Diario de un 'despistao'

Y en el séptimo día... ¡por fin despertó el concurso!

Y en el séptimo día... ¡por fin despertó el concurso! Y en el séptimo día... ¡por fin despertó el concurso!

Y en el séptimo día... ¡por fin despertó el concurso!

Martes, Copa del Rey en la tele, partido de vuelta e interesante, me dicen que de las 5 agrupaciones que cantan, 4 son de la capital, o sea, que tenemos un miniconcurso local. Se nota en el ambiente que es un día de los güenos, las caras de los asistentes hacen presagiar que la noche va a ser magnífica. Otra de las formas de saber si el día es bueno es ver a gente que sólo se acerca hasta el teatro para ver a los grupos punteros, ellos no se lo tragan todo, sólo los escogidos. Empiezo a saludar a carnavaleros que veo de año en año y cuando ellos están aquí es que algo se barrunta. La sala presenta un aspecto magnífico, la gente viene dispuesta a disfrutar, es lo que tienen los grupos de la capital. Aquí no se marcha nadie cuando los grupos que vienen se intuye que son buenos. Alfonso el del "bigote" de la Gilda, lo siento Alfonso, así es como te conoce la gente, se queda boquiabierto del personal que se acerca por allí. Eso sí, echo muchísimo de menos algunas de las visitas que me realizaban en años anteriores como la de Mari Ángeles, la antigua relaciones públicas de la Fopac, que este año se lo ha tomado de relax y que está disfrutando al máximo de la fiesta en todo su esplendor, sin agobios, saboreando todo lo que se puede saborear, pero echo de menos sus confidencias a mi lado, sus historias y sus mosqueos, jajaja. Otro que aún no ha aparecido por el teatro es Manuel Remesal, aunque supongo que aprendió lo suficiente en su etapa de concejal de Cultura y aparecerá en semifinales. Manolo se ha convertido en un exquisito y sólo vendrá a ver a las buenas, después del corte. A Ruper tampoco lo he visto, y se comió todos los anteriores como director del Patronato. Antonio Hierro no se ha sentado conmigo un ratito, desde que no lleva esos maravillosos trajes que lucía el año pasado no es el mismo. Está más pendiente de que no se cuele la gente que de tirar sus espectaculares fotografías de todos los años. Antonio, te estás haciendo mayor, sigue disfrutando que la cosa marcha perfectamente y eso es gracias a ti y a tus colaboradores. Enhorabuena porque por el momento todo está perfecto, pero no te preocupes que cuando haya algo que no esté bien seré el primero que te lo diré, sabes que es así. Hasta me compró una entrada porque no me dejaban pasar, qué tiempos.

Se abren las cortinas y comienza el espectáculo, la comparsa La fábrica de corazones es la encargada de poner en marcha toda la sesión. Espectacular comienzo, la murga D. Benito... -el nombre es muuu largo- hicieron una gran interpretación de su personaje y las delicias del público. La comparsa Los ayudantes, muy en la línea de su autor, nos regaló una gran actuación. El plato fuerte de la noche llegaría después del descanso, la murga de los pollos, La última cena, deleitó a los presentes con arte, cante, interpretación y cachondeo, mucho cachondeo. Oleee. Y el broche de oro lo puso la comparsa de Víctor Quintero y Neli, sólo os diré que si tienen ocasión no se la pierdan. Suave, fuerza, melodía, subidas, bajadas, en fin, un carrusel de sensaciones. Gran noche, ¡ah!, y no se marchó nadie de la sala, que presentó en toda la velada un "casi" lleno. Enhorabuena Huelva.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios