Huelva

Coronavirus Huelva: La primera línea da el primer paso hacia la inmunidad

  • Los profesionales de los hospitales y residencias onubense ven en el proceso de vacunación "un soplo de esperanza"

Flori Fernández recibe la primera dosis de la vacuna de Pfizer. Flori Fernández recibe la primera dosis de la vacuna de Pfizer.

Flori Fernández recibe la primera dosis de la vacuna de Pfizer. / M. G. (Huelva)

Las trincheras de la pandemia de coronavirus se refuerzan. De acuerdo a la estrategia de vacunación orquestada por la Junta de Andalucía, el personal sociosanitario y los sanitarios que están en primera línea de Covid-19 han dado el primer paso hacia la inmunidad tras recibir la primera dosis de la vacuna de Pfizer contra el virus. 

Este momento histórico fue acogido por el psicólogo del centro de mayores Madre de Dios de Almonte, Juan Jesús Martín, "como el principio del fin". Tanto para el mencionado profesional como para los residentes del centro la vacuna se concibe como "un soplo de esperanza", después de "muchos meses en los que esta dosis se configuraba como el principal deseo".

Esta concepción la refuerza su compañera, Rocío Silvano, quien es trabajadora social en la residencia. Para esta profesional resultó "muy emotivo" observar cómo los usuarios y trabajadores "recibían las dosis reflejando un gesto de esperanza y responsabilidad".

Concretamente, esta residencia sufrió el retraso de la vacuna después del error logístico acontecido el pasado lunes en la fábrica Pfizer de Puurs (Bélgica). En este sentido, Juan Jesús Martín narra a este diario el momento en el que "varios residentes no lograban creerse que finalmente recibirían las dosis tras el bajón que les supuso tener que esperar un día más a las vacunas". Igualmente, el psicólogo del centro pone en valor la "buena voluntad" de unos usuarios que, minutos antes de recibir las dosis, "preparaban unos discursos de agradecimiento a los profesionales sanitarios que nos han acompañado durante toda la pandemia".

La sensación de "emoción y responsabilidad" que inundó las instalaciones de la residencia Madre de Dios fue equivalente a la que irradió el Hospital Infanta Elena el pasado 30 de diciembre, fecha en la que comenzó la vacunación. La enfermera de la Unidad de Cuidados Intensivos, Flori Fernández, considera que la vacuna les va a permitir "trabajar de un modo diferente", dado que "reduce el miedo que tenemos a contagiar a nuestros familiares cuando llegamos a casa".

El psicólogo del centro de mayores Madre de Dios de Almonte, Juan Jesús Martín. El psicólogo del centro de mayores Madre de Dios de Almonte, Juan Jesús Martín.

El psicólogo del centro de mayores Madre de Dios de Almonte, Juan Jesús Martín. / M. G. (Huelva)

Sobre la primera dosis recibida, la enfermera reconoce que en el centro hospitalario se concentraban "sentimientos encontrados". Sin embargo, la incertidumbre con la que los sanitarios miraban a la nueva vacuna se hizo pequeña ante la "felicidad que supone la inmunidad, puesto que cambiará nuestro modo de operar".

En lo que todos los profesionales de riesgo coinciden es en "el esfuerzo inconmesurable" y en el "sentimiento de familia" que se ha creado en torno a los trabajadores. Así, Juan Jesús Martín también pone en valor "la capacidad para sobreponerse" de los mayores, dado que llevan muchos meses "sin tocar a sus familiares, en tanto que solo los ven por videollamada, o bien, en las visitas a través de un cristal". 

Para ellos, el mes más negro ha sido noviembre al haber contabilizado alrededor de 40 positivos entre usuarios y trabajadores de la residencia almonteña. De este modo, tal y como dictaban las autoridades sanitarios, los mayores sufrieron un "aislamiento descomunal" durante un mes y, por tanto, solo recibían visitas del psicólogo, auxiliares o sanitarios del centro de salud adscrito. Por fortuna, "prácticamente todos eran asintomáticos".

Para enfrentar la soledad, Juan Jesús Martín considera clave "el mantenimiento de la orientación diaria", por lo que diariamente por megafonía, "orientamos a los residentes con fechas, horas del día y mensajes de ánimo". A su vez, el psicólogo de este centro trabaja también, de forma individual o en pequeños grupos, la estimulación cognitiva, "enfocada a soportar la soledad o el tratamiento que tienen". De hecho, Martín reconoce su "sorpresa" por la "increíble" capacidad de adaptación de los mayores.

Desde la propia residencia también agradecen su "generosidad" a las empresas e instituciones del territorio, dado que, tal y como explica Rocío Silvano, "se han volcado a la hora de donar recursos y materiales". A su vez, "nuestra labor no hubiera sido tal, de no ser por el apoyo y comprensión de los familiares de los residentes", concluye Silvano.

En el ámbito sanitario, Flori Fernández pone en valor el "enriquecimiento personal y profesional" que les ha brindado la pandemia, en tanto que "nos ha hecho saber de qué somos capaces". De hecho, la enfermera del Hospital Infanta Elena reconoce que "hemos aprendido a trabajar de nuevo y, aunque ha sido incansable el trabajo, hemos podido darnos cuenta de que somos capaces de afrontar todo lo que nos llegue". 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios