Los cofrades adquieren las papeletas

  • Las más codiciadas provocan colas los primeros días, en las casas de hermandad

Una de las actividades más habituales durante estos días en las casa de hermandad, es el reparto de papeletas. Es además, todo un buen termómetro para valorar cómo se encuentra el nivel de participación de los cofrades en los cortejos procesionales, que está flaqueando algo en los últimos años, según se señala desde diferentes cofradías de la capital. Algunas de las hermandades, sobre todo las de mayor número de penitentes, han encontrado en los programas informáticos, un aliado magnífico para ordenar todo el cortejo procesional y llevar las cuentas, tanto de cofrades como de dinero.

Las papeletas de sitio, entre otros aspectos, son una fuente de financiación para las maltrechas economías cofrades. Los precios varían según la hermandad y dentro de éstas, también hay diferencias.

Si se habla de cofradías de no muy gran número de hermanos y no de excesiva antigüedad, lo más habitual es encontrarse con el apresuramiento de los hermanos interesados por los lugares más destacados, que llegarán los primeros días para lograr el tan codiciado sitio, como puede ser una manigueta.

Desde la Hermandad del Cautivo se comenta que tanto maniguetas como trompetas son rápidamente ocupadas, aunque hay lugares que no parecen tener un atractivo suficiente. Esos son los casos de las insignias. Volviendo a las maniguetas o las trompetas, en estos casos también pueden entrar en juego circunstancias como la antigüedad en la hermandad en caso de que haya varios solicitantes. Lo que es seguro es que son las responsables de las colas de los primeros días. Posteriormente, se sacan las papeletas de los cirios, tal y como recuerda Antonio Infantes.

En otras cofradías, los penitentes podían elegir tramos con el misterio o con el palio, aunque con el paso del tiempo también se ha ido introduciendo el criterio de la antigüedad para estar más o menos cerca de los titulares ya que obviamente, todo cofrade busca estar de su titular lo más cerca posible.

En las hermandades veteranas, los sitios más privilegiados incluso pasan de padres a hijos. Estamos hablando de lugares como las maniguetas. En algunas cofradías, como ya se ha visto, se da prioridad a los lugares que quedan incluidos en el protocolo y posteriormente, los tramos de cirios. En la Hermandad de la Esperanza, que puede repartir hasta 1.200 papeletas, se es consciente que para una familia, supone un esfuerzo económico hacer la estación de penitencia. De este modo, cuando es toda la unidad familiar la que va a salir en procesión, se le hace un descuento del 20%, según informa su diputado mayor de gobierno, Manuel Mora. Mora señala que este hecho es muy habitual "y nos encontramos 3 o 4 casos todos los días".

No todos los precios son los mismos. Varían dependiendo de las cofradías, aunque los cirios suelen oscilar entre 15 y 25 euros. Hay hermandades en que la junta de gobierno paga hasta 100 euros. Un caso aparte son los costaleros y capataces. Lo habitual es que quede dentro de su voluntad si así lo ven oportuno, aunque hay otras en que estos hermanos pagan su papeleta como otros. Incluso hay cofradías, como la Esperanza, donde hay personas que compran la papeleta incluso aunque no vayan a salir.

Como ya se ha comentado, el reparto de papeletas supone una fuente de ingresos para las hermandades. Manuel Mora comenta que sólo en acompañamiento musical, la Esperanza se gastará este año cerca de 7.000 euros y esto es muy ilustrativo de lo que pasa en la inmensa mayoría de las cofradías.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios