Bádminton

Carolina Marín: "Sólo firmo el oro en Huelva"

  • "Ya flexiono casi 100 grados, puedo apoyar la pierna y sólo necesito paciencia", afirma la onubense

Carolina, con su equipo durante el encuentro en el Santander Talks en Madrid.

Carolina, con su equipo durante el encuentro en el Santander Talks en Madrid. / H, Información

Carolina Marín habló hoy en el Santander Talks de Banco Santander por primera vez de su retirada forzosa de los Juegos Olímpicos de Tokio por lesión, en un acto celebrado en el Santander Work Café del Paseo de Recoletos de Madrid y apostó por su vuelta a la actividad en el Campeonato del Mundo de Huelva que tendrá lugar en diciembre. La embajadora de Banco Santander estuvo acompañada por su entrenador Fernando Rivas y de todo su equipo y, como no podía ser de otra manera, aseguró que irá a por el oro.

Yo quería ganar la medalla de oro en Japón, pero ya que no voy a conseguir repetir el oro de Río ahora más que nunca quiero el oro en París. Ese es mi objetivo a largo plazo y la buena noticia es que voy a tener 3 años en vez de 4 años y 3 años pasan volando”, aseguró. Antes, por eso, espera llegar a tiempo para el Mundial de Huelva. “La suerte es que ha salido el nuevo calendario y lo van a desplazar dos semanas y eso me puede venir bien para mirar de volver a tiempo. Y si lo logro yo sólo firmo el oro. Sigo siendo muy cabezota. Ese es mi objetivo a corto plazo”.

La onubense se rompió el ligamento cruzado anterior y los dos meniscos de la rodilla izquierda en el transcurso de un entrenamiento el pasado 28 de mayo y “no ha sido fácil, incluso más duro que con la otra lesión. Pensar que a dos meses el sueño que yo tanto quería se ha ido a la basura me ha costado superarlo, sobre todo los primeros días, pero ahora ya está más que asumido. Han sido dos años muy complicados, de baches por el camino, situaciones que me ha puesto la vida enfrente. Pero estoy segura que este bache lo voy a superar una vez más. Mañana se cumple ya un mes desde la operación y los médicos dicen que todo va muy bien. Ya flexiono casi en 100 grados, ya puedo apoyar la pierna y sólo necesito paciencia”.

Después de la grave lesión de 2019 en su rodilla derecha, que la mantuvo ocho meses inactiva, el arranque de Carolina Marín este 2021 había sido espectacular y todo apuntaba a que la onubense iba camino de revalidar la medalla de oro olímpica de Río 2016. Empezó el año ganando dos abiertos en Tailandia en enero, fue finalista de la Copa Master y ganó el abierto de Suiza para, en mayo, hacerse con su quinto Europeo consecutivo y, lo que es más importante, supo reconducir el golpe emocional que significó perder a su padre, fallecido en el mes de julio del año pasado, con mayor fortaleza y una motivación extra.

Después de todo lo que he pasado, pandemia incluida, no sé si debo creer en el destino. A veces me pregunto si quizá estos Juegos Olímpicos no eran para mí. Ahora me toca verlos desde el sofá y desde aquí mandaré toda mi fuerza a los que sí van”.

La pierna izquierda es la dominante en mi juego, es mi pierna de apoyo" destaca la onubense

Carolina Marín habló, una vez más, de Rafa Nadal como su gran referente en momentos difíciles. “Es la persona en la que me miro, pero ahora también lo hago en mi misma porque, por desgracia, cuento con la experiencia de la primera lesión y ya conozco a qué límites puedo llegar”. “La pierna izquierda es la dominante en mi juego. Es mi pierna de apoyo con la que hago más las frenadas y me suelo impulsar más, pero siempre saco cosas positivas de toda las situaciones y esta me va a enseñar muchas cosas”, subrayó. Por de pronto, ya se entrena mañana y tarde, y “esta semana ya he entrado en la piscina, lo que es una victoria más”.

Carolina Marín hizo de nuevo gala de su espíritu de superación y dijo sentirse “eternamente agradecida” por todas las muestras de apoyo, que “me han llenado de alegría y me empujan hacia adelante”. Recordó el momento de la lesión y de cuándo “escuché el crujido y supe que me había roto” y aunque siempre se tiene “un poco de miedo de la vuelta porque somos personas y no robots”, dijo que volverá a rehacer el camino. “Sé que mucha gente pasa por lo mismo y lo que sí ahora me he vuelto es más abierta y empática con los demás, y si mi caso puede ayudar a más personas seré feliz”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios