Huelva

Alerta ante el consumo de cannabis como origen de trastornos mentales

  • Feafes organiza un seminario sobre la patología dual que combina los estupefacientes con la aparición de problemas psicóticos

El seminario de Feafes se celebró en la sede de la Fundación Cajasol. El seminario de Feafes se celebró en la sede de la Fundación Cajasol.

El seminario de Feafes se celebró en la sede de la Fundación Cajasol. / reportaje gráfico: alberto domínguez

Actualmente se asiste a una apología, sobre todo en las redes sociales, de los supuestos beneficios del consumo del cannabis. Lo que no se dice es que es uno de los causantes de la aparición de fenómenos psicóticos incluso desde la adolescencia, de manera que es "una temeridad trivializar sobre el uso del cannabis, ya que éste puede provocar cambios cerebrales permanentes, en la adolescencia principalmente, que no son reversibles".

Así lo señaló la psiquiatra de la Unidad de Salud Mental Comunitaria (USMC) en Huelva, María Rodríguez Domínguez, quien ha participado en el seminario Patología dual y trastorno mental. Una realidad poco conocida, organizado por la Asociación de Familiares de Personas con Enfermedad Mental (Feafes).

Los pacientes son atendidos desde dos perspectivas poco coordinadas

Nos encontramos ante un fenómeno, como es la patología dual, que va en aumento. La facultativa, respecto al consumo de sustancias, insistió en el hecho de que "es terrible que se venda como drogas blandas aquello que tiene un perjuicio tan grande demostrado".

Pese a esa evolución creciente, la patología dual sigue siendo un fenómeno bastante desconocido en el que se ponen en juego el trastorno mental y el consumo de sustancias: "Se trata de una adicción del cerebro que está íntimamente relacionada con algunos trastornos mentales".

Por lo tanto nos encontramos ante una persona que tiene una adicción y al mismo tiempo padece un trastorno mental. Ante la pregunta de qué fue lo primero que surge en la persona, María Rodríguez explicó que "hay algunos que opinan que el consumo de sustancias es un síntoma secundario de los trastornos, mientras que otras opiniones apuntan a que es la sustancia la que los origina. Lo que sí sabemos es que utilizamos el modelo de vulnerabilidad, en el que se incluyen aquellos sujetos que tienen una serie de factores genéticos, neurobiológicos y ambientales por los que tienen más riesgo de padecer un trastorno mental a raíz del consumo".

El consumo suele iniciarse antes de la declaración del trastorno, ya que el trastorno psicótico se inicia en general entre los 15 y los 30 años entre los varones y algo después en el caso de las mujeres. "También sabemos que con cinco consumos de cannabis se puede desarrollar un trastorno psicótico, por lo que es habitual que el consumo preceda al trastorno".

La psiquiatra lamentó el incremento de este tipo de enfermedad porque "no desciende el uso del cannabis ni de la cocaína".

De este modo nos encontramos no solo ante un problema de salud. A nadie se le escapa que presenta significativas connotaciones asistenciales y sociales. Sobre este aspecto la psiquiatra, que desempeña su actividad en las consultas de la Plaza Houston, indicó que entran en juego dos dispositivos: las unidades de Salud Mental y el Centro Provincial de Drogodependencias (CPD), perteneciente a la Diputación. Para abordar la patología dual "hacen falta más recursos, pues son pacientes que presentan particularidades tanto en el tratamiento clínico como en los fármacos, ya que algunos interaccionan porque unos van encaminados al trastorno y otros a la adicción. La realidad es que a un mismo paciente la tratan dos médicos distintos y no comunicados entre sí".

La vicepresidenta de Feafes-Huelva, María Domínguez, indicó que esta asociación no tiene recursos para abordar a estos pacientes, "aunque empatizamos con ellos porque aunque se trata de otro tipo de enfermedad, tiene mucho que ver con los perfiles de los trastornos mentales".

Desde la Fundación Andaluza para la Integración Social del Enfermo Mental (Faisem), su responsable en Huelva, Naiara Nieto, insistió en el hecho de que ante la realidad de la patología dual "intentamos poner en marcha protocolos de coordinación, pues el problema es que se aborda solo desde uno de los lados implicados en esta enfermedad". Añadió que sigue habiendo poca formación para abordar este asunto y ante el hecho de que el consumo de tóxicos es una realidad entre la población juvenil, "debemos hacer una labor de prevención para que sea consciente de que ese consumo puede desencadenar tratornos mentales que bien pueden ser transitorios, o bien pueden cronificarse".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios