Huelva

Condenado un abogado por presentar una demanda ficticia contra su propia cofradía en Huelva

  • P.J.L.B. llevó a la Redención a juicio para reclamarle 5.700 euros en nombre de un bordador sin conocimiento del artista, del que falsificó tres veces la firma

Paso de misterio de la Redención en la Concepción. Paso de misterio de la Redención en la Concepción.

Paso de misterio de la Redención en la Concepción. / Josué Correa (Huelva)

El exhermano mayor de la Hermandad de la Redención de Huelva, el abogado P.J.L.B., ha sido condenado a ocho meses de prisión, al pago de 900 euros de multa y a indemnizar con 10.845 euros a la cofradía onubense por un delito de estafa procesal (en grado de tentativa) en concurso con otro delito continuado de falsificación de documento oficial. El motivo: llevar a su propia hermandad a los tribunales en nombre de un bordador para reclamarle 5.760 euros sin conocimiento del artista, que nunca trabajó para la corporación religiosa.

Así consta en la reciente sentencia de conformidad dictada por la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Huelva, a la que ha tenido acceso en exclusiva Huelva Información y en la que se da por probado que el acusado, "aprovechándose de su profesión de abogado del Ilustre Colegio de Abogados de esta capital y con ánimo de obtener un ilícito beneficio patrimonial, redactó y presentó el día 24 de mayo de 2016 una demanda de juicio monitorio" dirigida contra la Hermandad de Nuestra Señora de los Desamparados, Servita Cofradía de Nazarenos del Santo Cristo de la Redención, Santo Cristo de la Preciosa Sangre y María Santísima del Dulce Nombre en su Mayor Aflicción (La Redención).

En ella se reclamaban 4.500 euros de principal "más 1.260 euros en concepto de intereses legales, falsificando la firma de J.R.B.", el bordador en cuestión, hasta en tres ocasiones.

La demanda fue a parar al Juzgado de Primera Instancia 6 de Huelva, que incoó juicio monitorio y posterior mente el juicio verbal. El 27 de junio de 2016 el encausado, "nuevamente simulando la firma de J.R.B., presentó escrito dirigido al citado juzgado solicitando la exención de tasas". El 14 de julio del mismo año realizó la misma práctica y "presentó escrito para su unión al procedimiento con aportación de documentos", una imitación de la rúbrica del artista que se volvió a repetir el 3 de octubre, cuando el letrado ahora condenado propuso pruebas para el acto de la vista oral.

Señala la Sala en la resolución que "en todos los escritos presentados el acusado hacía constar como domicilio" del bordador la calle "donde tenía su despacho profesional" de abogados.

En el momento en el que el artesano se percató de lo que estaba sucediendo, ya el 30 de marzo de 2017, este presentó un escrito en el juicio verbal del Primera Instancia 6 "en el que manifestaba que había tenido conocimiento de la existencia del procedimiento a través de la hermandad demandada, que no había tenido relación contractual alguna con la misma y que, por ende, nada se le adeudaba".

Es por ello que el juez desestimó la demanda sobre la marcha y absolvió a la Redención. Pero en paralelo remitió testimonio a la Fiscalía de Huelva "por si procede el ejercicio de acciones penales" contra P.J.L.B., lo que finalmente sucedió.

Junta de gobierno de la Hermandad de la Redención de Huelva. Junta de gobierno de la Hermandad de la Redención de Huelva.

Junta de gobierno de la Hermandad de la Redención de Huelva. / M.G. (Huelva)

La Audiencia evidencia que el impulsor de esta demanda ficticia causó un perjuicio a la cofradía onubense de 845 euros en minutas de abogado y procurador (ya consignados), a los que hay que sumar otros 10.000 euros en concepto de daños morales. El procesado, que asumió los hechos, también tendrá que abonar las costas y permanecerá inhabilitado para el ejercicio de la abogacía durante ocho meses. No obstante, la pena queda suspendida por dos años, "condicionada a que el penado no vuelva a delinquir" en ese plazo.

El hermano mayor de la Redención, Rafael Domínguez, indicó ayer a este diario que todo este procedimiento "para mí ha supuesto muchísimo desgaste. Ha sido muy duro mantenerse al margen de hacer valoraciones y comentarios cuando otros las hacían de este caso y de mi persona".

Domínguez manifiesta que la corporación religiosa, representada por el decano del colegio de Abogados de Huelva, Fernando Vergel, "ha seguido los criterios de la Fiscalía, sin pretender una condena mayor que la pedida por el Ministerio Público".

Asimismo, agrega que el origen de este litigio está en la existencia de "tres firmas falsificadas en una reclamación falsa a la hermandad por unos trabajos de bordado no encargados jamás". Finalmente, detalla que "es la primera vez que por desgracia una hermandad tiene que personarse en un procedimiento penal, al verse afectada directamente por unos hechos delictivos". Así que para la Redención "suponía el mantener y garantizar el prestigio de la institución que recuperamos durante nuestra gestión".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios