Sorteos Euromillones: Un acertante de Huelva se lleva 110.000 euros

Avance de la Renta Agraria en Andalucía

La renta de los agricultores resiste en 2022 por el aumento de los precios y pese a la subida de costes

  • La remuneración del sector agrícola y ganadero se sitúa en 10.402 millones, la segunda cifra más alta de la serie estadística

  • El incremento de los insumos hasta el récord de 5.859 millones es compensado por un valor de la producción también en máximos: 15.885 millones

  • Algunas de las luces y las sombras de la nueva PAC en Andalucía

  • Enlace.

Explotación de pimientos en Almería

Explotación de pimientos en Almería

El sector agrario resistió en 2022 el embate de la espectacular subida de costes gracias al aumento de los precios de sus productos. 

Eso es lo que se deduce de la primera estimación a fecha de noviembre de la Renta Agraria de Andalucía, que mide el valor generado por la actividad agroganadera, es decir, la remuneración real que reciben los productores después de costes de producción, amortizaciones, subvenciones (las más importantes, las de la PAC) e impuestos.

La Consejería de Agricultura, que es la encargada de elaborar esta estadística, sitúa la cifra en 10.402 millones de euros, un 1,6% más que en 2021 y el segundo nivel más alto de la serie estadística (el tope se alcanzó en 2017: 11.225 millones). La región, pues, soporta mejor la crisis inflacionaria que el conjunto del país, donde la renta agraria cae un 5,5% (hasta 27.860 millones).

El servicio de Estudios y Estadísticas de la Consejería advierte que el dato es provisional y que solo se basa en los avances de superficies y producciones a fecha 30 de noviembre. Está sujeto, por tanto, a modificaciones, que todavía pueden ser significativas, sobre todo en sectores clave como olivar y cítricos, que estaban aún en fase de recolección a fecha.

En cualquier caso, la tendencia es clara y apunta a un precio de los insumos disparado compensado por un incremento muy sustancial del valor de producción. La Junta estima que los costes de producción (fertilizantes, energía, fitosanitarios, etc.) aumentaron en 2022 un 30,1% respecto a 2021, hasta alcanzar la cifra nunca vista de 5.859 millones de euros. Para entender su dimensión, baste decir que ya el año pasado fue récord con 4.500 millones de euros, y que entre 2016 y 2020 la media de gasto en insumos se situó en 3.865 millones, 3.000 millones menos que en 2022.

Esta mayor carestía ha sido posible sortearla porque el valor de la producción de los sectores agrícolas y ganaderos se ha elevado un 10,8% respecto a 2021, hasta alcanzar los 15.885 millones de euros. Es la cifra más alta de la serie estadística y por primera vez se superan, además, los 15.000 millones de euros. Esto es posible porque, en líneas generales, las producciones se mantienen (en un contexto de sequía) y los precios de los productos en origen suben, además de que las ayudas y subvenciones se mantienen ligeramente al alza (1.664 millones en 2022)

Es el caso de la producción animal, que alcanza los 2.549 millones, un 23% más, el volumen producido "se mantiene estable respecto al año precedente" pero el aumento de los precios permite elevar el valor percibido por los ganaderos.

En la rama vegetal (que se eleva un 8,7%, hasta 12.952 millones de euros) destaca el caso del aceite de oliva, que recibe buenos precios con una producción estimable (hay que tener en cuenta que los datos que se contabilizan son los de la campaña 2021/22 y no la que está en curso, que es muy deficitaria). Eso hace que la producción se sitúe en 2.851 millones de euros, un 30,1% más.

También sobresale el incremento del valor de producción de las hortalizas (+17,9%, hasta 4,388 millones), debido a que la cantidad producida es similar a la del año anterior mientras que igualmente suben los precios. Se comportan bien, además (aunque con menor impacto económico), semillas y frutas oleaginosas (entre las que se incluye el girasol), frutas tropicales (+35,6%) o patata (+40,6%), entre otros.

Por el contrario, registran un año malo -a tenor de los datos- la aceituna y los cítricos. En el caso de la aceituna, la estadística considera tanto la de mesa como la que es entregada a las almazaras por los agricultores, y al contrario de lo que sucede con el aceite se contabilizan los datos de la campaña 2022/23, con un fortísimo descenso de la producción. Esta vez, el incremento de precios no compensa, ya que el valor total de lo vendido baja un 12,9% hasta 1.151 millones de euros. Igual sucede con los cítricos, cuya facturación bruta se hunde un 24,1%, hasta 669 millones. La Junta precisa que en estos dos casos las campañas estaban en curso cuando se finalizó el informe, por lo que en próximas actualizaciones las cifras pueden variar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios