También nos roban el fútbol

La mejor garantía de la que gozan los ladrones para preservar su impunidad es el instinto evasivo que tenemos para mirar hacia otro lado. En 1993 ya había en la Federación 685 millones sin justificar.