Un centro para inmigrantes convalecientes, objetivo prioritario del Obispado

  • La Iglesia no quiere que se repita la muerte en la calle de personas que no tienen adónde ir

La Tertulia Cofrade El Aguaó, que se celebra en el Complejo Rafael, tuvo la oportunidad de escuchar, de primera mano, la ingente labor que realiza Cáritas Diocesana de Huelva, a través de su directora Pilar Vizcaíno.

Aunque hay otras entidades filantrópicas o benéficas que realizan una labor asimismo encomiable, la que lleva a cabo Cáritas se ha ganado el respeto tanto de católicos como del resto de la sociedad.

Pilar Vizcaíno hizo especial referencia al proyecto más reciente de Cáritas-Huelva que lleva por nombre Casa Nuestra Señora de los Milagros. Surge de una preocupación surgida en el obispo José Vilaplana al tener noticias de que más de un inmigrante ha fallecido, incluso en el aparcamiento del hospital, por no tener un lugar adonde acudir tras haber sido intervenido quirúrgicamente o estar sometido a sesiones de radioterapia. Esa muerte, "que no ha sido la única en esas circunstancias", apuntó Vizcaíno, ha impulsado este proyecto en el que tanto el Obispado como Cáritas Diocesana tienen las esperanzas puestas en la solidaridad del mundo cofrade.

Nuestra Señora de los Milagros ha nacido, por lo tanto, para dar respuesta a esas personas que no tienen un hogar donde recuperarse de su estancia hospitalaria una vez que se les ha dado el alta. En otros casos, "el único sitio adonde pueden ir es a los asentamientos de inmigrantes que tampoco garantizan un mínimo de salubridad para la recuperación de una persona convaleciente". La obra social de la Iglesia estima que hay 9.000 personas viviendo en asentamientos, en la provincia; un fenómeno que habitualmente se ha dado en las localidades agrícolas pero que últimamente están extendiéndose a la capital.

Junto a este centro, Cáritas Diocesana tiene desplegados otros servicios aunque "los recursos son escasos".

Actualmente, el edificio que el Obispado tiene en la calle Cantero Cuadrado representa todo un centro neurálgico de obra social, en el que se encuentra tanto el centro de transeúntes, o Centro de Puertas Abiertas, como las casas de acogida.

El primero, que fue trasladado desde las Colonias, ocupa la parte baja del edificio y desde hace escasas semanas, tiene también horario vespertino. Está destinado a personas que viven en la calle. Allí encuentran lugar para la higiene personal, acceso a internet, aunque también hay lugar para impartir distintos talleres que les puedan servir de incentivo a normalizar su situación. Cáritas estima que actualmente, hay 320 personas que duermen en las calles de Huelva. La inmensa mayoría elige el centro. Algunas de las personas que llegan a este centro, "son enfermos mentales a los que Faisem, que cuenta con recursos asistenciales y pisos tutelados, no les puede dar acogida".

El otro servicio del que Cáritas Diocesana dispone en Cantero Cuadrado es la casa de acogida. Tiene una capacidad para 16 personas y está pensado en aquellos que, una vez ha terminado su estancia en la cárcel, no tienen adónde ir ni manera de reiniciar su vida. También en este caso, los recursos no llegan a cubrir todas las necesidades que se presentan. Aparte, se encuentra el centro Oasis para madres con hijos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios