Huelva

El CEUS tendrá dos hangares, dos pistas y un edificio de control

  • El Ministerio de Transición Ecológica estudia las alegaciones para la aprobación definitiva de la nueva Declaración de Impacto Ambiental que deberá estar lista en los próximos días

Terrenos en los que irá ubicado el proyecto CEUS que deberá ser desbrozado para su implantación.

Terrenos en los que irá ubicado el proyecto CEUS que deberá ser desbrozado para su implantación. / Alberto Domínguez (Moguer)

El proyecto para instalar en la localidad de Moguer un centro de experimentación de vehículos no tripulados (CEUS) está más cerca de ser una realidad, una vez que el Ministerio de Transición Ecológica (Miteco) concluya de manera definitiva la tramitación de las alegaciones de la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) que deberá estar finalizada en los próximos días. Según la memoria estudiada por el Ejecutivo a la que ha tenido acceso Huelva Información, las instalaciones constarán con una pista de aterrizaje, una auxiliar, dos hangares que pueden funcionar también como laboratorios y un edificio de control, además de las infraestructuras propias para el control de accesos y habitabilidad de las instalaciones.

La DIA entró en el Miteco el pasado 27 de abril procedente del Instituto Nacional de Técnica Aerospacial (INTA) que fue el organismo que presentó la misma y el periodo de consultas comenzó el 13 de julio. Según adelantó Huelva Información, estas alegaciones están a punto de finalizar el plazo que se concede a las administraciones para su respuesta. Cuando éste concluya, está previsto que se activen los fondos del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), un organismo dependiente del Ministerio de Ciencia e Innovación que tiene una línea de subvenciones a las que concurrió el proyecto CEUS y que está pendiente del cierre de la tramitación administrativa.

Según la Memoria Descriptiva del proyecto a la que ha tenido acceso Huelva Información, las instalaciones, además de dos viales -una pista para las pruebas y una de rodaje- contarán con dos hangares o laboratorios para los vehículos no tripulados (UAS) a ubicar junto a la plataforma de estacionamiento y pruebas. El documento señala que “su misión es la de servir de soporte a la hora de realizar las necesarias labores de investigación, desarrollo, certificación y calificación asociadas a los modelos autónomos”. Ambos hangares tienen unas dimensiones similares, con geometría cuadrada y un espacio libre en su interior de 45 metros por 40 de profundidad, “de manera que permitan albergar, cada uno de ellos, al menos dos de esos UAS de gran envergadura; dispondrán de laboratorios, talleres, oficinas y servicios complementarios y estarán dotados de unas potentes grúas”.

Imagen del proyecto presentado en el Miteco donde se pueden observar el trazado de las dos pistas. Imagen del proyecto presentado en el Miteco donde se pueden observar el trazado de las dos pistas.

Imagen del proyecto presentado en el Miteco donde se pueden observar el trazado de las dos pistas.

Además, las instalaciones del CEUS contarán con un edificio de control dedicado a oficinas de gestión y desarrollo de servicios comunes según las necesidades que se estiman, “y que incluyen un espacio de desarrollo de software, salas de reuniones y salón de actos. Además, contarán con una sala de control y seguimiento de misiones” similar a la que se utiliza en los vuelos espaciales.

Junto a la plataforma y delante del edificio de control “se habilitará una plataforma de estacionamiento de las estaciones de control terrestre en las que se instalará un tótem con el que se obtendrán los suministros eléctricos, voz y datos”. Además, el centro contará con “un control de accesos mediante una caseta con personal de seguridad, una pequeña edificación de instalaciones donde se instalará el centro de transformación, la planta potabilizadora de agua, un depósito de agua y un grupo electrógeno” para mantener en todo momento el suministro eléctrico. En una zona alejada de las edificaciones se instalarán “dos depósitos de combustible de aviación y un depósito de gas para el calentamiento del agua”.

Para el cálculo de las necesidades del proyecto CEUS se parte de las necesarias para un vehículo no tripulado de unas dimensiones de 8 metros de ancho, 4,6 metros de largo, 1,8 metros de alto y un peso máximo de 5.000 kilos. Así, sigue diciendo el documento, “se obtiene un centro de desarrollo preparado para acoger las maniobras diarias de vehículos tácticos, así como otros estratégicos de mayor tamaño”. La longitud mínima según los datos que obran en poder del INTA basados en sus experiencias en las actuales instalaciones, determinan que la misma para este tipo de vehículos debe ser de dos kilómetros. Además, para permitir la maniobrabilidad de estos UAS así como de los vehículos terrestres necesarios para su operatividad, la anchura de la misma debe ser de unos 45 metros, con márgenes hasta llegar a los 60 metros que pueden permitir los errores de imprecisión de los vehículos autónomos utilizados con el suficiente margen de seguridad.

Imagen del espacio aéreo afectado por los despegues y aterrizajes de los vehículos no tripulados. Imagen del espacio aéreo afectado por los despegues y aterrizajes de los vehículos no tripulados.

Imagen del espacio aéreo afectado por los despegues y aterrizajes de los vehículos no tripulados.

Al igual que para el caso de los viales principales , se estudiará la posible “pigmentación que homogeneicen la coloración de los márgenes de la pista con el área circundante, con el objeto de mimetizarlas en la zona de ubicación con el medio ambiente que la rodea. Las franjas de seguridad establecidas en esas infraestructuras, se mantendrán con vegetación de matorral y monte bajo de las especies predominantes en la zona”. El vial compactado tendrá una longitud de 1.500 metros con un ancho de 60 metros una separación entre ambos de 105 metros que estarán conectados por medio de una calle de rodaje de 536 metros de longitud por 23 de anchura.

El INTA toma como referencia los actuales modelos Talarion desarrollado por Airbus, actualmente en desarrollo y futura usuaria de las instalaciones. La empresa europea es una de las más interesadas en la puesta en marcha del CEUS tal y como adelantó Huelva Información. Además también se considera aunque como “tráfico más ocasional” el Northrop Grumman RQ-4 Global Hawk es un vehículo aéreo no tripulado empleado por la Fuerza Aérea de los Estados Unidos como una aeronave de vigilancia aérea.

Los movimientos de tierra necesarios para poner en marcha estas instalaciones ascienden a 193.261 metros cúbicos, toda vez que se aprovecharían los desbroces necesarios para rellenar las irregularidades del mismo. En el vallado que rodearán dichas instalaciones se ha optado por un tipo permeable que “permitirá el paso de insectos, anfibios, reptiles y pequeños mamíferos” y tendrá una longitud aproximada de 6.000 metros que corresponden al perímetro de la zona y tendrá una altura de 180 centímetros con postes entre cuatro y seis metros de separación.

Por último, la memoria del proyecto reconoce que los terrenos en los que irá ubicado el CEUS son de titularidad del Ayuntamiento de Moguer y que “se considera como estado de partida para el presente proyecto constructivo que la zona se encuentre libre de masa forestal, debiéndose haber realizado para ello el talado de la vegetación arbórea presente en la zona”, que está compuesta por “las especies típicas leñosas mediterráneas en suelos de arenales, lentisco, aulaga o palmitos”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios