Huelva

Cruz Roja y autoridades judiciales alertan del maltrato a los mayores

  • Las víctimas no denuncian porque los opresores suelen ser sus propios familiares

  • La Fiscalía archiva 14 de 16 diligencias que se han abierto en el último año por vía penal en Huelva

Un anciano durante un paseo ayudado por un andador. Un anciano durante un paseo ayudado por un andador.

Un anciano durante un paseo ayudado por un andador. / H.I.

El maltrato se hace más extenso de lo que piensa uno cuando se habla de personas mayores. Robar dinero, dejar a alguien desatendido, obligar a firmar poderes o cambios en el testamento... todos estas acciones están incluidas en los distintos tipo de maltrato: físico, psíquico, emocional, o sexual, entre otros. La mayoría parten desde personas que entran en el círculo familiar de los mayores de 65 años. “En la mayor parte de los casos el ofensor es el hijo”. Así lo puso de manifiesto ayer la coordinadora del Servicio de Protección de Personas con Discapacidad de la Fiscalía de Huelva, María Victoria Valverde, en las I Jornadas Provinciales de Buen Trato a las Personas Mayores, que organizó Cruz Roja en su sede provincial.

El modus operandi de la Fiscalía entra de lleno cuando hay una denuncia o existen pruebas respecto a un caso de maltrato. El principal problema de estas cuestiones se centra en que la víctima “no quiere denunciar, incluso justifica los hechos del hijo”, explicó Valverde. “El mayor dice que todo es mentira o que se lo merece” por lo que por cosas como estas el organismo judicial no puede hacer nada más en este tipo de situación llegados a ese punto. De hecho en el último año se abrieron 16 diligencias por vía penal pero solo dos acabaron en denuncia, el resto terminaron archivadas.

De ahí esa dificultad para captar ese maltrato en tapado que existe hacia muchos mayores. Y es que la mayoría ocurren dentro del mismo círculo familiar y de las viviendas. Por ejemplo, el maltrato psíquico es el más difícil de visibilizar. Valverde señaló ayer que la Fiscalía es un órgano con el cometido de proteger a las personas más vulnerables, pero para ello hay que denunciar. “Cualquier persona que sea consciente de maltrato tiene la obligación de denunciarlo para que nosotros podamos movernos”. La Fiscalía está siempre abierta para recibir denuncias y poner los medios legales encima de la mesa. En esta línea, Valverde reclamó la colaboración de la sociedad para dar soluciones a los problemas. Como lo hacen por ejemplo las entidades bancarias que “nos comunican movimientos raros en cuentas de mayores”.

Mesa inauguran de las ‘I Jornadas Provinciales de Buen Trato a las Personas Mayores’ de la Cruz Roja. Mesa inauguran de las ‘I Jornadas Provinciales de Buen Trato a las Personas Mayores’ de la Cruz Roja.

Mesa inauguran de las ‘I Jornadas Provinciales de Buen Trato a las Personas Mayores’ de la Cruz Roja. / Josué Correa

Y es que la puerta de denunciar que se abre en la Fiscalía es desconocida para gran parte de la ciudadanía. Entre las medidas que ofrece este organismo, aparte de las habituales investigaciones cuando hay sospechas y denuncias, se encuentra la próxima creación de la figura del Fiscal de Sala para personas mayores. Asimismo, Valverde reclamó la necesidad de la existencia de un Defensor del Mayor, figura que “debe ser creada cuanto antes”, como existe ya un Defensor del Pueblo. Todos los mecanismos y recursos de cara a favorecer la protección de los mayores llegan desde la Fiscalía para ofrecer una defensa judicial a los mayores maltratados y poder sacarlos de ese foco de violencia.

También se hace una visita periódica a las residencias para “asegurarnos que las personas se encuentran bien”. Hay denuncias que llegan desde estos espacios donde también se abren diligencias e incluso se han registrado expulsiones de trabajadores. La importancia de la colaboración ciudadana se hace extensible a través de entidades, como Cruz Roja, con quien la Fiscalía tiene un convenio, una red de apoyo para proteger a las personas mayores.

El 19% de la población en España tiene más de 65 años, un elevado índice que se pronunciará aún más con el paso del tiempo ya que las previsiones ponen de manifiesto que en 2068 este colectivo representará el 30% de la sociedad. Y la problemática de los malos tratos a personas mayores es “de primera magnitud en la sociedad”, apuntó el presidente de Cruz Roja en Huelva, Juan José Blanco en la inauguración de las jornadas. La entidad cuenta con un recurso humano repleto de voluntarios que vela por la protección y el acompañamiento de los mayores. Y por lo tanto “estamos en una tribuna privilegiada” para la captación de estos malos tratos. Blanco estuvo acompañado en la inauguración del evento por la subdelegada del Gobierno en Huelva, Manuela Parralo; la delegada del Gobierno andaluz en Huelva, Bella Verano; el fiscal jefe de Huelva, Alfredo Flores; la concejala María José Pulido; y el diputado en funciones Salvador Gómez.

Durante el transcurso del evento, Cruz Roja presentó el proyecto Buen trato a las personas mayores: promoción del trato adecuado y protección frente al mal trato a cargo de la psicóloga y técnica de intervención social, Ana María Pérez. Este proyecto comenzó el pasado año en la capital y versa con la coordinación con otros ámbitos para ofrecer una cobertura de prevención, acompañamiento durante esos malos tratos y la posterior, para “paliar las secuelas”.

Durante el pasado ejercicio Cruz Roja trabajó con 90 personas, en su mayoría enfocadas en la prevención ya que hay pocas personas que denuncian. También hay unos beneficiarios indirectos en este proyecto que son los cuidadores de los mayores, los servicios sociales y las familias. El trabajo comienza desde que una persona entra en Cruz Roja y a la que se le hace una entrevista para ver sus necesidades para después ofrecerle todos los recursos que tiene la entidad, entre los que se encuentran el acompañamiento, el apoyo emocional, la participación en talleres... todo dentro de un compromiso de la sensibilización.

El salón de actos de la Oficina Provincial de la Cruz Roja presentó un lleno en la asistencia de las jornadas. El salón de actos de la Oficina Provincial de la Cruz Roja presentó un lleno en la asistencia de las jornadas.

El salón de actos de la Oficina Provincial de la Cruz Roja presentó un lleno en la asistencia de las jornadas. / Josué Correa

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios