Gómez Beltrán pregonó al Calvario

  • La Oración en el Huerto hizo entrega ayer de la medalla de la archicofradía a la parroquia de San Pedro

"Huelva aprende a llevar la Cruz con dignidad mirando al Calvario". Manuel Gómez Beltrán pregonó ayer a la Hermandad del Calvario en el salón de actos de Cajasol. El pregonero, que realizó en su intervención un recorrido por la historia de la cofradía, comentó que cuando le propusieron ser pregonero de la hermandad "confluyeron los más contrapuestos sentimientos". Indicó que por una parte "de agradecimiento por confiar en mí" y por otra "de temor" porque le han antecedido "doctores de la palabra y hermanos que conocen a fondo a la hermandad".

Beltrán presentó un aval especial "haber tenido el honor de servir a la hermandad a centímetros del rostro de la Virgen del Rocío y Esperanza". Indicó que "haber ataviado a la Virgen fue un honor del que hago gala". Aseguró que es "una Virgen que cautiva el alma mía", a lo que añadió que "la bandera de este amor nunca se arría".

El pregonero subrayó que "el silencio en el Calvario es algo más profundo, con el Calvario aprendimos una forma de hacer y sentir la Semana Santa". Asimismo, invitó a la hermandad, en esta época de laicismo, "a volver a ilusionar por contagio a la juventud".

Beltrán se remontó a los orígenes de la cofradía, cuando el imaginero León Ortega, del que ahora se cumple el centenario de su nacimiento, esculpió al Señor del Calvario y manifestó que "Huelva siempre te aguardó". También recordó la bendición de la imagen de la Virgen del Rocío y Esperanza, "desde ese día nos muestra su dolor sin condiciones estéticas" y resaltó que la hermandad "cambió su devenir cuando tuvo templo propio". Apuntó que "el nombre de Huelva va bordado sobre el nombre de oro del Calvario".

El acto, que estuvo presentado por el hermano mayor del Calvario, Luis Hernández, contó con la intervención del Trío de Capilla de la Banda de Consolación de Huelva, dirigido por Enrique Aceves.

Fue la de ayer una jornada cofrade intensa. La Hermandad de la Vera Cruz y Oración en el Huerto entregó su medalla de oro, su máximo galardón, a la parroquia de San Pedro. Esta medalla convierte a la parroquia en miembro nato del consejo de la hermandad. Fue un acto sencillo y emotivo. El hermano mayor, Antonio Peña, destacó la gran acogida que les brindó la parroquia durante los ocho años que estuvo cerrada la iglesia de La Concepción. Peña recalcó que la medalla "es para la parroquia: feligreses, párrocos, hermandades...". El párroco José Arturo Domínguez fue el encargado de recoger la distinción de manos del hermano mayor.

Horas más tarde, el Gran Teatro fue escenario de un concierto de música procesional a cargo de la Banda Municipal de Mairena del Alcor (Sevilla), enmarcado dentro de los actos del noventa aniversario de la Hermandad de Pasión. En el transcurso del mismo se presentó la marcha 'Una lenta revirá', compuesta por el onubense Celestino González, dedicada a la titular de la hermandad, María Santísima del Refugio.

Hoy se celebra pleno del Consejo de Hermandades y Cofradías.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios