El Rocío

Huelva y Emigrantes se unen en el Rocío de Luz

  • La concha peregrina acoge en su capilla a los rocieros de las dos hermandades

  • El obipo de Huelva preside hoy la misa de acción de gracias

Los dos simpecados de Emigrantes y Huelva presiden el altar de la capilla. Los dos simpecados de Emigrantes y Huelva presiden el altar de la capilla.

Los dos simpecados de Emigrantes y Huelva presiden el altar de la capilla. / Alberto Domínguez

Los rocíos son siempre diferentes y algunos de ellos históricos, de gran fuerza y unidad. Es lo que se vive estos días en la capilla de la Hermandad de Emigrantes, donde aparecen juntos los dos simpecados onubenses, el de Huelva y Emigrantes, para vivir este Rocío de luz.

Las dos hermandades rezaban ayer el ángelus juntas, lejos de las arenas, de los pinares y helechos del Camino de Gato. Lo abría la comitiva de los tamborileros que anunciaban el acto a las puertas y que llegaron ante los dos simpecados con la Salve de Emigrantes.

José Garrido, miembro de la junta de Emigrantes, ofrecía la bienvenida por parte de hermandad a los rocieros de Huelva, “en este camino de vuelta tan diferente al que todos podríamos haber pensado. Pero vamos a seguir, con ese sabor agridulce del camino de vuelta. Es de los momentos para los rocieros de los más bonitos, donde encontramos más silencio y oración”. Un tiempo que dijo es ahora para “el recuerdo de lo que hemos vivido, que en este año ha sido mucho y muy intenso”. Les ofrecía en esta visita la casa y dijo que “Emigrantes está encantada de tener aquí a una hermandad centenaria, la de Huelva, que ha sido espejo para muchos rocieros”.

Participantes en el acto el rezo del ángelus. Participantes en el acto el rezo del ángelus.

Participantes en el acto el rezo del ángelus. / Alberto Domínguez

La hermana mayor de Huelva, Desirée Márquez, daba gracias a las dos juntas de gobierno por hacer posible estos actos de unidad entre ambas. “Es verdad –señaló- que es un Rocío agridulce, pero está siendo muy emotivo, muy de corazón y esto en parte se debe a la unión que hay en Huelva con sus dos hermandades”.

Reconocía que había vivido dos días en la casa de hermandad de Huelva “que resultaron como un sueño, de convivencia entre todos; de verdad, me siento totalmente orgullosa de estar viviendo este Rocío, para mí es un regalo que me ha hecho la Virgen y vivirlo junto a mi Simpecado de Emigrantes y junto a mi Simpecado de Huelva, la verdad que ha sido una alegría”.

Por ello, daba las gracias “por este tiempo que estoy disfrutando con todos ustedes”. “Sin lugar a dudas, va a ser uno de los caminos más bonito que voy a vivir”, dijo.

José Antonio Ortiz ‘Nono’, hermano mayor de Emigrantes, se refirió al encuentro que se vivía en la capilla: “Qué imagen más bonita, quién nos iba a decir a nosotros que íbamos a vivir este Rocío”. Un Rocío de luz que se completa con esta “bonita estampa, el ver a una hermandad centenaria, la de Huelva, junto al Simpecado de mi hermandad de Emigrantes”. Les abrió las puertas para “que os sintáis en vuestra casa” porque, como dijo, “la familia rociera siempre está unida, hemos roto un tópico de que el Rocío es solo fiesta con un Rocío de luz, de fe y le hemos pedido a la Virgen del Rocío que nos una aún más”. En este camino de vuelta, se sentía contento de hacerlo con Huelva, y mostraba su deseo de “que la Virgen del Rocío nos ilumine y esté siempre con nosotros”.

Antonio Sánchez de Piña, presidente de la Hermandad de Huelva, se dirigió a todos los “rocieros, hombres y mujeres de la Virgen”. Recordó que cuando ambas juntas de gobierno pensaron “cómo organizar este Rocío sin romería y sin encontrarnos con ella cara a cara, sin camino, pensamos en nuestros hermanos, en el vacío que se produciría en cada uno de ellos y cómo teníamos que reaccionar”. Una preocupación en la que “coincidieron las dos juntas de gobierno, las dos hermandades, los rocieros de Huelva en definitiva”, haciendo realidad este Rocío de luz.

Hermanos de Huelva y Emigrantes undos en los actos del Rocío de luz. Hermanos de Huelva y Emigrantes undos en los actos del Rocío de luz.

Hermanos de Huelva y Emigrantes undos en los actos del Rocío de luz. / Alberto Domínguez

Reconocía que ha sido fácil ponerse de acuerdo “para que todo salga bien y organizar actos sencillos dentro de lo posible”. En estos, dijo, que supuso una satisfacción el poder “saludar a los hermanos que acuden a cada acto y los que lo están viendo en casa”.

Ahora emprendía “un camino de vuelta, que es la contraportada del de la ida, cuando vamos alegres y dichosos porque veremos a la Virgen, y cuando volvemos lo hacemos llenos de Ella, porque le hemos hablado de nuestros hijos, nuestros problemas, y eso es lo que nos está ocurriendo ahora, estamos llenos de Ella”.

En este regreso, recordarán hoy la entrada en Huelva de las dos hermandades juntas, “con una ciudad que siempre nos recibe con los brazos abiertos al igual que nos despide”. Agradeció la acogida de Emigrantes, “porque en vuestra casa me siento como en la mía, porque así me lo habéis demostrado desde el primer momento”.

Antonio Sánchez de Piña intuía desde el primer momento este gran Rocío de luz, “porque la Magna Rociera fue una antesala de lo que está pasando ahora”. En aquel momento “hicimos un trabajo como una sola hermandad, no hubo dos hermandades y ahora es exactamente lo mismo, hacemos camino al andar”. Se mostró convencido de que “en el futuro seguro otras generaciones seguirán trabajando juntos, como hombres y mujeres de la Virgen”.

Inocencio Forcén, presidente de la Hermandad de Emigrantes, dijo que “estamos bajo el amparo de nuestra Madre María Santísima del Rocío, en este Roció que nos ha tocado vivir, este Rocío de luz”. Recordó a los miembros de las juntas de gobierno que han hecho posible con sus esfuerzos estos días tan intensamente vividos “han estado, todos los colaboradores, mayordomos, camaristas, diputados de orden, vocal de cultos, coros y tamborileros”. E, igualmente, quiso tener un recuerdo para aquellos trabajadores de la hermandad que este año no se echaron al camino como han sido los carreros, y en palabras de Eduardo Fernández Jurado habló de ellos y de ese trabajo tan importante que realizan.

El alcalde de Huelva, Gabriel Cruz, expresó el agradecimiento de la ciudad a ambas hermandades. Aludiendo a la situación vivida meses atrás por el confinamiento, dijo que ante “una situación extrema, es cuando somos conscientes de nuestras limitaciones, cuando vemos lo débil que somos, y aparecen los esfuerzos realizados, rezumando amor y comprensión, ahí es en donde se ve la fortaleza”.

En Huelva, aseguró que esa fortaleza se demuestra “en el Rocío más difícil que nos ha tocado vivir y, posiblemente, uno de los Rocío más hermosos que pudiéramos vivir, en el que ha trascendido la parte más interior”.

Y eso se ha conseguido gracias “a la generosidad de las dos hermandades del Rocío, que habéis sabido abrir ese espacio a la fe de Huelva, desde el cariño y la devoción de los hermanos, para poder vivir un Rocío que jamás pensábamos”.

El alcalde Gabriel Cruz dijo que en esta ocasión “el camino de vuelta es un camino de ida, es una parada hacia el del año que viene, que nos ha permito descubrir lo más profundo de nuestra fe”. Una celebración que según dijo, es “un ejemplo para la sociedad”.

La jornada de ayer concluyó con el rezo de la salve, con el cante de los hermanos mayores Desirée Márquez y José Antonio Ortiz ‘Nono’ y la exaltación que estuvo a cargo de José Antonio Vieira.

Hoy volverá a abrir las puertas de la capilla de Emigrantes para poder visitar los dos Simpecado, de 10:00 a 14:00 y de 18:00 a 21:30; a las 12:00 será el rezo del Ángelus. Mientras, a las 21:00, el obispo de Huelva, José Vilaplana, presidirá la misa de acción de gracias por este Rocío de luz.

Días que se van hilando unos a otros en este Rocío de luz, con la alegría de los vivas que ayer unían Desirée Márquez y José Antonio Ortiz en Emigrantes.

más noticias de EL ROCÍO Ir a la sección El Rocío »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios