Consumo

Los restaurantes cuelgan el cartel de completo por las comidas de Navidad

  • Este año se han adelantado las reservas a final del mes de noviembre

  • El gasto medio ronda ya los 30 euros por comensal, casi un 20% más el año pasado

Un grupo de mujeres disfruta de una comida en el restaurante El Portichuelo de la capital. Un grupo de mujeres disfruta de una comida  en el restaurante El Portichuelo de la capital.

Un grupo de mujeres disfruta de una comida en el restaurante El Portichuelo de la capital. / Alberto Domínguez

Si no ha reservado mesa para comer con sus amigos o compañeros de empresa, no lo va a tener fácil. Los hosteleros han colgado el cartel de completo en prácticamente la totalidad de establecimientos para hoy y los días,14,15, 20, 21, 22, 27, 28 y 29 y pocas plazas quedan para completar el aforo en los días 17, 18 y 19. La tendencia es similar a la del año pasado, aunque se prevé un alza en la facturación porque este año las reuniones se han adelantado y han comenzado a celebrarse a principios de mes e incluso a finales del pasado mes de noviembre. De ahí que los empresarios hablen de “buenas previsiones”, aunque son cautos y de momento no quieren fijar el aumento en más del 2,5%. Coinciden en la Asociación de Bares, Restaurantes y Cafeterías (Bareca) de la Federación Onubense de Empresarios (FOE) y en la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería del Círculo Empresarial de Turismo.

Estos días son decisivos en las cuentas anuales del sector, de hecho representan alrededor del 12-15% del cómputo anual y por eso los hosteleros celebran cualquier mejora. Sobre todo porque la facturación de Navidad sólo se puede equiparar a la de otro período decisivo para la hostelería: la Semana Santa.

Una reunión come en el restaurante Ciquitrake. Una reunión come en el restaurante Ciquitrake.

Una reunión come en el restaurante Ciquitrake. / Josué Correa

La evolución demuestra que se ha consolidado la actividad en estas fechas, tras el parón que dejó la crisis. Lo que parece que no ha cambiado mucho es quien paga la cuenta, porque a pesar de que se sigue hablando de comidas de empresa, la verdad es que los hosteleros de Huelva insisten en que ya prácticamente han desaparecido y casi la totalidad de las que se reservan para estos días corresponden a las que organizan los trabajadores, grupos de amigos, antiguos colegas o compañeros del colegio.

Los hábitos comienzan a cambiar y cada vez se apuesta más por organizar comidas en lugar de cenas. Está claro que se prefieren las reuniones de mediodía para después de comer poder seguir disfrutando de la sobremesa con una copa en otro local. Desde la FOE y desde el Círculo Empresarial de Turismo destacan que “parece asentarse una tendencia que se inclina más hacia los mediodías para las comidas de empresa, mientras que las noches se dejan más para los grupos de amigos”.

Los productos estrella en estas fechas siguen siendo los de la tierra: el marisco (gambas y langostinos se llevan la palma), el jamón, el queso, las chacinas y los fritos para, después, dejar un plato individual a elegir entre pescado y carne.

En estos días es difícil encontrar mesas disponibles para comer. En estos días es difícil encontrar mesas disponibles para comer.

En estos días es difícil encontrar mesas disponibles para comer. / Alberto Domínguez

Las comidas de grupo, ya sean de compañeros de trabajo, amigos o familiares, animan las reservas de los restaurantes, que adaptan su oferta a las preferencias de unos clientes que buscan sobre todo espacios cuidados y un menú con un precio fijo. La media se fija casi en los 30 euros y eso es algo superior al presupuesto que los onubenses planteaban el año pasado, cuando lo estipulado en las reservas se acercaba más a los 25 euros; es decir, que la partida que se reserva a las comidas con amigos o compañeros para estas fechas aumenta un 20%.

Tras los primeros años de crisis, las empresas pusieron fin a la organización de encuentros en torno a una mesa y fueron los compañeros de trabajo y los grupos de amigos los que optaron por coger la sartén por el mango y asumir el pago del cubierto para recuperar la tradición. Eso rebajó el gasto que años atrás se destinaba por comensal y también el número de cubiertos por mesa, lo que llevó a los hosteleros a recortar los precios. Se pasó de comidas “multitudinarias” a los grupos reducidos de entre 12 y 15 personas, que actualmente permanecen. Igualmente se mantienen los precios, según se explica desde las patronales de hostelería.

Días 24 y 31

A las celebraciones tradicionales se suman desde hace algunos años las comidas en familia para los días 25 de diciembre y 1 de enero y , sobre todo, el tapeo a lo largo de las jornadas del 24 y 31 de este mes, “que ya se ha impuesto como una tradición y llena locales y calles del centro de la capital”, según Rafael Barba, secretario general de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería. Una idea que también apoya el presidente de la patronal del sector en la FOE (Bareca), Rafael Acevedo, quien reitera que “salir a la calle esos días ya se ha convertido en una tradición”.

El aumento de actividad llega aparejado de un alza en la contratación para el refuerzo de plantillas

Una mayor actividad llega en este caso aparejada de un incremento en la contratación. Desde el Círculo Empresarial de Turismo se calcula que en establecimientos con ocho empleados se llegue a una plantilla de diez trabajadores; es decir, que el refuerzo de personal se cifra en un 25%.

La tendencia de Huelva sigue a la del resto del país, ya que según los datos de un estudio de UniversalPay, las comidas y cenas navideñas que se celebran durante este mes entre amigos y compañeros de trabajo dejarán un 7 % más de facturación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios