coronavirus huelva

Basta Ya advierte de que no hay plantilla suficiente para un rebrote

  • La asociación de médicos de Atención Primaria prevén un invierno complicado si a los nuevos casos de Covid-19 se les unen los estacionales de la gripe y otras enfermedades respiratorias

Realización de test serológicos en un centro de salud. Realización de test serológicos en un centro de salud.

Realización de test serológicos en un centro de salud. / H.I. (huelva)

“Con la plantilla actual no podremos contener la pandemia y asumir la cartera completa de servicios, y menos a.ún cuando llegue el invierno y una probable segunda ola que coincidirá con la habitual gripe y el resto de las infecciones respiratorias”. Así se expresa la Asociación Basta Ya, un colectivo que nació hace un par de años con el propósito de denunciar las deficiencias que aprecia en la Atención Primaria (AP).

Estos profesionales son conscientes del sobreesfuerzo que todo el personal sanitario ha realizado durante la pandemia y quiere que se tomen las medidas necesarias de cara a un posible rebrote. A todo ello hay que sumar la pretensión de la Consejería de Salud de que sea la Atención Primaria la que asuma la mayor parte del combate contra el coronavirus.

Basta Ya de este modo, denuncia una serie de aspectos que han de ser cubiertos si se quiere afrontar con éxito la próxima campaña. Entre ellos destaca la necesidad de contar con “plantillas bien dimensionadas y estables en los puntos de urgencias de AP y en los cupos de los centros de salud, estas con un máximo de 1.500 pacientes por médico de familia y 1.000 niños por pediatra” .Son conscientes que hasta la fecha, “el tiempo y la fuerza de trabajo para realizar todas esas actividades han salido hasta ahora de la supresión de la mayor parte de las actividades preventivas”, a lo que habría que sumar las carencias que han venido denunciando desde a constitución de esta asociación.

Aunque la Atención Primaria ha tenido un lugar destacado en la lucha contra el Covid-19, a partir de ahora se añaden otros cometidos. Entre ellos hay que destacar, aparte de la realización de las pruebas de diagnóstico, el importantísimo trabajo de “hacer una búsqueda activa de los casos, o se nos escaparán muchos y seguirá la transmisión del virus” a lo que habrá que sumar “hacer las declaraciones obligatorias de todos los casos confirmados y sospechosos, y las encuestas epidemiológicas”. Esto va a implicar “identificación,  seguimiento y aislamiento de todos los contactos estrechos hasta dos días antes del inicio de los síntomas.

Esto durante el confinamiento ha sido fácil: los convivientes casi en exclusiva”, pero en la “fase actual incluye contactos laborales, familiares, en medios de transporte y en espacios abiertos o cerrados de todo tipo, es decir, pueden ser muchos”. Y todo ello sin contar un aspecto trascendental que se ha dejado aparcado durante toda la primera fase del estado de alarma y que lógicamente, se tiene que ir recuperando por le bien de la sociedad “en breve, además, empezaremos a recuperar las actividades relegadas temporalmente y que conforman la parte más amplia de nuestra extensa cartera de servicios”.

Para afrontar todos estos desafíos con éxito, Basta Ya recuerda algunas de sus reivindicaciones que las consideran más necesarias que nunca. De este modo, entienden que es imprescindible “asegurar la contratación a largo plazo de los especialistas en medicina de familia, pediatría, enfermería de familia y enfermería pediátrica que acaban en mayo. Los necesitamos a todos para dar respuesta a las cargas de trabajo venideras”. Junto a una dotación de recursos y una adecuada reorganización del trabajo, sobre todo entiempos en los que parece que las consultas telefónicas han venido para quedarse, los facultativos que forman parte del colectivo Basta Ya entienden que para afrontar en concreto la pandemia, son muy necesarios unos “servicios de Salud pública y epidemiología bien dimensionados y a cargo de epidemiólogos, con comunicación de fácil acceso, ágil y bidireccional con atención primaria. Otra asignatura pendiente de la Sanidad Pública, junto a la Atención Primaria”.

Del mismo modo, estos médicos de Atención Primaria entienden que su vínculo con la atención hospitalaria va a seguir como de costumbre o incluso se va a intensificar. Esa es la razón por la que ven necesaria la “coordinación eficaz entre todo el sistema sanitario y protocolos de actuación conjunta diseñados en igualdad entre AP y hospitalaria. Es necesario que cada nivel asistencial, tanto en primaria como en hospitalaria, asuman sus prescripciones, citas de consulta anuladas o pérdidas por los pacientes durante el confinamiento”

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios