Sorteos Euromillones: Un acertante de Huelva se lleva 110.000 euros

Fútbol | Tercera RFEF

Partido de locura en Espiel (2-2)

Uno de los penaltis que transformó el Espeleño ante el Cartaya.

Uno de los penaltis que transformó el Espeleño ante el Cartaya. / Manolo Camacho

A veces, instalarte en la locura te conduce directamente a dar lo mejor de ti. Es el momento en el que los jugadores toman el control en el campo, mandan a tomar viento la pizarra y se ponen a jugar. Se da, esencialmente, en situaciones límites. O nos morimos jugando para revivir o nos enterramos vivos. Es posible que ese sea uno de los pensamientos más habituales cuando te pones contra la pared. Así comparecía el Cartaya en Espiel, ante un Espeleño que estaba peor, colista y sin saber lo que es ganar.

Amate, ante esa perspectiva, revolucionó otra vez el once. Se quedaron fuera el portero Marco Montaño, Lolo, Juanma Galán, Fran Palma y Tony Gabarri. Como pueden observar, no hay mayor revolución que esa, entre otras razones porque dentro de los cambios había gente hasta ahora intocable.

Así, el entrenador apostaba de nuevo por no instalar a un medio centro al uso, con Mario lesionado y Gabarri en el banquillo. Luego en principio, el once invitaba a correr, a la locura, al que le dé que perdone. Y puestos así, el primero en romper las puertas del manicomio fue Antonio Molina con un servicio de Ponce. El delantero la cruzó de cine y marcó a los seis minutos de juego. Mientras, el Espeleño intentaba asimilar la apuesta.

Y no tardó el equipo de Quero en entrar al trapo. Sin anestesia ni nada, provocó un penalti cometido por Miguel Fernández que transformó Adriano. Minuto 12 de partido. A los 28 de juego, otro penalti para el Espeleño. Novoa puso el pie donde no debía y conectó con la cabeza de uno que pasaba por allí, pana máxima, que convirtió Tommy. 2-1 y vuelta a la duda, con los de Espiel embalados en el partido y el Cartaya, para entonces, en medio de no saber si salir o quedarse. Pero en el último minuto de la primera parte, un córner de Vargas lo remató Miguel Fernández en el segundo palo. Mil saques de esquina después, el Cartaya remató uno y fue gol.

El Cartaya se trajo un punto en un partido loco. El Cartaya se trajo un punto en un partido loco.

El Cartaya se trajo un punto en un partido loco. / Manolo Camacho

Si la primera parte fue una locura, la segunda fue de locos de atar. Esta vez el Cartaya se aplicó el cuento, comenzó Francis Ruiz a mandar atrás con balones cargados de sentido buscando a los hombres rápidos y el conjunto de Amate empezó a almacenar ocasiones de todos los colores, sin resultado. No se puede hacer más para ganar un partido.

La lectura debe ser en positivo. Y los que parecían intocables se deben percatar que no hay lugar seguro para nadie si el rendimiento no es el adecuado. Pudo ganar el Cartaya y pudo ganar el Espeleño. Así de loca fue la cita, de las que no pestañeas, de las que arriman gente a los campos. Y es que cuando los futbolistas toman la palabra, entonces la cosa cambia por completo.

Ficha técnica

Espeleño: Pedro, Figueroa (Diego), Edu, Santa Cruz, Polaco, Alex Molina, Antolín (Josema), Adriano, Manolo (Cristian), Guille (Tena), Tomy (Juan Andrés).

Cartaya: Parras, Pepe, Novoa, Alex Barragán, Francis, Rubén Cabezas (Lolo) (fran Palma), Ponce, Miguel Fernández (Juanma Galán), Wojcik, Antonio Molina, Fernando Vargas (Toni Gabarri).

Goles: 0-1 min.6 Antonio Molina; 1-1 min.12 Adriano (P); 2-1 min.28 Tomy (P); 2-2 min.44 Miguel Fenández;

Árbitro: Avilés Hernández del colegio sevillano. Mostró cartulina amarilla por los visitantes a Novoa, Wojcik, Miguel Fernández, Toni Gabarri.

Incidencias: Estadio Municipal de Espiel. Unos 300 espectadores.

RESULTADOS

CLASIFICACIÓN

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios