Economía

Alianza empresarial onubense para impulsar las inversiones pendientes en la provincia

  • Caja Rural del Sur lidera el grupo y da el primer paso con 4 millones de euros para empezar el CEUS

  • Las seis empresas de primer nivel apuestan por la colaboración público-privada en Huelva

Puesta en escena de la iniciativa empresarial ante los medios en la sala de juntas de la sede central de la Caja Rural del Sur en Huelva. Puesta en escena de la iniciativa empresarial ante los medios en la sala de juntas de la sede central de la Caja Rural del Sur en Huelva.

Puesta en escena de la iniciativa empresarial ante los medios en la sala de juntas de la sede central de la Caja Rural del Sur en Huelva. / Josué Correa

Después de nueve años de tramitación, y con la cuenta atrás de una Declaración de Impacto Ambiental que caduca la semana que viene, Gobierno central y Junta de Andalucía han renunciado a la ejecución de las obras del proyecto CEUS, de lo único que dependía ya su puesta en marcha. Es el enésimo capítulo de las inversiones públicas prometidas durante años y que no llegan a la provincia de Huelva. Y ha terminado por ser “la gota que ha colmado el vaso” en la paciencia de los empresarios. Seis de ellos, representantes de importantes empresas onubenses, se han unido para tratar de sacar a Huelva del “inmovilismo” y dan el paso al frente en un “compromiso público de impulsar algunos proyectos relevantes”.

La Caja Rural del Sur se pone al frente de la iniciativa y, de hecho, precisamente con el CEUS, da el primer paso que supone la movilización de 4 millones de euros para el inicio de las obras del centro de aviones no tripulados.

“Nuestra intención no es otra”, dijo el presidente de la entidad, “que, si fuera necesario, suplir el impulso inicial de arranque de estas obras e inversiones”.

José Luis García-Palacios compareció ayer en la sede de la Caja acompañado por los responsables de Lyncis Investment, Alfredo González; de Autogotransa, Ricardo Hueso; de Klipervip, Daniel Toscano; y de TR Construya, Juan Acosta, y entre los que debía estar también Carlos Ortiz, por Atlantic Copper, que no pudo acudir a la cita. Todos ellos suscriben un comunicado leído en rueda de prensa mediante el que dejan claro que asumen “la responsabilidad de apostar y luchar por nuestras próximas generaciones”.

“Hemos tomado una actitud proactiva y acordamos poner a disposición aquellos recursos económicos precisos para el arranque de proyectos y capacidades que deban redundar de forma positiva y generalizada en todos los onubenses”, explicó García-Palacios. “Entendemos que no nos merecemos ni podemos ser meros espectadores en el momento de construir o diseñar nuestro futuro”.

Las aportaciones económicas de las empresas serán de carácter participativo

En el planteamiento propuesto hay una fuerte apuesta por un modelo de colaboración público-privada que proporcione garantías y celeridad a los proyectos que están encima de la mesa, considerados “indispensables para seguir garantizando la viabilidad como provincia y un futuro mejor para nuestra sociedad”.

“Estamos convencidos de que la relación público-privada entre administraciones y empresas es fundamental para llevar a cabo proyectos que sean viables, rentables y vitales para todos”.

Los 4 millones que Caja Rural del Sur pone para el CEUS, ha indicado García-Palacios, pretenden generar “cierta inercia para que la disculpa de la falta de fondos económicos no sea excusa para que no se materialice el proyecto”.

Eso sí, destaca que el objetivo principal es que se ejecute: “No nos mueven las prisas sino los objetivos”. Y si no es posible evitar que caduque la DIA en unos días, trabajarán por conseguir de nuevo el documento. “Y si por lo que fuera no siguiera el CEUS, dedicarlo a otros proyectos esenciales que hay en la provincia”.

José Luis García-Palacios, durante su intervención de ayer. José Luis García-Palacios, durante su intervención de ayer.

José Luis García-Palacios, durante su intervención de ayer. / Josué Correa

Esa financiación aportada por la entidad y el resto de empresarios, aclaró, tendrá “carácter participativo”. “No se nos tiene que asegurar ninguna rentabilidad. Ya veremos si en el futuro esos préstamos participativos se convierten en capital o se empiezan a devolver mediante acuerdos entre las partes”. Para empezar, subraya, “lo que hay es una disposición de unos fondos que son efectivos y físicos”.

“Debemos tener presente que lo que hagamos hoy, o lo que dejemos de hacer, tendrá su fruto, para bien o para mal, en el futuro. Y eso se llama responsabilidad para con nosotros mismos”.

Lo decía el propietario de Autogotransa, Ricardo Hueso, asumió, la voz de la veteranía en el grupo: “Cuando hay iniciativas y proyectos que se hacen, redundan en beneficio de la sociedad. Y para eso hay que tener altura de miras, no se puede mirar a los resultados de pasado mañana. Hay que ser mucho más generosos y pensar en las futuras generaciones, pensar en nuestros hijos y nietos, en la gente que vendrá después”.

Todos suman

Alfredo González, en representación de Lyncis Investments, advirtió que “aquí no estamos para exigir responsabilidades ni para culpar a nadie, estamos para apoyar, para sumar con ellos”. “Todos somos culpables de que sigamos así y esto es un ¡basta ya!. Hay que hacer algo y poner soluciones entre todos”.

Por eso esta iniciativa pretende tener reflejo en el resto del empresariado. “Es necesario que nos impliquemos y que pongamos toda nuestra capacidad empresarial”, añadió Ricardo Hueso.

Lo tienen claro: “No podemos esperar más”. “La sociedad civil de Huelva debe tomar una posición de liderazgo para empezar a ser partícipes en el diseño de su futuro y encontrar soluciones ante los problemas, muy acuciantes, que nos vamos a encontrar en breve si seguimos en esta dinámica de no invertir nada”, explicaba José Luis García-Palacios.

Por el momento, ese anuncio realizado ayer en la sede central de la Caja Rural del Sur es el inicio de la acción, de este paso adelante “que es el primero de otros muchos que seguirán”. Primero están en “diseñar una estructura jurídica”, quizá “una asociación sin ánimo de lucro”, y contar con las instituciones empresariales como interlocutores. Se actuará, prometen, “con la mayor mesura, compromiso y transparencia posible”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios