Festival de Huelva

Perfil de Francisco J. Lombardi, Premio Ciudad de Huelva del Festival de Cine Iberoamericano de Huelva

  • El director ya ha participado en el Festival de Cine con obras cintas como 'Muerte de un magnate', 'Maruja en el infierno' y 'La ciudad y los perros '

Perfil de Francisco J. Lombardi, Premio Ciudad de Huelva. Perfil de Francisco J. Lombardi, Premio Ciudad de Huelva.

Perfil de Francisco J. Lombardi, Premio Ciudad de Huelva. / M.G. (Huelva)

El director, productor y guionista peruano Francisco Lombardi se alza como uno de los grandes estandartes del cine iberoamericano al concentrar más de 20 títulos proyectados, desde que en 1977 rodase su primera película, Muerte al amanecer.

Previamente a embarcarse en la aventura del cine, realizó sus estudios primarios y secundarios en Tacna y Lima, respectivamente. Su primer contacto con la cinematografía fue a raíz de la revista escolar Cine Estudio, que le permitiría conocer al grupo editor de la publicación Hablemos de Cine. Seguidamente, se trasladó a Argentina, sin poder terminar sus estudios de cine por la intervención del gobierno militar de Onganía, circunstancia que le llevó a completar su educación en la Universidad de Lima.

Lombardi ya es un viejo conocido del Festival de Cine de Huelva, al haber contado con cintas que han participado en él. Entre ellas se encuentran Muerte de un magnate (1980) y Maruja en el infierno (1983), Mención Especial del Jurado de la muestra. Nuevamente, en 1985 volvería a visitar el Festival de Huelva con La ciudad y los perros (1985), basada en la novela homónima de su compatriota Mario Vargas Llosa. Precisamente, es un director que ha realizado muchas adaptaciones, entre las que figuran Sin compasión (1994), basada en una obra de Fyodor Dostoyevsky; No se lo digas a nadie (1998), de Jaime Bayly; Pantaleón y las visitadoras (1999), también de Vargas Llosa; y Tinta roja (2000), basada en la novela del escritor chileno Alberto Fuguet.

El Premio Ciudad de Huelva se suma a una veintena de premios y nominaciones que lo destacan como uno de los grandes exponentes cinematográficos en Latinoamérica. En este sentido, su primera película ya ostentó un distinguido reconocimiento con la Mención Especial del Jurado del Festival Internacional de Cine de Locarno. Además, ha sido en España donde ha logrado algunos de los galardones más importantes, entre los que se encuentran la Concha de Plata al Mejor Director en el Festival de San Sebastián (1985) por La ciudad y los perros, el Premio Especial del Jurado en este último (1988) por La boca del lobo, el Goya a la Mejor Película Extranjera de Habla Hispana (1990) por Caídos del cielo, la Concha de Plata al Mejor Director en San Sebastián (1996) por Bajo la piel o el Golden Sun a la Mejor Película en el Festival de Biarritz (2003) por Ojos que no ven.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios