Constitución del Ayuntamiento de la capital onubense Cruz revalida el bastón con la industria y las infraestructuras como prioridades

  • El alcalde promete a una oposición “con la mano tendida” el diálogo y consenso que ésta le reclama l Anuncia que creará una concejalía específica para comercio y mercados

Se escucharon muchas citas, pero la que cerró el acto sonó por boca de Gabriel Cruz, cuya afición a la música es de sobra conocida:“Un sueño que sueñas solo es sólo un sueño. Un sueño que sueñas con alguien es una realidad”. Con estas palabras de John Lenon, el ya investido alcalde de Huelva hizo un llamamiento a los onubenses para que se sientan partícipes, implicados e ilusionados en una ciudad de oportunidades y que es “para todos”.

El acto de constitución de la nueva Corporación Municipal se celebró según lo previsto. Tuvo lugar en un atestado Salón de Plenos, donde estuvieron presentes autoridades, colectivos sociales, instituciones y agentes socioeconómicos, así como los tres alcaldes anteriores de la etapa democrática. No faltó tampoco la secretaria general del PSOE andaluz, Susana Díaz, con cuya asistencia se solemnizó el hecho de que la ciudad onubense haya dado al PSOE la única mayoría absoluta de las capitales andaluzas. De este modo, no cabía un alfiler y, por eso, familiares y vecinos de asociaciones y colectivos optaron por seguir la sesión desde la pantalla habilitada en el patio del Ayuntamiento.

Cruz tomó posesión como regidor de la capital tras obtener la mayoría absoluta en los comicios locales del pasado 26 de mayo. Así, su investidura fue respaldada por los 14 ediles socialistas, mientras que los cuatro del PP votaron como alcaldesa a Pilar Marín y el resto –los concejales de Cs, Adelante Huelva, Mesa de la Ría y Vox– se abstuvieron. De este modo, frente a la ‘cortesía’ de resto de grupos a un grupo socialista que ha sido, con diferencia, el más votado por los onubenses, los populares quisieron marcar la diferencia al reivindicarse como principal partido de la oposición.

Antes se constituyó la Mesa de Edad, presidida por Francisco Millán y Javier González Navarro, ambos del PP. Así, los 27 concejales del nuevo mandato tomaron posesión de sus cargos, ya fuera por promesa o juramento. Sólo Mónica Rossi y Jesús Amador, los dos ediles de Adelante Huelva, lo hicieron “por imperativo legal”.

La mayoría absoluta socialista (junto a la entrada de Vox) es la principal novedad del mandato que ayer arrancó. Por ello, en sus intervenciones, buena parte de los cabezas de lista de los partidos pidieron al alcalde diálogo y consenso. El propio Cruz dejó claro que tanto el diálogo como las buenas prácticas democráticas seguirán presidiendo el Salón de Plenos, aunque también aseguró que esa voluntad de consenso compete a toda la Corporación.

Tras mostrar su orgullo por recoger el legado de Marín Rite, Juan Ceada y Pedro Rodríguez (y agradecer su trabajo a los miembros del anterior equipo de Gobierno que ya no están en el grupo rojo), el alcalde anunció lo que ya dijo en la campaña: su primera acción será trasladar la demanda de infraestructuras a una agenda de trabajo con compromisos de financiación y un calendario a corto, medio y largo plazo para lograr “realidades” y “avances concretos”. En esta tarea pidió a la Corporación unidad, firmeza y fortaleza para, junto al resto de la sociedad, reclamar a quien haga falta y luchar por lo que es de justicia.

Junto a las infraestructuras, la apuesta por la industria como “fuente de empleo, riqueza y locomotora de otros proyectos empresariales” también será otras de las apuestas prioritarias. Y es que el alcalde siempre ha sostenido que la ciudad está en un momento trascendental para crecer y posicionarse como referente de la industria limpia, las energías renovables y la logística.

Especial atención, a su juicio, requiere también el sector del comercio, por lo que anunció la creación de una concejalía específica de comercio, mercado y mercadillos. Pero en este mandato, además, Cruz considera que la Mesa de Participación de los Fosfoyesos está llamada también a jugar un “papel fundamental” para poder poner en marcha los trabajos de recuperación de las marismas.

Este mismo convencimiento mostró al asegurar con firmeza que seguirá trabajando por la pervivencia del Recreativo: “No voy a consentir que se produzca una pérdida tan irreparable para la ciudad porque es una seña de identidad y un Bien de Interés Cultural arraigado en el alma y sentir de la ciudad”.

El avance hacia un Ayuntamiento más solvente y saneado (que además siga reduciendo la presión fiscal), la potenciación de los servicios públicos de calidad, el impulso a la Huelva de los grandes eventos, el compromiso social, la transparencia y la participación y la defensa de las señas de identidad también forman parte del decálogo de líneas maestras que el regidor desgranó.

En ellas, la transformación urbana también ocupa un lugar esencial, toda vez que se refirió a la revisión del Plan General de Ordenación Urbana, a la redacción del Plan de Movilidad Urbana, a la integración definitiva de Huelva y su Ría, a la recuperación de los edificios históricos, a la mejora paisajística y a la reforma de espacios públicos a través de la Edusi.

También de retos y oportunidades habló Pilar Marín, quien prometió valentía, cercanía y propósito de construir. Con la mano tendida a Cruz “para desarrollar proyectos en beneficio de la ciudad”, la concejala, que será la portavoz del PP, mostró su colaboración para la aprobación de presupuestos anuales, para la revisión del PGOU y para la puesta en marcha de ordenanzas fiscales a favor del empleo.

Junto a la dinamización de la economía, también avanzó que el trabajo de los populares se centrará en que haya mayor participación ciudadana, en la mejora de los servicios públicos y en una Huelva más verde. Esos serán los ejes de la acción del PP.

Y en esta tarea, abogó por invertir todo el tiempo posible en resolver los problemas en lugar de rondarlos, al tiempo que apostó por mirar adelante y “preparar la ciudad para la tercera década del siglo XXI”: una modernización en la que el acceso a la financiación que posibilitará la inclusión de Huelva en el Corredor Atlántico es una oportunidad para la puesta en marcha y mejora de las infraestructuras.

“Dura y constructiva” será la oposición de Cs, según señaló Néstor Santos, quien también tendió la mano al PSOE y le recordó que, “en democracia, el acuerdo es fundamental”. Por ello, dejó claro que siempre que algo sea bueno para Huelva, el grupo naranja lo defenderá, mientras que “todo lo que creamos que va en detrimento de la ciudad y de los onubenses, lo combatiremos”.

El concejal recordó que Cs llegó a la política para “regenerar la vida pública”, por lo que “la transparencia y la lucha contra la corrupción son líneas claves del partido”. Pero, además, indicó que los tres ediles dedicarán sus esfuerzos a la defensa y el apoyo a los autónomos y los pequeños y medianos empresarios como vía para combatir el desempleo, y a luchar por las infraestructuras que Huelva necesita “más allá de la mera reivindicación”.

Un discurso emotivo ofreció Mónica Rossi, al frente de Adelante. Con el leitmotiv de poner a las personas en el centro de acción municipal, afirmó que “frente a los que se viene encima por parte del actual Gobierno andaluz”, el Ayuntamiento debe ser un frente en la lucha contra los recortes y la eliminación de derechos.

“No nos importa la mayoría absoluta. Usted ha vivido al igual que nosotros lo que es ser oposición frente a una. Por ello, no nos van a temblar las piernas, y vamos a utilizar nuestra voz, la de estos dos concejales para exigir una política de escucha frente a una política de rodillo, en caso de que se convierta en una práctica por su parte”, le advirtió a Cruz.

Según valoró, Adelante seguirá apostando por la “Huelva de colores”: roja del trabajo digno y la economía al servicio de las personas, amarilla por quienes desde las asociaciones de vecinos buscan mejorar sus barrios, naranja “para evitar que Cinta, contratada por una empresa que presta servicios a este ayuntamiento, esté sola donde antes había tres trabajadoras”; verde para defender el medio ambiente con la llegada de una solución definitiva a las balsas de fosfoyesos y para que se declaren los cabezos Monumento Natural de Andalucía; y morada “por Katy, quien no se atrevía a denunciar a su marido, a pesar de las palizas que le daba, por el miedo y el pánico que le tenía”.

También Rafael Gavilán, al frente de Mesa de la Ría, habló de los cabezos y de los fosfoyesos. En su discurso, el portavoz de “la única formación local con representación en el Ayuntamiento de una capital de provincia del país”, desgranó su modelo de ciudad, que apuesta por la recuperación de los terrenos de la avenida Francisco Montenegro, por la captación de industrias tecnológicas y de transformación, por la implantación de una “industria de la descontaminación”, la integración de la ría en la ciudad, la preservación y puesta en valor del patrimonio natural y arqueológico y el apoyo a un sistema de ferrocarril público, social y territorial. En definitiva, esa transformación del modelo económico y urbanístico de la ciudad que siempre ha defendido.

La intervención más institucional del Pleno de investidura correspondió a Wenceslao Font, quien desde Vox garantizó “honradez y trabajo” siempre bajo la premisa de la “lealtad a las instituciones”. El expopular abogó por que “seamos útiles” y “miremos por el futuro de Huelva, siendo responsables y buscando el bien común”, al tiempo que avanzó que la oposición de los voxeros será constructiva pero de “firme vigilante” en la buena gestión.

Por ello, garantizó al alcalde que siempre estará a su lado “si trabajamos por sacar a Huelva de las capitales con más desempleo de España”, si “ponemos fin al cierre de comercios” o si, por ejemplo, “controlamos la presión fiscal y facilitamos la creación de nuevas empresas”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios