Huelva

Una tradición que se mantiene a flote

  • Entre 500 y 600 personas realizan al día este trayecto en barco entre Huelva y Punta Umbría

La tradicional Canoa a su llegada, ayer por la mañana, al Muelle de Pasajeros de Punta Umbría. La tradicional Canoa a su llegada, ayer por la mañana, al Muelle de Pasajeros de Punta Umbría.

La tradicional Canoa a su llegada, ayer por la mañana, al Muelle de Pasajeros de Punta Umbría. / JOSUÉ CORREA

Valentín Hernández, natural de Punta Umbría y patrón de La Canoa, se levanta cada mañana a las nueve en punto y junto a sus hijos y nietos, preparan la embarcación para empezar su ruta diaria desde el Muelle de Pasajeros de Punta Umbría hasta el Puerto de Huelva. Durante todo el verano, ininterrumpidamente la Canoa realiza diez trayectos entre la capital y la localidad, transportando hasta un total de 150 pasajeros en un viaje. Este viaje fue declarado en 2015 de Interés Turístico Nacional en Andalucía, una condecoración que llena de orgullo a Valentín: "Es un honor enorme para la empresa y para el pueblo, esperemos que se siga colaborando para que este viaje no se pierda en el tiempo y siga siendo una seña de identidad" señala.

En 2000, varios años después de que la empresa anterior se declarara en quiebra, la Canoa renació gracias al tesón de Francisco Palmás, Miguel Martín y José Pérez Rivera, quienes ya visualizaban el trayecto no como una máquina de hacer dinero, sino como una seña de identidad del pueblo que debe mantenerse en el tiempo. El actual patrón de la embarcación refuerza esta idea: "soy puntaumbrieño y no me gustaría que esto se perdiera, hago mi trabajo viendo como la gente disfruta, ya no es solo una línea de transporte, es también de ocio y entretenimiento".

El trayecto, que dura alrededor de 45 minutos, atraviesa paisajes tan bellos de Huelva como los asentamientos romanos de El Eucaliptal; las Marismas del Odiel, declaradas Reserva de la Biosfera por la Unesco en 1983 y como Paraje Natural de Interés Nacional por el Parlamento andaluz un año más tarde; la isla de Saltés y de Bacuta o la Marisma del Burro, entre otros. "Tenemos unas marismas preciosas, unas islas que son Reserva de la Biosfera, donde vienen una cantidad enorme de especies de aves a anidar en verano", explica Valentín.

En una jornada de trabajo pueden subir a la embarcación entre 500 y 600 personas; algunos repetidores, otros novatos en la experiencia. Pedro realiza el paseo todos los años y siempre que puede, lleva a alguien que no lo conozca para compartir este tesoro. Este año, su amiga Ana ha realizado por primera vez el viaje. "Es una delicia poder acercarse a la playa en la Canoa, tiene mucho encanto", afirma la pasajera. En la misma línea, Pedro señala que "La Canoa enseña algo de Huelva tan característico como su paisaje. Proporciona una visión cercana de la zona y se puede apreciar el contraste del paisaje industrial, a un lado, con el natural, a otro".

En el mismo trayecto viaja un grupo de once mujeres, todas amigas y de Palos de la Frontera, que también realizan el viaje por primera vez, tras muchos años oyendo acerca de esta embarcación. Una de ellas, Eva, señala que "el viaje es precioso, ofrece unas vistas maravillosas y únicas."

Tanto la embarcación como el recorrido son uno de los mayores tesoros conservados de nuestra provincia, que a pesar de la facilidad y rapidez de las carreteras atrae cada año a miles de turistas y coterráneos. Son de incalculable valor paisajístico las imágenes que ofrece la Canoa de los parajes naturales que se esconden entre Huelva y Punta Umbría. Una delicia al alcance de todos y que lucha por mostrar este paraíso a las generaciones venideras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios