Huelva

CSIF exige la mejora de las condiciones laborales de los celadores en Huelva

  • En la provincia desempeñan su labor más de 300 profesionales 

  • El estatuto que regula las funciones del colectivo tiene casi cincuenta años

Un grupo de celadores en una recogida de alimentos. Un grupo de celadores en una recogida de alimentos.

Un grupo de celadores en una recogida de alimentos.

El sindicato CSIF ha exigido un reconocimiento a la labor de los celadores, 344 profesionales en la sanidad pública en toda la provincia de Huelva, especialmente en el marco de la pandemia de la Covid-19, al mismo tiempo que ha demandado que se actualicen sus funciones, “reguladas por un estatuto que data de hace casi medio siglo y que ha quedado obsoleto”.

Así lo ha reivindicado el sector de Sanidad de CSIF con motivo del Día del Celador, que se celebra hoy jueves 5 de noviembre, y con motivo del cual ha pedido una vez más mejoras para este colectivo, “esencial en el sistema sanitario público y fundamental en la crisis sanitaria que atravesamos”.

La central sindical ha valorado la eliminación del colectivo de celadores del cuadro de personal de “bajo riesgo”, tal y como se ha venido defendiendo desde el principio de la pandemia del Covid-19, lo que hace que el colectivo pueda equipararse en riesgo al mismo nivel que otros profesionales de la salud.

Al haber sido considerados anteriormente colectivo de bajo riesgo, se dejó a la arbitrariedad de los centros el dotarlos o no de medidas de protección colectiva en puntos de atención directa a las personas usuarias. Por este motivo -recuerda CSIF- “se expuso a estos profesionales a posibles contagios estando, además, en primera línea de actuación”.

El sindicato recuerda que las funciones de los celadores vienen recogidas en el artículo 14 del Estatuto de Personal No Sanitario al servicio de las Instituciones Sanitarias de la Seguridad Social del año 1971 y destaca que “después de 50 años, estas funciones se encuentran obviamente desfasadas y obsoletas”.

Además, CSIF reivindica la reclasificación y revisión de competencias a través del Instituto Nacional de las Cualificaciones (Incual), dotando a los celadores de una competencia de Nivel 2, lo que llevaría a la creación de un módulo de Grado Medio de Formación Profesional, dentro de la familia profesional sanitaria.

Por otra parte, CSIF ha recordado la denuncia que ha realizado sobre la falta de actualización de las bolsas del SAS en la categoría de celador, ya que aún no está disponible el listado definitivo del corte 2019, por lo que hay muchos profesionales queno han podido acceder a trabajar en el sistema sanitario público o bien no han podido ver actualizados sus méritos.

El colectivo también demanda la mejora en la evaluación de puestos de trabajo según la Ley de Prevención de Riesgos Laborales (PRL), tanto por el incremento de las cargas, como por los riesgos de seguridad y biológicos, en una profesión con uno de las mayores tasas de lesiones músculo-esqueléticas. Asimismo, requiere una mayor atención a la categoría en los planes de formación de los centros con cursos específicos en PRL, movilización de cargas o atención al usuario.

Finalmente, CSIF pide “un mejor reparto de incentivos y complementos que reconozca la penosidad de la categoría”, así como “un salario digno y unos complementos menos discriminatorios, junto al acceso a la carrera profesional”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios