Salud

Quirófanos a pleno rendimiento frente a las listas de espera

  • La Junta de Andalucía anuncia la puesta en marcha de un plan de choque que incluye más actividad quirúrgica por las tardes y los sábados

Una sesión de quirófano. Una sesión de quirófano.

Una sesión de quirófano. / D. S.

Comentarios 2

La Consejería de Salud y Familias ha anunciado, a través de un comunicado, la activación "este lunes 1 de abril el plan de choque contra las listas de espera, que está dotado con 25,5 millones de euros y que el Servicio Andaluz de Salud (SAS) desarrollará hasta el 31 de diciembre de 2019". 

A falta de los datos provinciales, este plan de choque de la Junta de Andalucía para "combatir los retrasos en los quirófanos empieza en los nueve hospitales de la comunidad autónoma que suman el 75% de la lista de espera quirúrgica, que asciende a 162.945 personas", según los últimos registros del SAS. 

Los centros hospitalarios afectados: Virgen de las Nieves y San Cecilio (Granada), Virgen del Rocío y Virgen Macarena (Sevilla), Torrecárdenas, La Inmaculada y Poniente (Almería), Hospital de Jaén y Juan Ramón Jiménez (Huelva). El resto de los hospitales andaluces se incorporarán al programa de reducción de las listas de espera de un modo progresivo.

La Consejería de Salud y Familias pretende que antes de que acabe 2019 y el plan de choque concluya "estén operados los 31.656 pacientes con necesidades más urgentes, que son los que llevan más de un año esperando para una intervención no sujeta al decreto de garantías de plazos (18.963) y, de otro lado, aquellos con sesiones quirúrgicas dentro del decreto y a los que les ha vencido el plazo fijado por la Junta (12.693)".

El arranque del Plan de choque se articula en torno a la actividad de más de 200 quirófanos, cada uno de los cuales hará una media de cinco intervenciones cada tarde entre semana y otras tantas los sábados. "Vamos a poner al cien por cien todos nuestros recursos materiales y profesionales para dar respuesta a una necesidad imperiosa de los andaluces", ha recalcado en este sentido el consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre.

El SAS sustentará el Plan de choque en tres líneas de acción principales, que son la mejora del rendimiento quirúrgico, la programación de actividad en los quirófanos por las tardes de los días de diario y durante los sábados, y en la intervención de equipos móviles que se desplacen a los centros en los que sean reclamados para intervenir. 

"Si con estos recursos propios nos es imposible operar a todas las personas que están esperando una llamada de teléfono no tendremos más remedio que recurrir a los conciertos, tal y como hacían los gobiernos socialistas", ha indicado Aguirre. En 2018, el Ejecutivo que presidía Susana Díaz destinó 155 millones de euros a conciertos con la sanidad privada.

Las especialidades sanitarias que registran más demora, y que por tanto serán las que primero aborde el plan de choque, son las de oftalmología, traumatología, cirugía general, otorrinolaringología, cirugía vascular y urología.

La Consejería ha previsto la recuperación del sistema de incentivos para el personal que trabaje en actos quirúrgicos fuera de su horario habitual, de tal modo que cada profesional recibirá una suma económica por cada acto sanitario. Hasta ahora, el SAS ha resuelto este tipo de situaciones con la denominada "continuidad asistencial", menos ventajosa para los profesionales porque cobraban una cantidad por cada tarde de trabajo con independencia de en cuántos actos sanitarios participaran.

El Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía aprobó el pasado 5 de marzo el Plan de choque para atender a las personas usuarias del Servicio Andaluz de Salud que están a la espera de una intervención quirúrgica o de una primera consulta en la sanidad pública. La medida cuenta con un presupuesto de 25,5 millones de euros y tiene por objetivo que las listas de espera estén normalizadas en diciembre de 2019.

Un informe elaborado por la Consejería de Salud y Familias ha concluido que más de 500.000 andaluces no estaban contabilizados en las estadísticas publicadas y remitidas a los distintos organismos oficiales. 

El acuerdo ratificado en el Consejo de Gobierno permitió la incorporación de esas personas a las estadísticas oficiales gracias a una conceptualización completa, y no parcial, de los datos que conforman las listas de espera. Así, las personas en lista de espera superaban las 843.000.

La Consejería de Salud y Familias ha detectado que un gran número de personas no figuraban inscritos en el Registro de demandantes regulado en el decreto del sistema de garantías, motivo por el que no estaban incluidos en las listas de espera y no tenían los derechos regulados en dicha normativa. El número de personas excluidas de los registros oficiales de demandantes de asistencia quirúrgica o de primera consulta de especialista hospitalario era superior al que sí aparecía en las listas de espera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios