Realizan una segunda autopsia tras confirmar el ADN que es Mari Luz

  • El prestigioso forense Luis Frontela inició ayer el examen anatómico del cadáver de la pequeña al dar el juzgado la autorización · Intensifican la búsqueda de pruebas en la zona donde apareció el cuerpo

Comentarios 5

Es Mari Luz. Las pruebas de ADN confirman que el cadáver que apareció el pasado viernes en la ría de Huelva es el de la pequeña. La niña permanece aún en el tanatorio, la familia solicitó una segunda autopsia, que se empezó a realizar ayer por la tarde, tras dar el juzgado la autorización para llevarla a cabo. El prestigioso forense Luis Frontela ha sido la persona elegida para el segundo examen anatómico. Luis Molina, portavoz de la familia, indicó que "no es por desconfianza hacia los profesionales de la primera, que lo han hecho muy bien, sino para tranquilidad del padre, que lo ha requerido", a lo que añadió que una segunda autopsia "no está reñida con la investigación ni va a dañar en nada a la primera".

Respecto a la primera autopsia, afirmó que la familia no tiene datos, "hay secreto de sumario, lo único que nos han confirmado es que la niña es Mari Luz, no nos han dado más datos, están en la investigación". En este sentido, pidió a los medios de comunicación "que tengan cautela a la hora de dar noticias" porque ahora "todo son hipótesis".

Respecto al hecho de que la niña podría haber muerto dentro de las veinticuatro horas posteriores a su desaparición, Molina comentó que "está muy positivamente rayando la verdad pero no podemos confirmarlo porque no han llegado los resultados de las pruebas que lo puedan determinar".

Por su parte, el delegado del Gobierno en Andalucía, Juan José López Garzón, que se mostró "cauteloso" al estar decretado el secreto del sumario, señaló, respecto a la investigación, que al tener el cuerpo de la pequeña "toda la ropa puesta", la policía científica "puede tener más datos de los que tenía" y, una vez que se confirme si ha habido o no abuso sexual, la policía "seguirá un camino u otro en la investigación".

Los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado intensificaron ayer la búsqueda de pruebas en la zona en la que apareció el cadáver de Mari Luz Cortés. El dispositivo se reforzó con la presencia de un helicóptero procedente de Sevilla y el aumento del número de agentes de la Policía Nacional, que se unen a los ya movilizados desde el sábado junto con la Guardia Civil y Bomberos.

La búsqueda se centró en una zona ya rastreada con anterioridad en los primeros días de la desaparición de la pequeña, en la bocana de entrada al Puerto, cerca del muelle de petroleros, en la zona de Torre Arenillas, un espacio muy vulnerable a la acción de las mareas y el viento.

Por el momento, no hay fecha para el entierro de la pequeña. Todo está pendiente de la realización de la segunda autopsia. Molina manifestó que se celebrará el sepelio "en el momento que los profesionales nos den a la niña". En este sentido, subrayó que "nosotros estamos deseando que esto acabe". Explicó que los padres de la pequeña y los familiares directos "no se van a mover del tanatorio hasta que se puedan llevar a la niña al campo santo". En relación a los padres de Mari Luz, comentó que, ayer por la mañana, "les hemos obligado a que se vayan a su casa para darse una ducha y para que se relajen un poco". Desde que se encontró el cuerpo de la pequeña, no se han movido del tanatorio. Molina manifestó que toda la información relacionada con el caso de la pequeña, "pasa primero por nosotros, los familiares que llevamos los sentimientos más controlados".

Apuntó que el sepelio lo celebrará la Iglesia Evangélica, a la que pertenecen los padres de la pequeña, e indicó que no será una celebración íntima. Argumentó que durante estos meses "Mari Luz se ha convertido en un poco de todos" y "vendrán de todo el mundo". Asimismo, descartó que desde la Iglesia Evangélica se vaya a organizar algún acto o concentración.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios