28M Resultado de las elecciones municipales en los 80 municipios de Huelva

Fútbol | Tercera RFEF

Estreno perfecto del Cartaya con un espectacular primer tiempo en Rota (1-3)

  • Luego supo sufrir y salió airoso. Doblete del polaco Wojcik. Redondeó la cuenta José Díaz. El equipo rojinegro minimizó a su rival

Cerpa y Wojcik celebran un gol durante esta pretemporada.

Cerpa y Wojcik celebran un gol durante esta pretemporada. / Clara Carrasco

El Cartaya inició la Liga con una valiosa victoria en su visita al Rota (1-3). El conjunto onubense realizó unos brillantes primeros 45 minutos, sentenciando con goles del polaco Wojcik y José Díaz.

Dicen que la perfección no existe, que existen los momentos perfectos. Otra cuestión es lo que dure ese momento. Pues bien, el Cartaya, en su reencuentro con categoría nacional once años después, destiló 45 minutos perfectos, los primeros, que le dieron para adelantarse por dos veces en el marcador y marcar distancias con la vida de su enemigo, que no halló el modo de postularse en ningún sentido y en ninguna parte del campo.

Así que vamos con el despliegue, con la explicación porque asomar así es para echarle letras y frases enlazadas, tal cual el juego rojinegro, que se cargó de moral y prestigio en Rota, en un campo cargado de historia y ante un rival que era una incógnita y el Cartaya se encargó que no alcanzase la solución la intriga gaditana.

De inicio, el entrenador rojinegro sorprendió dejando a Miguelito en el banquillo, para apostar más por el sacrificio que por la poesía, sin despreciar la arquitectura y la apuesta y la primera parte le cargó de razón. Atrás, los previsibles, con Manuel, Novoa, Joao y Franci Ruiz, una defensa que se mostró de granito y que empujó al centro del campo para que apuntase al norte, ni paso atrás, a por ellos. El medio campo, que ocuparon Cerpa y Mario, tuvo una diferenciación clara con respecto a las últimas temporadas y también a la preparación de este verano. Mario, de natural limpiador con escoba en mano, adelantó su posición dejando a Cerpa con la llave del candado y el onubense desplegó situaciones de su fútbol hasta el momento algo desconocidas. Robó, mandó, repartió y llegó, hasta el punto que él solito se fabricó una jugada, con asistencia incluida para el primer gol de Wojcik. Minuto seis de partido.

Era la primera salida con dinamita del Cartaya en el partido y explosionó de tal forma que la detonación se escuchó en El Rompido. Era la consecuencia de la concentración hecha carne. Era el resultado de los temores del Rota porque el Cartaya, en la primera ocasión que tuvo le descosió todas las costuras a la defensa gaditana.

Para entonces, aún en los albores del partido, ya se veían intenciones y estados de ánimo. El Rota comenzaba a sangrar y el Cartaya sonreía maliciosamente. Y viendo que el enemigo seguía en la lona, aturdido y sin poder erguirse, el equipo rojinegro comenzó a percutir por la derecha, donde se acostaban José Díaz y Manuel, más la suma del omnipresente Mario. Y ahí nació el segundo gol. Corría el minuto 26, el Cartaya salió como un poseso dirigido por el flanco derecho por José Díaz, el mediocampista levantó la mirada, esperó un momento, guiñó el ojo y la puso para Wojcik, que se elevó a los cielos para rematar de cabeza y batir al portero local, que alcanzó la trayectoria opuesta a la pelota, un golazo.

El Cartaya ya manejaba todos los registros, los tangible y los intangibles. A ese tiempo ya había conquistado todos los centímetros del campo, gota a gota, segundo a segundo, con el Rota cada vez más molido, no de los golpes, sino por la inteligencia en la lectura de partido que hacía el equipo rojinegro. Incluso antes del segundo gol del polaco, el mismo delantero pudo marcar en un mano a mano con Manu López.

De ahí al final de la primera parte todo supo a rojinegro. La materia prima, los condimentos y el postre. Todo se lo comía el Cartaya, capaz de eso y de recitar al mismo tiempo incluso con la boca llena.

A la vuelta de vestuarios, algo ocurrió que el Cartaya, seguramente por su superioridad se sintió ganador antes de tiempo, desconectó circuitos, el Rota volcó el campo hacia la izquierda de su ataque y Manuel, muy solo porque ya no le llegaba la ayuda de José Díaz, comenzó a sufrir más que el Señor en la cruz y por momento se el cielo se nubló. El Rota acortó distancias, físicas y morales y eso dejaba el partido en medio de la incertidumbre. Minuto 54 de juego.

El entrenador onubense se percató el agujero y comenzó a mover el banquillo. Pero antes de llegar a ese punto, José Díaz, agotado por completo, marcó el tercero después de un grosero error de la defensa del Rota, que dejó el balón a Lolo, la puso de zurda y Díaz remató de cabeza para dormir la pelota en la red gaditana. Fuera incertidumbre, fuera preocupación y a volar de nuevo, ahora sí, con los cambios, que le dieron al equipo el oxígeno necesario como para no pasar apuro alguno. Es más, ya con Miguelito en el campo, Cerpa se bailó una jugada para asistir de espuela a Miguel y éste, solo, la mandó a Chipiona.

Fue el inicio soñado, con Wojcik ejerciendo de dictador de cara al gol y con un Cartaya maravilloso en la primera parte, punto de partida para sumar un triunfo de escándalo y mostrar avales. Hay equipo para competir por lo mostrado en Rota. Es el primer partido, lo sé, pero es mejor empezar así y cargarse de moral para lo que resta, que es toda la temporada y muchos mundos por descubrir.

FICHA TÉCNICA

Rota: Manu López, Zeki Sánchez, Cortijo, Tete, Herrero (Zeki Díaz), Heredia (Marchena) Orihuela, Ramón (Delgado), Joaqui, Parada, Guille.

Cartaya: Adrián, Manuel, Novoa, Joao, Franci Ruiz, Mario (Carlos Martínez), Cerpa, Lolo (Marcos), Miguel Fernández (Fabihno), José Díaz (Miguelito) y Wocjk (Pepito Cárdenas).

Goles: 0-1 m. 6 Wojcik; 0-2 m. 26 Wojcik; 1-2 m. 54 Zeki Sánchez; 1-3 m.58 José Díaz.

Árbitro: Gamero Castro, de Sevilla. Amonestó por los locales a Joaqui y por los visitantes a Mario, Manuel, Lolo y Fabihno.

Incidencias: Estadio Navarro Flores, campo en buenas condiciones con unos 300 aficionados en las gradas.

RESULTADOS

CLASIFICACIÓN

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios