Huelva

Desmanteladas dos redes de narcotraficantes que se enfrentaron con sicarios

  • Los once detenidos introdujeron más de 5 toneladas de hachís por las costas de Cádiz y Huelva

Momento de la detención de uno de los sicarios dedicados al narcotráfico. Momento de la detención de uno de los sicarios dedicados al narcotráfico.

Momento de la detención de uno de los sicarios dedicados al narcotráfico. / Ministerio del Interior (Huelva)

La Policía Nacional y la Guardia Civil han detenido a once integrantes de dos redes que introdujeron en España más de 5.000 kilos de hachís por las costas de Huelva y Cádiz y que, tras una disputa, se enfrentaron e incluso una de ellas envió cinco sicarios que mataron a un miembro de la otra. En la denominada operación Saguaro-Tránsito, han sido desarticulados los dos grupos.

Uno de ellos estaba compuesto en su mayoría por españoles y estaba asentado en la provincia de Cádiz, principalmente en las ciudad de Jerez de la Frontera, Chipiona y Sanlúcar de Barrameda, y se dedicaba a ofrecer todo tipo de apoyo logístico a otras organizaciones de narcotraficantes. Facilitaban a otros grupos criminales el transporte de la droga cruzando el Estrecho y les daban "soporte de tierra", es decir, ocultaban las narcolanchas, guardaban la droga o la trasladaban hasta sus destinos finales.

El segundo grupo estaba integrado por individuos de origen norteafricano y estaba radicado en distintas ciudades de la zona sur del cinturón metropolitano de Madrid. Se dedicaba a distribuir importantes partidas de droga, que introducían en España con el apoyo logístico de la red asentada en Cádiz, en distintos países de la Unión Europea.

Un momento de la operación conjunta realizada en varias provincias. Un momento de la operación conjunta realizada en varias provincias.

Un momento de la operación conjunta realizada en varias provincias. / Ministerio del Interior

El grupo de Madrid había contratado los servicios de la primera para la introducción de grandes cantidades de sustancias estupefacientes en España por vía marítima, a través de las cosas de la Janda y la costa noroeste de la provincia de Cádiz.

Sus relaciones se torcieron en septiembre de 2019, cuando el grupo de Madrid acusó al de Cádiz de perder un alijo. Fue entonces cuando la banda de Madrid contrató a cinco sicarios franceses y les envió a Cádiz. Un día de ese mes tres vecinos de Chipiona fueron secuestrados y torturados. Sus cuerpos, dos de ellos con vida y uno muerto a puñaladas en el pecho, fueron arrojados desde una furgoneta en marcha en la autovía A-380 entre las localidades de Sanlúcar de Barrameda y Jerez de la Frontera.

Un agente fuera de servicio que casualmente presenció los hechos y lo comunicó inmediatamente, permitió establecer un dispositivo que logró interceptar los vehículos en los que huían los cinco sicarios a la altura del municipio de San José de la Rinconada y en Sevilla, hasta donde llegó uno de ellos.

Uno de los detenidos en la operación policial. Uno de los detenidos en la operación policial.

Uno de los detenidos en la operación policial. / Ministerio del Interior

La Guardia Civil y la Policía Nacional siguieron trabajando para localizar a los autores intelectuales de este crimen y desarticular a las organizaciones criminales que estaban detrás. Es lo que han logrado ahora en una operación en la que han sido detenidas once personas, entre ellas un miembro de un grupo criminal de origen italiano que había llegado a Málaga para cerrar un acuerdo de colaboración con el grupo gaditano y recibir una importante remesa de droga, una entrega que los agentes han impedido.

Así, tras un año de investigaciones, la pasada semana se llevaron a cabo ocho registros simultáneos en Jerez de la Frontera, El Puerto de Santa María, Chiclana de la Frontera y Chipiona, en la provincia de Cádiz; en Getafe, en la Comunidad de Madrid; y Fuengirola y Mijas en la provincia de Málaga. En la operación se han intervenido 1.872 kilos de hachís, tres embarcaciones destinadas al transporte de la droga, además de 17.200 euros y 36 terminales telefónicos, siete de ellos aparatos de enlace directo vía satélite.

Los investigadores han constatado además que en septiembre de 2019 estas redes introdujeron unos 3.000 kilos de la hachís a través del puerto pesquero y deportivo de la localidad de Rota, con la colaboración de un agente de la Policía Portuaria de estas instalaciones. Y también están relacionados con dos cargamentos que fueron interceptados, uno de 930 kilos de hachís que iba a ser introducido a través de las costas del municipio de Chiclana de la Frontera y otro de unos 900 kilos, que iban a ser introducidos por las costas de Huelva.

Los arrestados fueron trasladados y puestos a disposición del Juzgado de Instrucción número 3 de Jerez, que ha decretado el ingreso en prisión para todos ellos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios