Fútbol | División de Honor

Vibrante batalla en el San Mamés entre el Aroche y el Cartaya (1-1)

  • La garra y el corazón del conjunto arucitano aflijen a un cuadro rojinegro al que salva Ceada con su gol

Lance de un partido del Cartaya de esta temporada. Lance de un partido del Cartaya de esta temporada.

Lance de un partido del Cartaya de esta temporada. / Josué Correa

El músculo y el corazón del Aroche afligen a un Cartaya al que salvó Ceada con su gol. La primera lectura que dejó el partido es que el Aroche ha sido el rival que más complicado se lo ha puesto al Cartaya en lo que va de temporada. El Cartaya arrancó como siempre, mandón y empinado y gozó de la primera ocasión a los siete minutos de juego, con un remate al palo de Kata tras una jugada magistral de Ordóñez. Todo indicaba que se repetía el guión de anteriores salidas. Nada más lejos de la realidad. El conjunto serrano se puso a carburar, mostró una solidaridad infinita y fue cerrando espacios hasta ahogar la línea de flotación de un conjunto cartayero que no volvería a encontrar el golpe de pedal para distanciarse en todo el primer periodo. Además, aderezado todo eso con valentía, hasta el punto que Roberto la tuvo, con un remate de cabeza que salió rozando el travesaño.

Todo lo demás dentro de la primera mitad estuvo cargado de bronca del público hacia el colegiado, que por cierto, le perdonó la expulsión al Juli. Le hizo una entrada de condena a Ordóñez y el árbitro se lo perdonó, pero no su entrenador, que lo mandó a enfriarse antes de acabar el primer tiempo.

Todo eso que asomó en la primera parte del Aroche lo confirmó el equipo de Jaime en la reanudación. Mientras que el Cartaya salió al campo igual que en la primera mitad, amenazante, y otra vez de más a menos, el conjunto serrano se lo fue creyendo conforme pasaban los minutos, hasta el extremo que se adelantó en el marcador por medio de Cecilio, a los 65 de juego, habiendo dado un aviso serio anteriormente con un paradón de época de Bocanegra, abajo, pegado al palo, haciendo el portero del Cartaya posible lo imposible.

El gol espoleó al Aroche y al público, que abarrotó el campo. El entusiasmo era tal y tan pequeño el Cartaya a esas alturas que Pedro Nogueira tiró por la calle de en medio. Se cargó a los dos delanteros titularísimos, perdiendo, y metió a Ceada y Pitu, que sustituyeron a Sebas y Kata. El problema no era tanto de arriba como en el centro del campo. De hecho, también se cargó a Abu, desconocido y a un desdibujado Álvaro Pereira.

Y mira por dónde que iba a ser Ceada el que arreglara el dolor de cabeza, en una jugada que él solo se inventó, con remate cruzado que batió a Javi. Minuto 74 de juego. Si el gol del Aroche disparó al equipo local, el tanto del Cartaya emitió un suspiro de alivio.

Fue el peor partido del Cartaya desde que arrancó la Liga. No se puede jugar de cine cada fin de semana. Cierto. Pero debe darse cuenta la tropa de Nogueira que no hay rival asequible. Y eso se lo demostró el Aroche con creces. Sigue sin ganar fuera el Cartaya esta temporada en la División de Honor Andaluza y sigue sin vencer en casa el Aroche. Así que después de 95 intensos minutos la vida sigue igual, a expensas de ratificar o corregir caminos. Fue la batalla de San Mamés en toda la extensión de la frase. Y la gente disfrutó de lo lindo con el encuentro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios