Ruperto Gallardo, candidato de Creo en Huelva | Entrevista “Huelva merece que la defiendan sin pedir permiso en Sevilla o en Madrid”

  • Considera clave priorizar la contratación pública con empresas pequeñas y medianas de Huelva para generar empleo local así como fomentar el turismo de congresos

Ruperto Gallardo posa para Huelva Información con la iglesia de la Concepción al fondo. Ruperto Gallardo posa para Huelva Información con la iglesia de la Concepción al fondo.

Ruperto Gallardo posa para Huelva Información con la iglesia de la Concepción al fondo. / Gabriela Guidice (Huelva)

Comentarios 1

Ruperto Gallardo va por libre. Literalmente. El ex de Ciudadanos y no adscrito se lanza con una marca nueva, con el onubensismo como etiqueta y a sabiendas de la dificultad de alcanzar la representación en el Ayuntamiento con un año de vida. Pero Ruperto cree.

–¿Qué puede aportar Creo en Huelva a la ciudad?

–Otra forma de hacer política. Un político es un vecino más. Somos sus gestores no sus jefes ni sus superiores. Somos como el presidente de una comunidad de vecinos al que eligen los demás habitantes del edificio pero que no deja de ser uno más de ellos, no el dueño del edificio ni de la calle. En Creo en Huelva no pedimos permiso en Ferraz, Génova ni en Sanlúcar de Barrameda o Barcelona. Ahora bien, como gestores, haremos lo que quiera la gente de Huelva dentro de las posibilidades.

–Creo en Huelva nace tras su salida de Ciudadanos y su paso como concejal no adscrito por el Ayuntamiento. ¿Por qué?

–He tenido la mala experiencia de forma parte de un partido nacional en el que había que pedir permiso para defender a Huelva. He apoyado marchas por la sanidad y mi partido me recriminaba que había unos acuerdos en Sevilla y que no iba a sentar bien. Cuando presenté una moción en Diputación para respaldar la actuación del Puerto en Majarabique me encontré con que todos los partidos que a nivel particular me decían que muy bien luego pedían permiso en Sevilla o se ponían de perfil. De ahí viene nuestro lema. Para defender a Huelva no tengo que pedir permiso a nadie. Para Ciudadanos lo único que le importa es que Albert Rivera termine en La Moncloa. Es verdad que cuando salí de Ciudadanos tuve propuestas de otros partidos para unirme a ellos, pero decidí que si tenía que morir lo haría con mis propias botas y no con unas prestadas.

–Y entonces da el salto.

–Hubo un momento íntimo que no he contado. Con propuestas de casi todos los partidos sobre la mesa me surgieron dudas. Me encontré con El Pecas, que es mi filósofo de cabecera, y fue él quien me dijo: ‘hermanito, coge tu burrito y hasta donde llegues. No lleves el caballo prestado de nadie’.

–¿Y hasta donde va a llegar el burrito de Ruperto Gallardo?

–Hasta donde quieran los onubenses. Sabemos que es difícil que un partido con un año de historia lo consiga, pero vamos a trabajar duro.

–¿A quién pide permiso Ruperto Gallardo?

–A los electores, tanto a los que confíen en mi como a los que no. Lo que no quiere decir que haya que consultarlo todo como venden algunos porque los onubenses depositan su confianza en nosotros para que gestionemos la ciudad. Sabemos perfectamente lo que ha pasado en el Recre. Alguno cuando aparece un tema complicado se esconde detrás de una consulta popular para no tomar decisiones. Me opuse a la expropiación, pero una vez que se hizo y el Recre es nuestro nos corresponde afrontar las obligaciones de cualquier propietario y en un tema tan importante nos iría mejor todos a una.

–Se le ha tildado de aliado de Gabriel Cruz y del PSOE.

–Los onubenses nos han votado para ponernos de acuerdo y gobernar la ciudad. Hemos dado gobernabilidad a la ciudad. La oposición no es poner palos en las ruedas. Oposición no es confrontación. Cuando el equipo de Gobierno presentaba una moción siempre la estudiábamos y se modificaba lo que considerábamos que no estaba bein. La mayoría de las veces salía adelante porque los primeros interesados en sacarlo adelante eran ellos. Otros partidos se dedicaban a no aportar nada y votar en contra en el pleno. Así pierde la ciudad de Huelva.

–¿Qué ha aprendido en estos cuatro años?

–Que no se puede pensar más en los votos que en las personas. El objetivo del político es mejorar la vida de los ciudadanos, no la suya. También he descubierto que a veces la política te hace ser peor persona porque te encuentras con el lado malo de muchas personas.

–¿Le ha hecho peor persona su paso por un cargo político?

–Me considero una persona positiva y me río hasta en las peores situaciones. No sé si la política o las redes sociales son las que me han sacar lo malo. Las redes sociales te desencantan con muchas personas y te das cuenta de lo cobarde que puede ser la gente con esa impunidad que da un perfil anónimo.

–¿Cómo pretende mejorar Creo en Huelva la ciudad?

–El empleo es básico. El Ayuntamiento no tiene competencias en esa materia, pero a propuesta de Enrique Figueroa y mía hemos conseguido sacar adelante dos planes de empleo que no eliminan el paro pero ayuda a los familias. Lo que sí debe hacer el Ayuntamiento es dar herramientas quienes generan empleos mediante bonificaciones porque la fiscalidad con la intervención económica no se puede tocar y ayudar a los emprendedores facilitando la creación de negocios y agilizando las gestiones. En el Centro, por ejemplo, tenemos que lograr que vuelva a ser atractivo y para ello hay que gestionar el centro comercial abierto como si fuera uno cerrado con aparcamientos en parcelas de propiedad municipal, un mobiliario decente, limpieza...

–¿Y qué propuestas concretas de empleo plantea?

–Que los contratos públicos que oferte el Ayuntamiento se dividan para permitir a pequeñas y medianas empresas de Huelva poder concurrir. Si sólo saben ofertas de gran tamaño permitimos que sólo puedan acceder a los contratos las grandes compañías que no son de Huelva, subcontratan aquí, dejan las migajas y se llevan el beneficio. Las empresas deben poder acceder a los contratos públicos. También quiero fomentar el turismo, pero hacerlo con sentido y cabeza. No podemos competir sin playa en la ciudad con otras ciudades, pero sí con horas de luz y clima durante todo el año. Hay que enfocar el turismo onubense hacia los congresos y para eso necesitamos un palacio de congresos porque no lo tenemos como tal porque la Casa Colón no cumple con las necesidades. Hay que hacerlo con sensatez y el sitio es el Ensanche donde hay parcelas que no su ocuparán, pero tenemos que buscar la financiación por lo que no prometemos sino que lo deseamos.

–¿Y qué puede prometer?

–Un nuevo parque de bomberos porque el que tenemos ha quedado obsoleto y en una zona de tráfico denso que dificulta la salida en caso de emergencias. Deberíamos construir un nuevo parque de bomberos donde tenga espacio para las prácticas, que permita acceso a toda la ciudad y zonas sensibles. Lo queremos junto a la nueva estación, con el Puerto, el polo industrial y la ronda de comunicación a un paso. También hay posibilidad de llevarnos a esa zona a Emtusa cuyas instalaciones también son obsoletas. Consideramos que son opciones reales, mientras que el palacio de congresos lo vemos más como un anhelo.

–¿Qué será de Creo en Huelva si no consigue representación?

–Seguiré trabajando en la empresa privada y luchando por este proyecto. Creo en Huelva no dependerá de lo que pase el día 26. Este partido es una forma de hacer política y ya hemos recibido propuestas de muchos pueblos que quieren presentarse con estas siglos. Vamos a crecer poco a poco.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios