine".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios