Bienal

Merche Esmeralda regresa a los escenarios con 'Última parada', mañana en el Central

  • La obra está dirigida por Juana Casado, que triunfó en la anterior edición de la Bienal con 'Aleluya erótica'.

Entre los atractivos que reserva esta nueva Bienal de Flamenco sobresale la posibilidad de reencontrarse con una de las grandes damas del baile, Merche Esmeralda, que llevaba años retirada de los escenarios y que vuelve mañana, a las 23:00 en el Teatro Central, con Última parada, gracias al empeño de Juana Casado, la directora que triunfó en la última edición de la cita con Aleluya erótica -que recibió tres Giraldillos, entre ellos el de mejor espectáculo, y también se impuso en los Premios Escenarios de Sevilla-. Un montaje en el que acompañarán a Esmeralda sobre las tablas el cantaor Diego Vargas Camacho, El Boquerón; el guitarrista Jesús Guerrero y la actriz Lidia Mauduit, y que ha conseguido agotar las entradas antes de su estreno.

Tras el éxito de su anterior producción, Casado, iniciada en el flamenco de la mano de María Rosa y Mario Maya y que formó parte de la compañía de Antonio Gades, buscaba para su nueva obra intérpretes "de una generación mayor, que tienen un sabor acumulado, una experiencia, que quería poner al servicio de lo que deseaba contar". En la mente de Casado siempre estuvo la idea de recuperar a Merche Esmeralda. La bailaora comentó que en esta obra, "una historia más de las que pueden producirse en una guerra, de mujeres que luchan y sufren, de hombres que se tienen que separar de la gente que es su vida, una función para analizar, sentir, pensar y coger un mensaje", desarrolla más su faceta de actriz que de bailaora, un desafío ante el que, dijo, tiene "más miedo que un toro de Miura. Pero ya pasó ese tiempo de bailar intensamente, y aquí hago bailes cortos, porque lo bueno, si es corto, dos veces bueno".

La veterana se había apartado de los escenarios -siguió consagrada a su otra pasión, la enseñanza-, en desacuerdo con una época en la que "se va mucho al tecnicismo, a un tipo de danza que no es la nuestra", pero el trabajo junto a Casado y Guerrero le ha devuelto la confianza en el criterio de la gente más joven. "En mi vida artística he tenido la suerte de estar siempre con los mejores, por eso he aprendido", sostiene la intérprete, feliz con el "trabajo en equipo" que orquesta la directora en esta producción, como Aleluya erótica, de TNT. Esmeralda encuentra incluso similitudes entre Manolo Sanlúcar y Jesús Guerrero. "Trabajé mucho con Manolo, y Jesús se porta de una manera parecida: me observa, me cataloga, para ver cómo tiene que responderme. Eso sólo lo hace la gente grande". El guitarrista ha compuesto para la ocasión una música "más teatral, en la que hay que fijarse en la atmósfera de cada escena y no pensar sólo en palos flamencos", y también se muestra encantado con Esmeralda, una mujer que, pese a ser una institución, "tiene la mente muy abierta, respeta tus opiniones".

El Boquerón, entretanto, reconoció que aunque ha dado "la vuelta al mundo" gracias a su oficio, éste es uno de los mayores retos a los que se ha enfrentado. "Fui a los ensayos, y eran tantas letras las que tenía que aprender que me dije ¿Dónde me he metido? Pero ha sido una experiencia muy bonita, preciosa, y he entrado al toro".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios