Andalucía

Ciudadanos presume de marcar el ritmo en el Gobierno de coalición

  • Marín atribuye a su partido el "cambio" en la Junta y recuerda a sus socios del PP que cuando tuvieron 50 escaños "no fueron capaces de llegar a acuerdos con nadie"

Juan Marín besa a Inés Arrimadas en el acto de ayer en Antequera. Detrás, Rocío Ruiz, Rocío Blanco y Rogelio Velasco. Juan Marín besa a Inés Arrimadas en el acto de ayer en Antequera. Detrás, Rocío Ruiz, Rocío Blanco y Rogelio Velasco.

Juan Marín besa a Inés Arrimadas en el acto de ayer en Antequera. Detrás, Rocío Ruiz, Rocío Blanco y Rogelio Velasco. / ep

El Gobierno autonómico que preside Juanma Moreno tiene quien le marque el ritmo. Pero no es su partido, el PP, sino su socio, Ciudadanos. Esto no lo dice Elías Bendodo, claro; esto es lo que asegura el jefe de la formación naranja en Andalucía, Juan Marín, vicepresidente de ese Gobierno de coalición PP-Cs al que sostiene Vox con una muleta a veces poderosa y otras tambaleante y engañosa, con aspecto nada ortopédico: una prótesis molesta.

Esto último no importa a Marín, que presumió ayer en Antequera de dirigir en la comunidad "un partido útil, que cumple con lo que dice sin movernos un milímetro de nuestros principios y valores". Ciudadanos es, según sus palabras, el partido que "hoy marca el ritmo del Gobierno de Andalucía".

"Hemos venido para cambiar las cosas", reivindicó Marín, que enseguida dio el salto en su intervención al escenario nacional afirmado que "España tiene un problema pero el problema no son los españoles, no es el talento, no es la falta de oportunidades, el problema es que tenemos a Pedro Sánchez al frente de un gobierno o desgobierno, hoy con 21 ministerios, con no sé cuántos favores que pagar y que al final está haciendo justamente lo contrario a lo que este país necesita".

Marín participó en la localidad malagueña en el encuentro Compromiso de cambio junto con la presidenta y portavoz del Grupo Parlamentario Ciudadanos en el Congreso, Inés Arrimadas; la consejera andaluza de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, Rocío Ruiz; el consejero de Educación y Deporte, Javier Imbroda; el consejero de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad, Rogelio Velasco, y la consejera de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo, Rocío Blanco. Se trataba de mostrar en un escaparate lo más lucido posible el balance de la gestión del partido en el seno del Ejecutivo que preside Juanma Moreno y del que Marín es su número dos. Y así se hizo: para dar caché al acto estuvieron presentes todos los miembros -cinco- del Gobierno pertenecientes a Ciudadanos. Como invitada estelar, Arrimadas.

"Los cambios no vienen solos, hay que trabajarlos", sentenció Marín en un momento de su intervención. Para el vicepresidente autonómico, "en Andalucía no hemos inventado la pólvora, lo único que hemos demostrado es que trabajando al final se consiguen las cosas". Por ello, reivindicó que desde Andalucía se ayude "a que España sea un gran país". "El cambio era posible", recordó Marín sobre el lema de 2015, y agregó que "los andaluces nos escucharon y cuando nadie quería contar con nosotros porque éramos molestos, nos colamos en el Parlamento con nueve escaños", así "los andaluces nos dieron la oportunidad de hacer las reformas que esperaban".

Marín abundó en que el 2 de diciembre de 2018 hubo un cambio porque su partido pasó de nueve a 21 escaños y en este punto soltó la pulla a sus socios: "El PP había estado con 50 escaños y no fue capaz de llegar a acuerdos con nadie. Nosotros tenemos esa habilidad, esa fortaleza de que somos capaces de sentarnos y hablar de lo importante; sobre todo de mirar lo que nos une y que puede mejorar la vida de la gente" porque "el nuestro es un proyecto único para todos los españoles, que cree en la igualdad de derechos y oportunidades y no estamos dispuestos a que nos pisoteen".

En este sentido, Marín también subrayó que "el problema que hay hoy entre España y Andalucía no es un problema de que en la región gobierne el PP y Cs, es un problema de confrontación de modelos".

Para el líder andaluz de Cs, también es clave su partido para que "las cosas estén cambiando". A pesar de la debacle sufrida en las elecciones generales del 10 de noviembre, Marín no tuvo ningún empacho en afirmar que la formación naranja es para los ciudadanos "un partido útil, capaz de comprometerse y cumplir lo que dice. La palabra tiene un valor, no hace falta firmar un papel, siempre cumplimos lo que decimos, no nos movemos ni un milímetro de nuestro principios y valores".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios