Huelva

Acaip evidencia el colapso de la Enfermería de la cárcel desde el envenenamiento

  • El sindicato de prisiones se reunirá con la Junta y los partidos políticos para buscar soluciones

Manifestación de los sindicatos de prisiones en Huelva. Manifestación de los sindicatos de prisiones en Huelva.

Manifestación de los sindicatos de prisiones en Huelva. / Josué Correa (Huelva)

El envenenamiento de seis enfermeros en el centro penitenciario de Huelva el pasado 15 de noviembre ha provocado en el penal una "falta de personal alarmante" que se suma a la sobrecarga de trabajo de los que han cubierto las bajas de los intoxicados, presuntamente, por otra compañera de este área de la penitenciaría. Así lo pone de relieve el sindicato Acaip, que expone que actualmente solo hay en plantilla en activo "tres auxiliares de clínica, cuatro enfermeros y tres médicos para una población de 1.200 presos".

El sindicato penitenciario señala que "nos parece totalmente insuficiente para velar por la salud de los internos", enfatizando que la plantilla de personal sanitario "se ha reducido a más de la mitad a pesar de las incorporaciones producidas". Acaip recuerda que más del 30% de los internos está sometido a tratamientos con medicación psicotrópica, mientras que el 15% sigue programas de deshabituación con metadona.

"El colapso es tal que se han tenido que suspender la realización de consultas médicas a la población reclusa ante la falta de personal", reitera. A día de hoy solo se "atienden urgencias", por lo que Acaip estima que Instituciones Penitenciarias no está garantizando "el derecho a la atención sanitaria y especializada que necesita una población reclusa donde un número importante padece enfermedades crónicas o psiquiátricas que necesitan un seguimiento sanitario continuo". Ante esta situación, "numerosos internos han cursado denuncias a la juez de Vigilancia Penitenciaria de Huelva".

Esta falta de personal sanitario ha agudizado un problema "histórico", el del reparto de medicación psicotrópica entre la población reclusa, "aumentando los intervalos del reparto de esta medicación con el consiguiente peligro" para los presos, que tienen que autoadministrársela. El sindicato evidencia que "están aumentando los casos por sobredosis".

Esta falta de personal también ha provocado modificaciones en las normas regimentales que han convertido el módulo de Enfermería en el epicentro de la cárcel, por donde "pasan más de 200 internos todos los días poniendo en grave peligro la seguridad del centro y de los trabajadores".

Ante la escasa reacción de Instituciones Penitenciarias, Acaip ha solicitado reuniones con el nuevo consejero de Salud y con distintos partidos políticos " para intentar encontrar soluciones a este problema que la administración es incapaz de resolver".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios