Actividades de la Asociación Española contra el Cáncer de Huelva Una labor esencial para que otros vivan con ilusión cada día

  • La Asociación Española contra el Cáncer trabaja en Huelva desde hace más de cuatro décadas apoyando a pacientes y familiares

  • Unos 280 voluntarios forman parte de la estructura solidaria

Taller de yoga en la Asociación Española contra el Cáncer de Huelva. Taller de yoga en la Asociación Española contra el Cáncer de Huelva.

Taller de yoga en la Asociación Española contra el Cáncer de Huelva. / Nedd Chairi

En el interior de la sede onubense de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC) no habita el miedo. Allí, en la calle Isaac Peral, el término no es un tema tabú porque se le mira de frente y con optimismo. Una cartera de trabajo, esfuerzo, sacrificio y servicios avalan una amplio abanico de recursos para mirar el futuro con unos ojos cargados de energía y ganas de vivir la vida. “El cáncer antes era una enfermedad incurable y hoy en día se han hecho unos avances tan importantes en medicina” que han provocado que un porcentaje “muy elevado” de cánceres se curen. También, “los tratamientos están cambiando” y algunos no tienen un denominador común agresivo. “Es una batalla que se va a ganar”, afirma la presidenta del Consejo Provincial de Huelva de la AECC, Gloria Puy.

Nadie duda de que la Asociación está en la primera línea de trabajo en su ámbito, aunque muchos desconocen toda la labor que hay detrás y, muchas veces, está en la sombra del apoyo de onubenses ya sea en un modo voluntario o de manera económica. Este es uno de los objetivos que la AECC en Huelva quiere poner en valor. Asimismo, visualizar la Asociación: situarla y los recursos que ofrece a la ciudadanía. Y es que todos sus servicios son gratuitos. A nivel nacional la AECC cumple este curso 66 años y la labor onubense alcanza ya más de cuatro décadas. El trabajo provincial se basaba en el diagnóstico precoz hasta que en 2010 esta tarea pasó a manos de la sanidad y no continuó en entidades privadas. Este fue un punto de inflexión para la sede onubense por lo que cambió sus objetivos de actuación.

Una de las funciones principales de la AECC es el acompañamiento y apoyo tanto a los enfermos como a las familias. Esta labor se ejecuta por medio de los voluntarios de hospital, los domiciliarios y por los psicólogos que se encuentran en plantilla –uno de ellos trabaja directamente en el Hospital Juan Ramón Jiménez–. Este apoyo por parte de la Asociación también es económico. Muy humilde pero necesario para muchas personas. Una ayuda que se traduce en el coste de desplazamientos a centros médicos para la realización de pruebas o incluso una asistencia económica para familias que lo necesitan, ya que padecer la enfermedad genera unos gastos extras así como la reducción de los ingresos causados por bajas laborales.

Trasladar a la ciudadanía la prevención ante la enfermedad es fundamental para la AECC. Así, dos personas recorren colegios, asociaciones, y municipios durante el año para dar charlas acerca de cómo seguir unos hábitos saludables y una alimentación equilibrada. “Se ha llegado a la conclusión que un porcentaje muy importante de enfermedades se podría prevenir siguiendo una forma de vida adecuada”, explica Puy. En el marco de la prevención, la Asociación llegó hasta 12.000 personas durante el año pasado.

Sin duda alguna, uno de los mayores esfuerzos que hace la Asociación es en el ámbito de la investigación. El aporte económico que realiza “cobra más importancia” con el paso de los años. Tanto es así que la presidenta onubense remarca que en la actualidad hay hasta 56 millones de euros “comprometidos en investigación desde el año 2011”. Una ayudas que se canalizan a través de la Fundación Científica y que posteriormente se reparten en proyectos de distintas envergaduras. Huelva ha aportado este año cerca de 60.000 euros. Un montante que se ha alcanzado gracias a las cuotas de 1.800 socios que hay en la provincia, así como de ayudas y donaciones por parte de instituciones. La recaudación no queda ahí ya que hay que sumar todas aquellas actividades que las distintas juntas locales realizan durante el año a beneficios de la AECC: carreras, rifas, cenas..., además del día que la Asociación sale a la calle con huchas para recabar fondos solidarios y que este año será el 31 de mayo.

Celebración de la marcha contra el cáncer en Huelva. Celebración de la marcha contra el cáncer en Huelva.

Celebración de la marcha contra el cáncer en Huelva. / Alberto Domínguez

Esta “labor callada y muchas veces desconocida”, como explica Puy, es gracias a los socios, y el voluntariado que “aporta trabajo y esfuerzo. Dedican su tiempo”. La cifra de voluntarios alcanza las 280 personas en la provincia, y desde la Asociación avisan que cualquiera no puede serlo de la noche a la mañana. Y es que tienen que pasar una formación “porque se van a encontrar realidades a las que tienen que responder”. Por ejemplo, por turnos, todas la mañanas en el Hospital JuanRamón Jiménez dan un desayuno en la habitaciones y ofrecen apoyo emocional a quien lo necesite, entre otras cuestiones. También un psicólogo trabaja en el propio centro médico. El voluntario también ejerce su función de apoyo a domicilio en el marco de la compañía. Además está el voluntario testimonal que “son personas que han pasado por la enfermedad y proporcionan información útil al paciente que acaban de pronosticar”, cuentan .

El día a día en la Asociación hace que a los pacientes se les ensanche el corazón gracias al apoyo, la compañía, la información que reciben y también por los talleres que se imparten entre sus paredes. Tres días a la semana Alfonso Aramburu ofrece clases de pintura a pacientes y familiares con el objetivo de que “expresen sus emociones” a través de la imaginación de los colores. La desconexión, conocer gente y hablar de otros temas son fundamentales para crecer en el transcurso de la enfermedad. La yoga terapeútica, la escritura creativa –que comienza ahora–, el maquillaje y la colocación del pañuelo, son otras de las actividades que se desarrollan por medio de la Asociación.

La repleta cartera de recursos y servicios de la AECC se amplía con la posesión de pisos y residencias gratuitas en diferentes puntos del país para que pueden ser utilizadas por los pacientes “que tienen sus hospital de referencia en otra provincia”. Asimismo, un servicio de atención telefónica 24 horas en el 900 100 036, permite a los pacientes tener el mejor apoyo humano.

Luchadora, paciente y profesora

“Cada día que te levantas es un día nuevo y hay que disfrutarlo y vivirlo”. Esta es la filosofía de Rosa Sánchez, que por circunstancias de la vida es paciente de cáncer de mama desde hace diez años. Y no solo eso sino que ha pasado dos veces por la misma enfermedad. “A los cinco años, a punto de darme el alta, noté otro bultito”. Y ahora espera y tiene las esperanzas puestas que el próximo mes de junio pueda decir adiós a una enfermedad contra la que lucha desde hace una década. Rosa forma parte –desde antes de que le diagnosticaran la enfermedad– de una asociación en Calañas que tiene como objetivo recaudar fondos para la Asociación Española contra el Cáncer.

Así, lo que ha dado y ayudado a otras tantas personas en el municipio onubense, ahora lo recibe ella en Huelva gracias a la AECC, donde “me ofrecen muchísimo tanto a nivel personal, psicológicamente y clínicamente”. No todo queda ahí, ya que Rosa es profesora del taller de maquillaje en la propia asociación, gracias también a una experiencia de 26 años trabajando como consejera de belleza en el Corte Inglés. “Aquí vengo como profesora de maquillaje con muchas satisfacción y necesidad de ayudar a los demás, y agradecerles a ellos toda la ayuda que recibí”. Además, para las alumnas es una “doble ayuda” que sea Rosa la profesora ya que “se ven reflejadas”.

Rosa Sánchez. Rosa Sánchez.

Rosa Sánchez. / Nedd Chairi

En esta línea, en este taller se trabaja para que las mujeres “se vean guapas cada día”, además de aprender claves y trucos para hacer frente a la caída de cejas y la palidez en el rostro. Hace diez años que Rosa recibe un apoyo “tremendo” por parte de su familia y amigos. El primer día que se enteró de que padecía cáncer “reuní a la familia y le dije que esto es lo que había y que ahora nos teníamos que ayudar todos”. Rosa también recibe ayuda del servicio psicológico de la Asociación, donde expresa sentimientos que con su familia se guarda para que “no sufran”. Y en el psicólogo “sacas tu artillería y el fuego que tienes dentro y sales con flores y agradeciendo”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios