Oferta de empleo Mercadona busca candidatos para 28 puestos de trabajo en la provincia de Huelva

contenido ofrecido por Garántia

Garántia SGR avala y asesora tu financiación, una ayuda para tiempos de incertidumbre

Ignacio Rodríguez Cepeda, Director Comercial y Redes de Garántia

Ignacio Rodríguez Cepeda, Director Comercial y Redes de Garántia

La actual situación económica, marcada por la subida de los costes energéticos, inflación y tipos de interés, además de otros factores como la sequía, genera un escenario de incertidumbre para el normal desarrollo de la actividad de las pymes y autónomos andaluces. Estos factores afectan de forma directa al tejido empresarial, y en el caso del tipo de empresa predominante en Andalucía, a las pymes, al enfrentarse al acceso a la financiación.

Ante este panorama de incertidumbre es importante destacar el papel relevante que ocupan las Sociedades de Garantía Recíproca, SGR, como entidades que respaldan a las pymes ante el riesgo que asumen al ser financiadospor la banca. Defender y facilitar el crédito a las empresas más pequeñas, a las más débiles, y en los momentos de mayor dificultad es nuestra razón de ser.

Las SGR somos entidades financieras reguladas y controladas por el Banco de España, lo que asegura la estabilidad de este sistema frente a los receptores de nuestro aval, en este caso, todas las entidades de crédito. Por ello, mediante la prestación de avales y servicios de asesoramiento financiero, mantenemos convenios de colaboración suscritos en condiciones preferenciales con la práctica totalidad de entidades de crédito (Bancos, Cajas Rurales….).

La intervención de Garántia tiene varias consecuencias, la primera y fundamental, es que facilita a las pymes el acceso al crédito bancario y lo hace, además, en unas condiciones preferenciales, tanto en tipos como en plazos, en unos momentos en los que obtener liquidez es vital para el desarrollo de las empresas.

Esto es posible ya que el aval que ofrecemos supone eliminar los dos grandes problemas a los que se enfrenta el tejido productivo al intentar obtener financiación, su capacidad de reembolso del préstamo y la solvencia de la empresa, ya que ambos riesgos son asumidos por la SGR como entidad financiera, para lo cual cumple con los mismos requisitos de recursos propios y coberturas por riesgo de crédito de los avales financieros concedidos por las entidades de crédito.

Hablamos en el caso de Garántia y de las SGR de entidades muy solventes. De acuerdo con la normativa en vigor, todas deben mantener unos recursos propios del 8% de las garantías crediticias que conceden.

La SGR además no solo sirven para financiar a empresas recién nacidas o que presentan alguna debilidad, sino que también pueden ser útiles a los negocios que están creciendo, que quieran mantenerse a la vanguardia y avanzar al compás de un entorno cada vez más cambiante, para lo que también se requiere una inversión.

Un aspecto clave para la evolución de las SGR es el respaldo de las administraciones públicas ya que si hay una aportación de capital periódico, podemos hacer nuestra labor con mayor profundidad. Históricamente desde su nacimiento las sociedades de avales están diseñadas para tener participación pública, son un proyecto sin ánimo de lucro, por eso la Junta de Andalucía tiene el 29% de Garántia. Para las administraciones las SGR son una herramienta potente para apoyar a los segmentos más débiles y aplicar políticas de crecimiento. Un instrumento que, además, resulta rentable ya que cada euro que invierte la Junta de Andalucía en la SGR se multiplica por 12,5 euros.

Actuamos como asesores de quienes acuden en nuestra ayuda. Es un aspecto menos conocido de las SGR. Están integradas por socios partícipes, que son los beneficiarios del aval, y socios protectores, que son los que aportan recursos. Para que un autónomo o empresa pueda beneficiarse de un aval, debe ser socio partícipe de la sociedad. A cambio, obtiene como beneficios el acceso a financiación cuando no disponen de suficientes garantías, condiciones favorables de plazos y tipos de interés, así como asesoramiento sobre la viabilidad del negocio.

Además, las entidades financieras que concedan un crédito a los negocios avalados por laS SGR también tienen sus ventajas, ya que eliminan el riego de insolvencia y no debe encargarse de hacer el estudio técnico de la operación, tarea que corresponde a la sociedad de garantía.

En Garántia tenemos vocación de servicio. Avalamos, pero lo más importante, te asesoramos, somos tu compañero de viaje en tu proyecto empresarial.