Reserva de la Biosfera

Doñana 50 años después

  • La celebración del aniversario no es ajena a las amenazas que se ciernen sobre el espacio protegido y las reclamaciones sobre su conservación

Un grupo de flamencos en una laguna del Parque Nacional de Doñana. Un grupo de flamencos en una laguna del Parque Nacional de Doñana.

Un grupo de flamencos en una laguna del Parque Nacional de Doñana. / Alberto Domínguez (Huelva)

El 16 de octubre de 1969 se publicaba el decreto del Gobierno por el que se creaba el Parque Nacional de Doñana. Se cumplen pues los 50 años de historia de este espacio emblemático. Previamente, el 14 de agosto de ese mismo año, se había aprobado la su creación, mientras este enclave privilegiado para las aves migratorias comenzaba a estar amenazado con repoblación de eucaliptos, emprendida a mediados de los 50, expropiación de tierras incluida. En octubre del 69 se concretaron sus límites, una decisión que ayudó a proteger las 35.000 hectáreas que constituyen el corazón de esta joya natural.

El aniversario sirve para celebrar que Doñana pervive hasta nuestros días y para honra de los pioneros que lucharon por su conservación. También para afrontar con decisión las nuevas amenazas y nuevos retos y exigir a las administraciones responsables que hagan cumplir las leyes para proteger Doñana.

El desastre de Alnazcóllar, el proyecto urbanístico Costa Doñana, el oleoducto para la refinería de Balboa o el dragado de profundización del Guadalquivir son algunas de las amenazas ambientales a las que ha sobrevivido el entorno y el Parque.

La celebración no es ajena a las reclamaciones de los grupos y asociaciones que trabajan en pro de la defensa de este espacio protegido que pretenden blindarlo a las nuevas amenazas.

Fijarse en el ámbito marino de Doñana es una de las asignaturas pendientes

El director general de Medio Natural, Biodiversidad y Espacios Protegidos de la Junta de Andalucía, el onubense Ángel Sánchez, destaca que la celebración ha de servir para “ofrecer al mundo, entre todos, una imagen en positivo de Doñana”, donde se subrayen “los valores históricos, culturales, sociales, económicos y medioambientales de un espacio natural que es orgullo de todos los andaluces”.

Sánchez asegura que Doñana tiene por delante muchos retos, “pero con el trabajo y el compromiso de todos podemos lograr el equilibrio que garantice la pervivencia para siempre del Parque Nacional”. En este sentido, el director general subraya los 17,5 millones de euros de inversión de la Junta coincidiendo con los 50 años de Doñana.

“Actualmente se están ejecutando actuaciones por casi 2,5 millones de euros en zonas afectadas por el incendio de 2017 y desde el segundo trimestre de este año se ejecutan trabajos para mejorar hábitats en la Red Natura 2000 por un importe de 8,1 millones”, apunta.

El director general de Medio Natural, Biodiversidad y Espacios Protegidos de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible incide en el “compromiso pleno y total” del Gobierno de Juanma Moreno por la protección y conservación “de una reserva natural única, que está considerada como una de las áreas mejor protegidas del mundo”, al tiempo que destaca que los actos del 50 aniversario “deben servir para hacer del Parque Nacional un espacio de suma y de compromiso para salvaguardar esta joya medioambiental y, así, trazar la mejor senda de futuro para Doñana, que es marca Andalucía y marca España”.

Un guarda del parque en unos de los accesos al Parque. Un guarda del parque en unos de los accesos al Parque.

Un guarda del parque en unos de los accesos al Parque. / Alberto Domínguez (Huelva)

La organización conservacionista WWF  estuvo en el germen de la creación del Parque. La asociación conservacionista, que acaba de cumplir también 50 años, adquirió dos fincas para salvarlas de la especulación que por entonces se cernía sobre el espacio natural. Una es la finca de la reserva biológica del Guadiamar y la otra la finca de la reserva biológica de Doñana que después donó al Parque para la creación de la Estación Biológica de Doñana (EBD).

El coordinador de WWF para Doñana, Juan José Carmona, muestra su satisfacción por la contribución que hizo entonces su organización en la protección de la naturaleza, siguiendo del movimiento que encabezó José Antonio Valverde.

Carmona elogia la iniciativa, que ha permitido recuperar el lince y el águila imperial, entre otras cuestiones, sin olvidar las vicisitudes por las que ha pasado el Parque debido a los cambios que se han producido en la sociedad. Peligros como la presión urbanística y la agrícola que han llevado a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir a la declaración por “el riesgo de no alcanzar el buen estado cuantitativo” de tres de las cinco masas de agua subterránea en las que se ha dividido el acuífero de Doñana, lo que supone considerar el acuífero sobreexplotado.

Ibis en una laguna. Ibis en una laguna.

Ibis en una laguna. / Alberto Domínguez (Huelva)

Carmona considera la gestión del agua como un reto y el cambio climático como otro, al que habrá de hacer frente a medio y largo plazo, para garantizar el futuro de Doñana y lograr un equilibrio entre el interior y el exterior del Parque.

En su opinión, “el equilibrio del ecosistema se ha roto”, ya que las acciones que se han llevado a cabo han sido, en algunos casos desproporcionadas, han contribuido a la desestabilización y la pérdida de armonía. Tal es así que entre el 70 y el 80% de la marisma se ha perdido.

Para Carmona el proyecto de desdoble de la A-483, que comunica Matalascañas con Almonte, es una de esas actuaciones que no contribuyen al equilibrio del entorno y además no resuelve el problema de la accesibilidad.

Uno de los retos más importantes para WWF es mejorar la gestión del agua para mantener y proteger el acuífero. De cara al futuro, el técnico de WWF tiene claro que el próximo paso que se debe dar para seguir con la mejora del Espacio Protegido es la protección y recuperación del  el margen izquierdo del estuario del Guadalquivir. así como la restauración de las llanuras de inundación. 

Dos ciervas entre la vegetación. Dos ciervas entre la vegetación.

Dos ciervas entre la vegetación. / Alberto Domínguez (Huelva)

Para la organización conservacionista es necesario también recuperar el ámbito marino de Doñana, un espacio que tiene “tanta o más importancia” que la zona de dunas y marismas.

En la misma línea, eliminar las extracciones ilegales del acuífero, devolver a la marisma y al estuario del río Guadalquivir sus dinámicas naturales, cancelar el proyecto Marismas de almacenamiento de gas natural y el de Costa Guadalquivir, y denegar cualquier proyecto de infraestructura que aísle los ecosistemas y fragmente el territorio son las propuestas que realiza Ecologistas en Acción con motivo del 50 aniversario de la creación del Parque, que fueron trasladadas al último pleno del Consejo de Participación de Doñana.

La organización ecologistas considera necesario cumplir lo que queda pendiente del Plan Doñana 2005, crear una ley que blinde el Espacio Natural frente a cualquier proyecto pasado, actual o futuro que interfiera en la conservación y la mejora de sus valores naturales y comenzar a trabajar en un nuevo plan.

Para Ecologistas en Acción, Doñana ha sido objeto de continuos cambios que se reflejan, por ejemplo, en el hecho de que originariamente,las marismas del Guadalquivir ocupaban unas 130.000 hectáreas, de las que actualmente apenas quedan unas 30.000, siendo inundables aproximadamente unas 17.000, indica el portavoz de Ecologistas en Acción de Doñana, Juan Romero.

Sistema dunar de Doñana. Sistema dunar de Doñana.

Sistema dunar de Doñana. / Alberto Domínguez (Huelva)

Según Romero, informes científicos advierten desde hace tiempo del mal estado de las aguas y los niveles de sobreexplotación del acuífero. El sistema lagunar peridunar está dañado, por lo que para acabar con la amenaza a la calidad y cantidad de agua en Doñana “es necesario” eliminar las extracciones ilegales, cerrar pozos y frenar las transformaciones espontáneas de uso de suelo forestal al margen de la normativa.

La organización considera prioritario llevar a cabo una recuperación integral del estuario del Guadalquivir y su buen estado ecológico, restaurando los sistemas hídricos de las marismas y la llanura de inundación de ambas orillas.

En este marco, cree Ecologistas conveniente impedir que en las marismas transformadas de Trebujena, ubicadas en zona de llanura de inundación del río, se desarrollen proyectos urbanísticos de ningún tipo, como el denominado Costa Guadalquivir, porque "además del impacto negativo en el espacio protegido, a la larga van a convertirse en un blanco fácil para inundaciones y catástrofes, arriesgando la vida de las personas".

En la actualidad, Doñana es Reserva de la Biosfera y Patrimonio de la Humanidad y, junto a Sierra Nevada, está entre las 25 áreas mejor protegidas y conservadas del mundo, según recoge la Green List de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios