Huelva

Baja el porcentaje de cesáreas realizadas y la epidural llega al 90% de los partos

  • El nivel de intervenciones es muy elevado respecto a lo establecido por la OMS

Una gestante es supervisada en Obstetricia del Juan Ramón Jiménez. Una gestante es supervisada en Obstetricia del Juan Ramón Jiménez.

Una gestante es supervisada en Obstetricia del Juan Ramón Jiménez. / h. información

El Boletín Informativo de Actividad Asistencial no deja de lado un aspecto tan importante como es el de Obstetricia y Ginecología y, en especial, lo relacionada con los partos. En el pasado 2017 se registró un descenso en el número de cesáreas practicadas, que ha bajado, del 25,55% del total de partos que se atendieron en 2016, al 23,78%, es decir, una bajada del 6,94%. Una noticia menos grata es la del descenso de partos, que fue del 3,32. La cifra total en 2017 fue de 3.416, lo que supone 3,32% menos que en 2016. En el Juan Ramón Jiménez -el Infanta ya no cuenta con este servicio- se atendieron una media de 9,36 partos. El descenso en las cesáreas es un dato positivo que se encuentra a la espera de la evolución que registre los próximos años, ya que hay que tener presente que ese porcentaje sigue siendo alto.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que no se debe pasar del 15%. El Juan Ramón tiene propuesto un objetivo del 20%. Lo que sí se encuentra plenamente consolidada es la anestesia epidural que mantiene los mismos niveles que en 2016 y que se aplica a cerca del 90% de las parturientas. Hay que tener en cuenta que sólo dos años antes, esa anestesia solo era aplicada a la mitad.

A diferencia de lo que sucede con las cesáreas, la analgesia epidural sí es una opción que se ofrece a la parturienta, aunque no siempre es posible aplicársela. Ese es el caso de aquellos partos que llegan al hospital muy avanzados. Una de las ventajas que ofrece la epidural es que ha quitado de la cabeza de las futuras madres, el miedo al dolor. Otra cosa es que la mujer presente contraindicaciones para su aplicación, lo que hará desterrar la anestesia como opción factible. Respecto a las cesáreas, varias son las razones que se encuentran detrás de una práctica tan extendida y en lo que Huelva no se encuentra sola y sí que le acompaña el resto del país.

Fuentes profesionales de Obstetricia en Huelva indicaron que hay varias razones que se encuentran detrás de ese elevado nivel. Entre ellas se encuentra lo que entiende como medicina defensiva que se autoaplican muchos obstetras ante el riesgo de complicaciones a la hora de atender un parto. El miedo a futuras denuncias invita a muchos profesionales a recurrir a las cesáreas.

Pero esa no es la única razón. Hay que tener en cuenta que la edad media de las madres no deja de crecer y rebasa los 30 años en el caso de las primerizas.

Asimismo, se percibe mayor incremento de peso en las mujeres durante la etapa gestante así como más casos de partos gemerales -una consecuencia de las fecundaciones in vitro- en los que sucede con alguna frecuencia, que uno de los dos fetos no se encuentre en posición cefálica a la hora del parto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios