Huelva de ayer hoy

Cincuenta años de los puentes del Odiel y del Tinto

  • La construcción de los dos viaductos marcan el desarrollo de la capital, no solo en lo industrial sino en facilitar la conexión entre toda la costa

El puente sifón en plena construcción, se puede observar las tuberías para el agua. El puente sifón en plena construcción, se puede observar las tuberías para el agua.

El puente sifón en plena construcción, se puede observar las tuberías para el agua. / Rodri Fotógrafos

La inauguración de los dos puentes en Huelva sobre el Odiel y el Tinto hace ahora cincuenta años viene a constituir un desahogo para la capital y, muy especialmente, para las industrias del Polo, ya que el del Odiel permitirá la conexión con la presa del Piedra de Cartaya que va a facilitar la llegada del agua que necesitan las fábricas a través del puente sifón Santa Eulalia, que ahora se pretende dar una función multimodal para uso también de paseantes y bicicletas que se une con el carril a La Bota.

El puente de la Punta del Sebo tiene también un gran importancia, pues facilitará la conexión del Muelle de Levante con las fábricas instaladas en la otra orilla, en la zona de Torre Arenilla, donde se cuenta con un nuevo atraque para el llamado muelle petrolero; hay también ampliaciones de las carreteras de La Rábida y San Juan.

Estos dos puentes darán a la ciudad posibilidades para la conexión con la costa, el del Odiel para toda la zona de Punta Umbría y El Rompido y acorta la conexión hacia Ayamonte.

Mientras que el de la Punta del Sebo abre una nueva vía hacia Mazagón, Matalascaña, Doñana y El Rocío. Llevará consigo esto último que las hermandades rocieras se dirijan por aquí hacia la aldea, dejando el camino de Niebla y El Condado. Un hecho histórico que ahora se recuerda.

Obras de pilotaje del Puente sobre el río Tinto. Obras de pilotaje del Puente sobre el río Tinto.

Obras de pilotaje del Puente sobre el río Tinto.

Los pilares frente a Colón

La fotografía marca el inicio de las obras del puente de la Punta del Sebo. Una conexión necesaria para el desarrollo industrial y de la propia capital, que se conecta más fácilmente con sus alrededores, pero que igualmente dejará un gran impacto visual en el entorno de la Punta del Sebo, donde desaparece el muelle transbordador de La Rábida y, en especial, el impacto sobre el Monumento a Colón, que verá reducida la amplitud del estuario en la confluencia de los dos ríos, Odiel y Tinto.

El puente sifón Santa Eulalia

La fotografía da una dimensión de la obra y lo que suponía de gran obra de ingeniería para nuestra provincia, pues no solo va a facilitar la traída de agua desde el Piedra, sino que ya será mucho más fácil llegar hasta las playas. Punta Umbría y El Portil se acercarán y facilitará su desarrollo. Ahora más atractivas como segunda residencia de verano al no tener que dar el gran rodeo por Cartaya para llegar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios