Huelva

El Ayuntamiento retira las columnas de acero de la Plaza de Las Monjas

  • Con esta maniobra se despeja el espacio para ubicar el monumento a Colón, que se inaugurará el jueves que viene · El Consistorio estudia eliminar también la fuente, pese a que fue instalada hace menos de cuatro años

Comentarios 52

Cuando todavía restan más de dos meses para que se cumplan cuatro años del estreno de la nueva imagen de la Plaza de Las Monjas -reinaugurada el 24 de marzo de 2007-, las dos columnas de acero inoxidable de doce metros de altura que flanquean la entrada el céntrico espacio desde el bulevar de Martín Alonso Pinzón han sido retiradas por el Ayuntamiento de Huelva.

El propósito es claro: hay que despejar la zona de elementos discordantes con el monumento al almirante Cristóbal Colón, de corte clásico y que será inaugurado el próximo jueves, según ha podido saber este diario.

Por este motivo, desde las 08:00 de ayer y durante más de dos horas y media, los operarios procedieron a desmontar los dos postes de acero y fibra óptica, una maniobra con la que el Consistorio capitalino mata a dos pájaros de un tiro. Y es que, como reconoció a este rotativo el concejal de Infraestructura, Felipe Arias, "las columnas han sido objeto de muchas críticas desde que se instalaron" en este espacio en marzo de 2007.

Las dos pilastras descansan ahora en los almacenes municipales de la antigua lonja onubense, donde han sido embaladas con cuidado para su posterior recolocación en otra zona de la capital que todavía no se ha determinado. No obstante, los arquitectos y técnicos municipales ya han realizado varias propuestas que están siendo estudiadas con detenimiento. Arias adelantó ayer a Huelva Información que "el vanguardismo y las características de las columnas" -que ofrecen una iluminación de 400 vatios de potencia capaz de ir cambiando de color- "nos hace pensar en algún lugar de entrada a la ciudad que tenga características similares", de modo que no desentonen con el entorno.

La sugerencia de más peso es la que apunta a que las columnas sean colocadas en el barrio de Pescadería, el más moderno de la ciudad, concretamente al final de la avenida de la Ría, justo enfrente del Muelle de Riotinto. Sin embargo, las condiciones técnicas para ello no son las más favorables, teniendo en cuenta que necesitan una cimentación de cinco metros de profundidad "y el subsuelo (blando y marismeño) de la zona no es el más adecuado".

Arias apuntó a la avenida de Andalucía y al cabezo de La Joya como posibles candidatas "por su estética", pero dejó claro que todavía no hay nada decidido al respecto y que el Ayuntamiento desea pulsar la opinión de los vecinos antes de seleccionar el emplazamiento definitivo.

Volviendo a la Plaza de Las Monjas, la Concejalía de Medio Ambiente ha solicitado al propietario de la heladería que está junto al lugar en que se levantará el monumento a Colón -obra del escultor rocianero Elías Rodríguez Picón- que recoloque las sillas del velador para que no resulten un estorbo.

Sólo tres años y diez meses después de la última remodelación de la Plaza de Las Monjas, obra que tuvo un coste de 1.468.570 euros, el Consistorio capitalino estudia también eliminar la fuente, al considerar que "no casa" con la estatua de Cristóbal Colón, tal y como confirmaron fuentes municipales a este periódico. Una idea a la que ha echado el freno -de momento- debido al elevado coste que supondría para las maltrechas arcas municipales. La fuente antigua, la anterior a la existente, "acabó en la escombrera".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios