Huelva

El Bloque Quirúrgico del Infanta hará 1.700 operaciones más al año

  • Esta semana entran en funcionamiento tres nuevos quirófanos que culminan la última fase de la renovación completa del área

  • El proyecto global supone 4 millones de euros

Responsables de la Junta visitan ayer uno de los nuevos quirófanos. Responsables de la Junta visitan ayer uno de los nuevos quirófanos.

Responsables de la Junta visitan ayer uno de los nuevos quirófanos. / alberto domínguez

El Hospital Infanta Elena ha finalizado las obras de la tercera y última fase del Proyecto de Renovación y Ampliación de todo su bloque quirúrgico, que ha supuesto en su conjunto la modernización de todos sus quirófanos, así como la habilitación de un nuevo hospital de día quirúrgico y un hospital de día médico. Estos, entre otros dispositivos, permitirán incrementar la actividad en 1.700 intervenciones anuales más, además de mejorar la calidad, la complejidad y la seguridad de las mismas.

Tres nuevos quirófanos, uno de ellos destinado a cirugía menor ambulatoria y otro a Traumatología, e incluidos dentro de esta tercera fase del proyecto, han iniciado su actividad esta misma semana junto con el hospital de día quirúrgico, que lo hará en los próximos días. Todo ello ha requerido de una inversión que ronda los 2,2 millones de euros en esta etapa y que, en su conjunto y para todo el proyecto global, han supuesto una partida de alrededor de 4 millones de euros.

Los nuevos quirófanos han supuesto la contratación de 17 nuevos profesionalesLa ampliación ha supuesto la construcción de un área anexa a la fachada

La inversión se ha traducido en un aumento de la superficie del área quirúrgica en más de 500 metros cuadrados, que ha permitido dotar al centro hospitalario de unas instalaciones y un equipamiento electromédico totalmente nuevos y con capacidad para el abordaje de intervenciones de mayor complejidad, además de incorporar elementos de bioseguridad, que garantizan una mejor atención, más cómoda y más segura para profesionales y pacientes.

Las nuevas instalaciones fueron visitadas ayer por el delegado del Gobierno de la Junta, Francisco José Romero, y el delegado territorial de Salud, Rafael López, acompañados del director gerente del Infanta Elena, Carlos Gutiérrez, y de los responsables médico y enfermero del bloque quirúrgico, quienes valoraron muy positivamente las aportaciones que para el sistema sanitario público onubense tiene un proyecto de este calado, que ha requerido de la contratación de 17 profesionales, destinados a mantener la actividad de los tres nuevos quirófanos que han iniciado su actividad esta misma semana.

Rafael López explicó que las nuevas contrataciones han sido necesarias porque algunos profesionales que fueron destinados en su momento al Vázquez Díaz han optado por quedarse allí, de manera que había plazas vacantes.

La inversión realizada en equipamiento ha permitido renovar en gran medida los equipos electrómedicos, con nuevas torres de anestesia, mesas quirúrgicas, torres de videocirugía, monitorización centralizada y un sistema informático integrado, que permite aumentar la seguridad y las prestaciones, además de incorporar también nuevas salas de información a pacientes y de espera, que posibilitan seguir avanzando en humanización y en comunicación, imprescindibles para una buena práctica clínica.

Una vez finalizado el proyecto, el centro hospitalario pasa a contar desde ahora con 8 quirófanos totalmente renovados, que incorporan nuevos sistemas de climatización y filtrado de aire de alta seguridad y la instalación de dispositivos de control de presión que permiten mejorar la bioseguridad ambiental, lo que supone un aumento de las garantías sanitarias. Además de los quirófanos, iniciará su actividad de forma inminente el nuevo hospital de día quirúrgico, que cuenta con una superficie de más de 250 metros cuadrados y servirá para concentrar y mejorar la actividad quirúrgica del Infanta Elena incluida dentro de la cirugía mayor ambulatoria.

Esta tercera fase de las obras ha incluido también la construcción de cuatro salas de pruebas funcionales, en las que se llevarán a cabo tanto las endoscopias respiratorias y digestivas como las pruebas funcionales cardíacas. Entre las actuaciones desarrolladas se han habilitado nuevos circuitos internos para favorecer una zona de transferencia de pacientes más segura y cómoda, así como varias zonas de estar para familiares y profesionales, una sala de informes y varios espacios destinados a la actividad administrativa y de servicios generales.

Esta última fase de la obra ha supuesto también la construcción de un nuevo hospital de día médico, pendiente de apertura, que cuenta con una superficie cercana a los 350 metros cuadrados y estará destinado a la realización de determinadas pruebas diagnósticas, así como a la administración de tratamientos médicos de mayor complejidad que requieren de seguimiento y supervisión hospitalaria.

No hay que olvidar que ya se encuentran en funcionamiento las instalaciones reformadas en las fases anteriores del proyecto, como fueron la construcción de un área anexa a la fachada del edificio principal para ampliar la superficie y la renovación de 5 de los quirófanos, así como la habilitación de diferentes áreas de apoyo, como la nueva sala de reanimación o despertar, mucho más amplia y eficiente, las zonas de antequirófanos para la preparación de los pacientes, la habilitación de zonas de espera y de trasferencia de pacientes, además de áreas de información a familiares, almacenes de material quirúrgico y otros espacios administrativos.

La ejecución de este proyecto de remodelación y ampliación de los quirófanos del Infanta Elena supone un paso decisivo dentro del proyecto de modernización del centro hospitalario, tras la renovación en años anteriores de sus infraestructuras más estratégicas, como la UCI y la Unidad de Urgencias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios