Huelva, tu destino

El Palomar más grande de Europa y de los más antiguos de Huelva

  • El Palomar es el más grande de Europa y el segundo más antiguo de Huelva.

El Palomar más grande de Europa y de los más antiguos de Huelva

El Palomar más grande de Europa y de los más antiguos de Huelva / Chema ARIAS

La Redondela es uno de esos rincones que sorprende a quien la visita por los grandes secretos que guarda. Una pequeña joya de origen fenicio en plena Costa occidental de Huelva, que recomiendo para caminar por sus calles y charlar con sus gentes. Para hablar sobre el Palomar de Huerta Noble, sitio que hoy aquí descubrimos, empezamos nuestra ruta desde la antigua estación de ferrocarril de la línea Huelva-Ayamonte, hoy reconvertida en gimnasio de la localidad.

Siguiendo la Vía Verde del Litoral en dirección a Pozo del Camino, nos encontramos al pasar la Cañada del Corcho en las cercanías del Palomar de la Huerta Noble o del Carmen, declarado Bien de Interés Cultural (BIC) desde el año 2004.

Capilla y edificio principal visto desde atrás junto a campos frutales Capilla y edificio principal visto desde atrás junto a campos frutales

Capilla y edificio principal visto desde atrás junto a campos frutales / Chema Arias (La Redondela)

El conjunto histórico es del siglo XVIII y convive en la actualidad con extensas naves y otras construcciones dedicadas a la actividad agrícola. No te preocupes porque se encuentre en un recinto privado, ya que al tratarse de un BIC es posible visitarlo.

Fue mandado a construir allá por 1750, por el exitoso comerciante ayamontino Don Manuel Rivero “El Pintado” (1697-1780). Apodado así por el rastro que la viruela dejó sobre su rostro. La Huerta Noble se compone de una zona residencial, una ermita, dos norias, dos albercas, un molino de aceite, un columbario o palomar, anexos para ganado y un conjunto de catorce mosaicos de azulejos que representan un vía crucis. Dichos mosaicos fueron realizados en Rotterdam, durante el siglo XVIII, por el artista Jan Aalmis y se consideran el conjunto de azulejos holandeses más completo de España.

Parte derecha del edificio principal, correspondiente al área de propietarios Parte derecha del edificio principal, correspondiente al área de propietarios

Parte derecha del edificio principal, correspondiente al área de propietarios / Chema Arias (La Redondela)

El Palomar es el más grande de Europa y el segundo más antiguo de Huelva. De planta rectangular, consta de nueve calles longitudinales en su interior, cortadas por tres transversales cuyos cruces conforman arcos de medio punto. Sus paredes cuentan con más de 36.000 palomeras, hechas con vasijas de cerámica que fueron encargadas a alfareros de Jerez de la Frontera en torno a 1760. Cada palomera puede albergar a dos palomas, por lo que en el columbario cabrían más de 70.000 palomas de la especie zurita, procedentes de Egipto. Un dato curioso es que el escudo de La Redondela está inspirado en el palomar.

Vistas del Columbario y cúpula, zonas más llamativas del edificio Vistas del Columbario y cúpula, zonas más llamativas del edificio

Vistas del Columbario y cúpula, zonas más llamativas del edificio / Chema Arias (La Redondela)

La vivienda principal cuenta con dos alturas y cubierta de azotea. La planta baja reservada para las habitaciones de los trabajadores, una de ellas con una gran chimenea. Y la planta alta, en la que destaca un señorial balcón techado y cerrado por rejas de forja, para los propietarios. A la derecha del edificio se encuentra la capilla. Sobre su altar se situaba un cuadro de la Virgen del Carmen, junto con los retratos de Don Manuel y su esposa en la parte baja. Se dice que, al venderse la huerta, dicha imagen se trasladó a la capilla de la Virgen del Carmen de la barriada de Canela, en Ayamonte.

En la parte trasera del edificio principal se sitúa el antiguo molino de aceite, hoy día muy modificado y convertido en almacén. No obstante, podrás ver las ruedas al entrar a la finca.

La Huerta Noble fue designada en un principio por su propietario como la Nueva Hacienda de Jesús, María y Joseph, cosa que no me sorprende. Don Manuel era un hombre de firmes convicciones religiosas que instaló en sus casas oratorios e imágenes y financió la construcción y rehabilitación de diversos templos en Ayamonte.

Un dato más para acabar nuestra ruta de hoy por las instalaciones de lo que fuera un viejo hotel para palomas: este lugar constituye uno de los ejemplos arquitectónicos del barroco civil más singulares de toda la comarca.

Descubre más de Huelva Secreta:

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios