Un punto con el que no se cuenta

  • El Recre logró un empate meritorio ante la peor versión del Barcelona de los últimos tiempos · Los albiazules se aferraron al acierto goleador de Marco Ruben y a los 'errores humanos' para remontar

Comentarios 1

Una de 'errores humanos'. Una de tantas. Pero, ¡oh, sorpresa!, en esta ocasión el 'error humano' no fue en contra de los intereses del Recreativo. Por una vez…

El Decano logró el sábado un punto de oro. El equipo onubense 'pescó' uno de esos puntos con los que no se cuenta cuando se escribe el guión de la Liga.

A decir verdad el aficionado de a pie se fue del campo el sábado pensando en que, con un poquito más, hasta se podría haber vivido la primera victoria del Recre sobre el Barcelona en toda su historia. No es que nadie diera por malo el punto, pero el partido tuvo sus aristas. Dicho de otro modo, el Barcelona, este Barcelona, evidenció unos problemas tan rotundos que más de un optimista aficionado albiazul se hizo a la idea que hasta podía ganar.

No ganó, pero se consiguió ese puntito que sabe de forma especial cuando se logra ante un candidato al título. Y eso que el arranque fue tan desalentador para los intereses albiazules como el de la temporada pasada. Un calco. Mucha gente aún no se había sentado en sus asiento cuando Eto'o, que no suele faltar a la cita con el gol cuando el Recre está enfrente -ocurrió con el Mallorca y también pasa con el Barcelona-, ya había metido el primer chicharito.

Pero, insisto, este Barcelona te da segundas oportunidades. Al menos permite que te ganes a pulso las segundas oportunidades. Y el Recre no la desaprovechó, si bien sus ocasiones murieron generalmente en un remate precipitado. Hasta que el asistente de Clos Gómez vio gol donde la gente que seguía por televisión el partido confirmaron que no lo hubo. El gol fantasma, fruto del error humano, sirvió de tarjeta de presentación para el artífice del empate, Marco Ruben.

La situación tuvo su repetición en el segundo tiempo. Eto'o, siempre Eto'o, hizo de nuevo de las suyas anotando un golazo marca de la casa. Otra vez a remar contracorriente.

Y de nuevo, el Recre se encuentra con un Barcelona permisivo, que le vuelve a dar una nueva oportunidad. Que por supuesto aprovechó. Y fue de nuevo Marco Ruben el que se encargó de establecer el segundo empate, ésta ya definitivo.

Y eso que la cosa pudo cambiar de ahí al final. Porque el Barcelona, este Barcelona tan vulnerable, sigue contando con jugadores de enorme calidad, como el '19' que salió en el segundo tiempo y que estuvo a punto de armar el taco. Claro que este Barcelona es tan vulnerable porque consiente ocasiones como la que tuvo Sinama tras robar un balón Barber en la zona donde nunca te deben robar un balón.

Pero nadie acertó, el partido acabó con empate a dos y el Recre se embolsó un puntito de oro que, quien sabe, puede tener un enorme valor al final de la Liga. Ojalá.

El francés hizo lo de siempre, es decir llevar peligro, pero esta vez sin el premio de gol. Lo tuvo en sus botas en la segunda parte, después de una gran pared con la cabeza con Marco Ruben, pero su remate a quemarropa se lo desvió a córner Víctor Valdés. El francés lamentó que para una que para, sea a él.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios