Vigilar y castigar

Gracias a la Ley Integral sobre la Violencia de Género se ha logrado conculcar uno de los principios sacrosantos del Estado de derecho: el de igualdad ante la ley