Huelva

Ence pondrá en marcha en enero su planta de biomasa y creará 950 empleos

  • La instalación tendrá 40 operarios; la plantación, cosecha y transporte de biomasa generará otros 500 en zonas rurales · Huelva será líder andaluza en esta energía renovable

Comentarios 9

Ence está a punto de culminar el viraje energético de su fábrica de Huelva de la mano de su nueva planta de biomasa, que con 50 megavatios de potencia instalada aupará a Andalucía (y a Huelva dentro de la comunidad autónoma) al primer puesto de esta fórmula de generación eléctrica renovable en el país. A mediados de enero se pondrá en marcha una instalación que generará energía suficiente para abastecer a 350.000 personas y que, además de combatir el temido calentamiento global, supondrá la creación de casi un millar de empleos.

La planta estrella de las instalaciones de Ence en Huelva se encuentra en la actualidad en la última fase de pruebas, recién conectada a la red eléctrica y con fecha de estreno en los primeros días del próximo año. Con 125 millones de inversión sobre la mesa, sus 50 MW de potencia se sumarán a los 68,5 ya instalados en generación por biomasa en Huelva (además de otros 50 MW de generación por gas natural). En su construcción han participado una media de 300 trabajadores diarios; con su puesta en marcha, destacaba ayer la empresa, se lograrán crear 950 empleos. Cuarenta de ellos serán directos, operarios de la planta; la mayoría, indirectos e inducidos, gran parte de ellos en las zonas rurales que albergarán y gestionarán los cultivos necesarios para abastecer de biomasa la nueva instalación. Hasta medio millar se dedicarán a las labores de plantación, cosecha y transporte de la biomasa cultivada.

La planta necesitará un suministro anual de 366.000 toneladas de biomasa, procedente no sólo de los restos de la poda y limpieza de la masa forestal, sino también recolectada de cultivos energéticos. Y ahí radica una de sus principales ventajas; la limpieza de la masa forestal, que genera empleo y evita incendios, destacan desde la empresa. Otras serían la fijación del carbono a través de los bosques y "que no importamos combustible", destacó ayer el consejero delegado de Ence, Ignacio Colmenares, durante una visita a la planta. Con 50 megavatios se evitaría la compra de combustibles fósiles para la generación eléctrica en España por valor de 12,5 millones de euros al año.

La planta se trata de una de las bazas estratégicas de Ence para su relativamente nuevo negocio de la energía, con el objetivo de lograr en 2015 que ésta suponga la mitad de la facturación. Es la segunda en ejecución del país: la primera fue Navia y la siguiente en ponerse en marcha está en Mérida, aunque en este caso sólo con 20 megavatios de potencia. El resto (otras 7 plantas) queda pendiente de la moratoria a las energías renovables establecida por el Gobierno a principios de año. Una moratoria sobre la que ayer se pronunciaba el consejero de Economía, Antonio Ávila, en su visita a la planta, asegurando que deja en suspenso la creación de más de 38.000 empleos en la comunidad autónoma y reiterando la necesidad de reconsiderar esta decisión.

Ávila recorrió una instalación que supondrá un espaldarazo para los objetivos de la Junta de Andalucía en materia de generación por biomasa, permitiéndole alcanzar los 256 megavatios de potencia planteados para 2013 en el Plan Andaluz de Sostenibilidad Energética. Hasta ahora, Huelva supone un tercio de los 207 megavatios de potencia instalada en Andalucía en 17 plantas de este formato renovable. Y Andalucía ya acumula un 39% del total nacional. Con la nueva planta, no sólo la provincia onubense se situará en cabeza en generación por biomasa por delante de Córdoba, sino que Andalucía se consolidará como líder nacional en esta materia. Precisamente por ello, resaltó Colmenares, llega el proyecto a Huelva, en una comunidad autónoma donde la empresa ha contado con "una infraestructura tecnológica" y también "apoyo por parte de la Administración", elementos sin los que "hubiera sido imposible" ejecutarlo.

En el conjunto del país, la generación por biomasa cuenta ya con 650 megavatios de potencia y haría que instalar otros 700 MW para cumplir los objetivos del Plan de Energías Renovables 2011-2020. Llegar a esos 1.350 megavatios supondría además, asevera Ence, la ejecución de 3.000 millones de euros de inversión en zonas rurales y la creación de 15.000 nuevos empleos directos e indirectos en ellas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios