Huelva

El Domund se celebra mirando a los pueblos que sufren el Covid-19

  • Este año no saldrán a la calle las tradicionales huchas para la colecta destinada al trabajo de los misioneros

Santiago Gómez Sierra, obispo de Huelva. Santiago Gómez Sierra, obispo de Huelva.

Santiago Gómez Sierra, obispo de Huelva. / Alberto Domínguez

Hoy domingo la Iglesia celebra el Domingo Mundial de las Misiones (Domund) con el lema Aquí estoy, envíame, una jornada anual señalada para el penúltimo domingo de octubre para colaborar y apoyar la labor evangelizadora de los misioneros entre los más pobres y vulnerables.

La diócesis de Huelva cuenta en la actualidad con cuarenta y nueve misioneros, tres de ellos sacerdotes diocesanos (dos en Perú y uno en República Dominicana ) y nueve familias en misión repartidas por todos los continentes. En este mes especialmente misionero, Obras Misionales Pontificias anima a que la situación sanitaria no obstaculice el donativo de aquellos que quieran participar en la misión de la Iglesia porque, tal y como aparece en su web, “la actividad pastoral, asistencial y misionera de los territorios de misión depende de los donativos del Domund”, por lo que “este día es una llamada a la colaboración económica de los fieles de todo el mundo”.

El obispo de Huelva, Santiago Gómez destaca en su carta para el Día del Domund que “ha de servir a nuestras comunidades, como señala el Papa, para la reflexión del ser misionero de la Iglesia”. A la vez que “invita a todos los diocesanos a unirnos, de manera especial durante este mes de octubre, en la oración de intercesión por los misioneros y por las misiones, por las vocaciones a la misión, para que aumente nuestra conciencia misionera”. Al mismo tiempo que “os invito a la generosidad de las aportaciones económicas que hacen posible el trabajo de tantos misioneros y misioneras”, detsaca el obsipo de Huelva.

Por su parte, el sacerdote y delegado para las Misiones de la Diócesis de Huelva, Emigdio del Toro, ha manifestado que “creo que este año tenemos que hacer un esfuerzo mayor. En todos estos países están teniendo gran dificultad a niveles sanitarios, de hambruna o de ayuda de orden económico” y ha recordado que “los mismos misioneros de Huelva que están en Perú han estado trabajando y haciendo campañas fuertes para conseguir tener oxígeno que le diera vida a la gente que estaba en los hospitales. Han estado haciendo fábricas de oxígeno y trabajando en este ámbito y todo esto hay que sostenerlo y que acompañarlo. Entonces, toca incluso en esta época en la que también estaremos nosotros en vacas flacas, acordarnos de esta gente que necesita nuestro apoyo, también económico”. Por último, ha añadido que “ojalá haya muchos que vayan a estos sitios donde todavía no va nadie o todavía no llegaron, pero eso no nos quita que también en nuestros ámbitos podamos ser verdaderos misioneros de esperanza”.

Obras Misionales Pontificias ha apuntado que la Covid-19 desafía los modos tradicionales de ayuda a las misiones. Asimismo, ha informado de que en la rueda de prensa de presentación de la jornada del Domund, el director nacional de Obras Misionales Pontificias (OMP) ha advertido de las dificultades de este año por la pandemia tanto en las misiones como en la celebración de la campaña en España. Por su parte, el nuncio de Su Santidad en España, Bernardito Auza ha explicado cómo las nunciaturas garantizan que el dinero llega a su destino y hace crecer las Iglesias. El misionero comboniano Enrique Rosich ha dado fe de ello, con su experiencia de 40 años en misión en Chad, donde se ha enfrentado a un virus peor que la Covid-19: la guerra.

“Las huchas del Domund no podrán salir a la calle este año”, ha informado José María Calderón, director nacional de Obras Misionales Pontificias (OMP), institución organizadora de la campaña. Según ha explicado, las limitaciones de aforos en las misas, la importancia de no salir de casa en estas circunstancias, la dificultad de que los misioneros visiten los colegios, las precauciones con el dinero en efectivo… Son grandes retos que ponen al Domund de este año ante un gran desafío: poder mantener la actividad misionera de la Iglesia en 1.115 territorios de misión, justo cuando más lo necesitan. “Las necesidades de la Iglesia en misiones se han multiplicado, es de verdadera necesidad”, dice.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios