Huelva ayer y hoy

Del hotel a la Casa Colón en el inicio de la Alameda Sundheim

  • El empresario Guillermo Sundheim fue el gran visionario del despegue de la provincia y suyos fueron proyectos como el hotel Colón al amparo del IV Centenario

Comentarios 0

Este primer domingo de marzo nos lleva en el recorrido por la Alameda Sundheim hasta la Casa Colón, coincidiendo con una de las efemérides colombinas que todavía se celebran, como es el voto que la tripulación realizó invocando a la Virgen de la Cinta y que el propio almirante se encargó de cumplir.

Es el antiguo hotel Colón el mejor de su clase en la época en la que se construyó y que más tarde pasaría a propiedad de la Compañía inglesa de Rio Tinto al no ser viable para su impulsor, el alemán Guillermo Sundheim, tan vinculado a esta ciudad y provincia que le da nombre a la gran avenida de entrada a la ciudad, la antigua carretera de Sevilla que viene a culminar en este lugar donde se levantó.

En 1881 se puso en marcha la The Huelva Hotel Company Limited, inaugurado dos años después siguiendo el proyecto de José Pérez Santamaría.

Daba paso así a la zona privilegiada de ciudad jardín que se iría levantando en esta zona. Amador de los Ríos, que lo visita en 1891, nos adentra en el mismo en su libro Huelva: “Ocupa en conjunto el Hotel Colón un rectángulo de grande extensión, con más de dos hectáreas de terreno, convenientemente cercado y repartido en frondosísimo y deleitable parque, poblado de árboles y cuatro edificios principales, entre los que se hace hermoso jardín central a la inglesa, con muy elegante marmórea fuente de dos tazas en el medio”.No le gustaron los edificios y los califica de “híbridos y sin carácter”.

Sí se detiene “por su lujo y su grandeza” en el comedor, que califica como “agradable, pues tiene no menos de cuarenta metros de longitud por doce de anchura y ocho de alto, con doscientas luces de gas, rico mueblaje de roble viejo, procedente de la casa Bembé en Maguncia, sillería de junco de Hamburgo, y porcelana moderna de Sajonia”.

Sigue con otros detalles pero los vamos a dejar aquí, para el siguiente domingo deleitarnos en estos jardines que se conservan, aunque no corrió la misma suerte lo mejor del conjunto, el comedor, que fue eliminado para construir el Palacio de Congresos.

Tras los actos conmemorativos del IV Centenario del Descubrimiento de América el hotel no es rentable y se pone a la venta, siendo adquirido por la Rio Tinto Company Limited, que lo transforma en oficinas y residencia de directivos e invitados. Es cuando adquiere, a partir de 1896, la nueva denominación de Casa Colón, como lo conocemos en la actualidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios