clausura de la edición de su consolidación

La música antigua asalta el Castillo

  • El curso de construcción de instrumentos ha sido una novedad esta edición tras varios intentos y muchos años sin organizarse

Uno de los conciertos celebrados a lo largo de esta edición. Uno de los conciertos celebrados a lo largo de esta edición.

Uno de los conciertos celebrados a lo largo de esta edición. / javier moya

La XXV Muestra de Música Antigua Castillo de Aracena cierra la edición del 25 aniversario hoy domingo tras una exitosa edición en la que se mantiene la calidad de anteriores años a la que hay que añadir la mayor presencia tanto de vecinos, como de visitantes. La muestra de este año marca sin duda alguna un antes y un después en la historia de esta gran cita cultural del verano. Siempre se ha celebrado, pese a que ha habido años de casi cancelación, debido a la crisis económica y como le han ocurrido a otras importantes muestras, sufriendo la casi nula aportación económica de las administraciones y entidades privadas. Pese a todo el Ayuntamiento siempre ha aportó por el evento y ha continuado con su organización.

Este año, la muestra ha tenido una presencia destacada al inaugurarse la pasada semana con un concierto, con la iglesia del Castillo totalmente abarrotada de público y bajo un intenso calor, del joven aracenense Juan Martínez Espina al piano. La dirección sigue estando a cargo del aracenense José Luis Pastor Pío.

La actual edición ha incrementado el número de conciertos de las dos anteriores (cuatro en 2016 y 2017) con seis en total. Todos los conciertos han sido únicamente en la Iglesia Prioral del Castillo a las nueve de la noche, aunque como novedad ha habido dos en los últimos días en plena calle, justo detrás de la iglesia con la Torre Almohade de testigo. Una experiencia única y diferente, para repetir en futuras ediciones.

Otro aspecto positivo ha sido la recuperación, tras mucho tiempo desaparecido y con el intento fallido de 2017, del Curso de Construcción de instrumentos de música antigua con dos maestros de la madera y que ha contado con el máximo de inscritos (unas veinte personas). Precisamente en el interior del Castillo durante media hora antes de los conciertos se han podido ver, hoy última ocasión, dos exposiciones de instrumentos y otros elementos vinculados con la música antigua.

La Muestra se ha celebrado históricamente siempre en verano, en sus orígenes en julio, tras la Feria de Agosto y en estos tres últimos años antes de dicha celebración. El objetivo es congregar a un mayor número de personas, conseguido, y que la muestra tenga más protagonismo, ya que tras la feria de agosto cebollera hay una sensación de vacío y final de verano a falta de la romería de la Reina de los Ángeles del 8 de septiembre.

La muestra volvió a contar con los mejores profesionales de música antigua de todo el mundo. Una apuesta cultural y económica que asume el Ayuntamiento bajo la colaboración de la Diputación de Huelva, Junta de Andalucía y otras entidades.

La dirección musical ha sido por quinto año seguido del aracenense José Luis Pastor Pío tras la implicación encomiable en las primeras ediciones, casi dos décadas, de Anibal Soriano. Pío es actualmente director del conservatorio de Nerva, natural de Aracena y participante asiduo de la muestra de música antigua en la localidad serrana. En esta ocasión no ha participado, pero lo hará muy pronto en Argentina y está a la espera de sacar su segundo disco, una continuación del primero llamado The Evidence, el primero en el mundo grabado con instrumentos de música antigua de cuerda pulsada.

Los conciertos han mantenido un precio histórico de 5 euros, aunque tanto el inaugural como los dos realizados fuera del templo religioso han sido gratuitos. Esta noche a partir de las nueve el final de la muestra con Hopkinson Smith bajo laúd de ocho órdenes y la obra Mag Dog. El laúd isabelino.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios