Huelva

El Ayuntamiento de Huelva se suma a la celebración del Día del Asperger

  • La fuente de la Plaza de las Monjas y la fachada del Consistorio se iluminan de color naranja

Lectura del Manifiesto del Día del Asperger en el patio del Ayuntamiento de Huelva. Lectura del Manifiesto del Día del Asperger en el patio del Ayuntamiento de Huelva.

Lectura del Manifiesto del Día del Asperger en el patio del Ayuntamiento de Huelva. / H.I. (Huelva)

El Ayuntamiento de Huelva se suma a la conmemoración del Día Internacional del Asperger, impulsado en la capital onubense por la Asociación Onubense de Síndrome de Asperger y Trastornos de Espectro Autista Leve y Moderado (Aosa-Tea), con la lectura de un manifiesto, en el que se incide en el reconocimiento de la discapacidad social.

Tal como destacó la concejal de Participación Ciudadana y Deportes, así como responsable del área de Salud, María Teresa Flores, “uno de los principales objetivos de conmemorar este tipo de días es quitar los estigmas sobre determinados trastornos, porque creemos que es fundamental reivindicar las características únicas que tenemos cada persona, porque todos somos personas con distintas capacidades”.

Flores señaló que “el síndrome de Asperger, aunque lo padecen bastantes ciudadanos, tiene unos estereotipos mal concebidos por parte de la sociedad y, por eso, desde el Ayuntamiento queremos ir de la mano de asociaciones como Aosa-Tea, que desarrolla una labor fundamental en nuestra ciudad con quienes padecen este trastorno y con sus familias, para que podamos construir juntos una sociedad mejor y más inclusiva”.

Para contribuir a dar mayor visibilidad social a este síndrome entre la sociedad onubense, tanto la fachada del Ayuntamiento como la fuente de la Plaza de las Monjas se iluminan con el color de naranja, que identifica al Asperger.

Para avanzar en la sensibilización social y en la verdadera integración de estas personas, la gerente de Aosa-Tea, Teresa Mesa, señaló que es muy importante “que los jóvenes se pongan en la piel de un alumno con síndrome de Asperger, para hacerle ver cómo viven y cómo es su día a día, para que sepan cómo se relacionan con los demás y contribuir a que no se sientan rechazados”.

Indicó que “a grandes rasgos, se trata de niños a los que les cuesta mucho trabajo captar las expresiones con doble sentido y las ironías, lo que les genera en muchos casos ansiedad, así como también puede afectarles el bullicio propio de una clase de un instituto o colegio”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios